Santiago Carrillo

Carrillo, Santiago

 
(1915-2012) Político español. Tomó parte en el alzamiento de 1934 en Asturias, lo que le valió la cárcel hasta 1936, año en que ingresó en el Partido Comunista de España. Exiliado tras la Guerra Civil, a su vuelta fue secretario general de dicho partido hasta 1982.
Ejemplos ?
El PCE (m-l) fue la primera escisión del Partido Comunista de España formada en 1964 por un grupo de militantes que rechazaba la política del PCE de Santiago Carrillo de "reconciliación nacional" tendente a conseguir un fin pacífico del franquismo, llegando incluso a acuerdos con sectores del propio régimen.
Primer marqués de Senda Blanca (V. supra). Santiago Carrillo (Gijón, 1915 - Madrid, 2012). Dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas (1933-36) durante la II República Española.
En estas primeras elecciones Izquierda Unida de Navarra había tenido que competir también con la Mesa para la Unidad de los Comunistas, el partido de Santiago Carrillo, que obtuvo un 0,57% de los votos.
Le arrebató así la hegemonía en la izquierda al Partido Comunista de España (PCE), formación política que durante los cuarenta años de dictadura se había distinguido por su lucha contra el franquismo y de hecho hasta entonces había sido el principal partido de la oposición anti-franquista. Liderado por el histórico Santiago Carrillo, el PCE obtuvo el tercer puesto con 19 diputados.
Desde sus orígenes protagonizó múltiples acciones contra la dictadura y denunció abiertamente la política, calificada de revisionista, seguida por la dirección del PCE y Santiago Carrillo, acusados de haberse apartado de la teoría y de la praxis marxista, cayendo en un denominado reformismo posibilista, con el objetivo de llegar a compromisos con sectores de la dictadura franquista.
En el desarrollo de esta etapa histórica se efectuó lo que el histórico líder del PCE, Santiago Carrillo, denominó como una «ruptura pactada», aunque los primeros que se mostraron partidarios, en establecer acuerdos con el Gobierno, fueron los partidos coaligados en la Plataforma de Convergencia Democrática, de la que formaban parte el PSOE, el PNV, algunos partidos regionales e Izquierda Democrática, y no la Junta Democrática, liderada por el PCE.
Según este mismo historiador el rey estaba favor de la legalización y había enviado un representante suyo a Bucarest para que se entrevistara con Ceaucescu, muy amigo de Santiago Carrillo, y sondear un posible acuerdo.
Arreciaron entonces las críticas a la dirección personificada en el secretario general Santiago Carrillo no sólo por parte de los prosoviéticos sino también del llamado sector renovador pero Carrillo recurrió paradójicamente al viejo principio leninista del centralismo democrático para acallar las voces disidentes.
Las divergencias al respecto con Santiago Carrillo, nuevo secretario general del PCE y partidario de la penetración en sindicatos verticales de la España franquista, llegaron a ser muy fuertes.
Estas juventudes cada vez más radicalizadas acabaron fusionándose con las Juventudes Comunistas del PCE para formar en junio de 1936, las Juventudes Socialistas Unificadas, bajo la dirección del joven socialista Santiago Carrillo.
Tras la presentación pública en Roma del Comité Central del partido, hasta entonces clandestino, su secretario general Santiago Carrillo entró en España para a continuación pasearse tranquilamente por las calles de Madrid y ofrecer una rueda de prensa rodeado de la dirección del PCE, hasta que finalmente a finales de diciembre fue detenido por la policía, junto con otros miembros del comité ejecutivo.
En seguida se produjeron los primeros contactos con los partidos de la oposición democrática —durante los meses de julio y agosto Suárez habló con los democristianos José María Gil Robles y Joaquín Ruiz Giménez; los socialistas Felipe González y Joan Reventós y con el catalanista Jordi Pujol, entre otros— e incluso, de forma discreta y a través de personas interpuestas, con Santiago Carrillo, el secretario general del PCE.