Santa Cruz

Santa Cruz

 
Prov. del S de Argentina, en la Patagonia, entre Chile (O y S) y el Atlántico (E); 243 943 km2 y 159 726 h. Cap., Río Gallegos. Está formada por dos regiones naturales: al O la andina y al E una región de mesetas y altiplanos. Abundantes lagos. Clima árido y frío. Carbón y petróleo. Turismo.

Santa Cruz

 
Departamento del SE de Bolivia, junto a Brasil (E) y Paraguay (S), el mayor del país; 370 621 km2 y 1 216 000 h. Cap., Santa Cruz de la Sierra. Formado por una baja meseta subandina que divide la cuenca del Amazonas y la del Paraguay. Clima tropical. Caña de azúzar, algodón, maíz, arroz y mandioca. Yacimientos de petróleo y gas natural.

Santa Cruz (Sainte Croix)

 
Isla del Caribe, en las Pequeñas Antillas, la mayor de las Islas Vírgenes Norteamericanas, al SE de Puerto Rico; 207 km2 y 50 139 h. Tiene la mayor refinería de petróleo del mundo.
Ejemplos ?
Tal fue la existencia del Quiché, porque ya no hay está perdido, aquello que hacía ver lo que fueron antaño los primeros jefes. Así, pues, es el fin de todo el Quiché llamado Santa Cruz .
¿Y te fijas en su collar? (Ojalá pudiera, entre la bola...) (¡Qué buenota está esa vieja!) Por la señal de la Santa Cruz. (Cordero de Dios, ruega por todos los pecados del mundo) Aquí está el agua bendita, deposite su limosna y tome tantita.
Por eso, esto me viene no de ahora, sino desde cuando fui legisladora nacional, me acuerdo cómo me peleaba con mis compañeros de bancada en Santa Cruz cuando sacaban esas leyes de “Declárase de Interés Provincial…”, hasta un campeonato de bochas llegamos a declarar de interés provincial en Santa Cruz.
Siempre me quedé a pelearla de adentro, siempre la peleamos de adentro, Y de adentro, me acuerdo, sentada con tres compañeros más de Santa Cruz y uno más de Entre Ríos, rechazamos la primera flexibilización laboral, la de Erman González, la del año ’98.
Quiero contarles una anécdota nada más para que se entienda lo que digo y referida a mi provincia, para que nadie se sienta aludido: ustedes habrán recordado el prolongado conflicto docente de Santa Cruz que, además, se unió a un conflicto con los trabajadores del petróleo.
Con una huelga que se prolongó por meses y que, además, tuvo la toma por primera vez en la historia de Santa Cruz, de sectores docentes que tomaron yacimientos petroleros, le significó al país una pérdida por día de más de 10 millones de dólares y al conflicto durante todo el conflicto 820 millones de dólares.
Siendo así, pues, el virreinato contenía 8 provincias y 4 gobiernos autónomos. Las provincias eran Buenos Aires, Córdoba, Salta, Paraguay, La Paz, La Plata, Potosí y Santa Cruz de la Sierra.
Y curioso de averiguar mis aventuras, con la tonsurada cabeza temblando sobre los hombros, murmuró: —¿En fin, puede saberse la historia del hábito? Yo repuse con indiferencia: —Un disfraz para no caer en manos del maldito cura. —¿De Santa Cruz? —Sí.
Ha estado bien no decir la historia del disfraz allá en la sacristía. Los clérigos son acérrimos partidarios de Santa Cruz. Quedó un momento meditando.
Por lo demás, yo tampoco soy amigo de los curas facciosos. A ti ya te dije eso mismo en otra ocasión, cuando me hablaste de que era preciso fusilar a Santa Cruz.
Hombre leal y valiente, según me dicen, pero fanático... El cura de Orio. Yo interrogué: —¿Un émulo de Santa Cruz? —No... Un pobre viejo para quien no han pasado los años, y que hace la guerra como en tiempos de mi abuelo...
En la narración que de los sucesos hace, desde la revo- lucióa contra Orbegoso hasta la caída de Santa Cruz, sucesos en que el doctor Valdivia tomó tan activa parte, hay páginas en que el escritor se anima y parece retemplado con un resto del calor de los días juveniles.