Satán


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

Satán

Lucifer, Satan

Satán

Satan

Satán

Satan

Satán

Satan

Satán

الشيطان

Satán

撒旦

Satán

撒旦

Satán

Satan

Satán

Satan

Satán

השטן

Satán

悪魔

Satán

사단

Satán

Satan

Satán

SM Satanás SMSatan
Ejemplos ?
En ese momento sentí una mano helada que me agarraba por el cuello. Reuní todas mis fuerzas y exclamé: »–¡Satán, vete de aquí! »Entonces las dos voces de antes me dijeron: »–¿Por qué nos echas?
Guárdate tus regalos.» El segundo Satán no tenía el aspecto a la vez trágico y sonriente, ni las buenas maneras insinuantes, ni la belleza delicada y perfumada del otro.
El gordo Satán se golpeaba con el puño la inmensa panza, de donde salía entonces un largo y resonante tintineo de metal, que terminaba en un vago gemido hecho de numerosas voces humanas.
Entonces el buen Dios, allá en su trono ( Mientras Satán, para distraer su encono Aplaudía a aquel pájaro zahareño ) Se puso a meditar.
La aciaga profecía del fin cercano y mísero del mundo cumplida viendo, el águila de Patmos las alas bate entre la niebla fría volando a un nuevo porvenir profundo. Satán, que la audaz saña de los vencidos ángeles renueva, es quien con hueste nebulosa empaña el claro azul que a conquistar la lleva; y, última acaso, la primera lucha del Bien y el Mal, por decidirse, estalla, y atento el hombre al fin de la batalla la sombra mira y el silencio escucha.
Su primer movimiento de impaciencia Fue apartar a Satán de su presencia Con un signo de cruz; la furia impía Deteniéndole el brazo le decía: -«¡Pobre Abad!
Isván en su feble asiento Balancea con el viento Que muge como Satán: Con los ojos encendidos Como líbica pantera Con duro lanzón le espera Recatándose Ildebrán.
Calle de Sacristía númº 954, Santa Cruz, MANILA, I.F. PERSONAS LEÓNIDO CÁNDIDO PASCUAL SATÁN ÁNGEL NIÑO 1º NIÑO 2º NIÑO 3º Coro de niños y coro de diablos.
XVI Odio por lo tranquilo y uniforme, y ansia de otro nivel y de otro aspecto; fiebre de perfección en lo deforme, y hambre de superluz en lo perfecto; soberbias de Luzbel; vacío enorme en el alma sombría del insecto… eso requiere Dios, para sus planes: angustias de Satán…¡somos satanes!
Estudié el espíritu, el aire, el agua, el fuego, la altura, la profundidad, el Oriente, el Occidente, el Norte y el Mediodía; y llegué casi a comprender y aun a conocer íntimamente a Satán, Lucifer, Astharot, Beelzebutt, Asmodeo, Belphegor, Mabema, Lilith, Adrameleh y Baal.
Aquí he confesado mis pecados y he hallado al pie de la cruz algún consuelo a mis desgracias.» Nuevamente el endemoniado lanzó un horrible aullido y se calló. El ermitaño habló entonces, y me dijo: – Joven, ya veis el poder de Satán.
Tenían aspecto tan altivo y dominante, que al pronto los tomé a los tres por verdaderos dioses. La cara del primer Satán era de sexo ambiguo, y había también, en las líneas de su cuerpo, la malicia de los antiguos Bacos.