San Nicolás de Tolentino

San Nicolás de Tolentino

 
Mun. de la prov. española de Las Palmas, en la isla de Gran Canaria; 8 073 h.
Ejemplos ?
Futura plaza del Hospital General. Futuro paseo de Las Palmas. Iglesia de San Nicolás de Tolentino. Iglesia de San Roque. Iglesia de Nuestra Señora del Rosario.
En Valladolid los recoletos fundan conventos en Portillo (1591) y en Nava del Rey (1592). En la ciudad de Valladolid se erige en 1606 bajo la advocación de san Nicolás de Tolentino.
Johan Pacheco Colmenares, nació en Lobatera el 10 de septiembre de 1983, fiesta del santo de la orden agustiniana San Nicolás de Tolentino.
Dentro de las fiestas populares que se celebran, se encuentra la de San Nicolás de Tolentino, santo patrono de la ciudad, en ella se dan cita las peregrinaciones provenientes de distintas localidades y se realizan diversas ceremonias religiosas; se celebra el 10 de septiembre.
Según este dibujo, la fachada era de ladrillo, con una puerta que tenía un tímpano decorado con dos ángeles sosteniendo el emblema de los agustinos que consiste en un corazón traspasado por tres flechas. Por encima del tímpano había una hornacina con la imagen de san Nicolás de Tolentino, su patrono.
Actopan es ampliamente conocida por su gastronomía, especialmente por la barbacoa, así como por el Templo y exconvento de San Nicolás de Tolentino.
Festividades Religiosas: Fiesta a la Virgen de Guadalupe: del 1 al 12 de diciembre. Fiesta de San Nicolás de Tolentino: 10 de septiembre.
El 2 de febrero de 1933 elTemplo y exconvento de San Nicolás de Tolentino fue declarado Monumento Histórico y Artístico de la Nación.
El prior de los agustinos fue a visitarla un día, y encontrándola llorosa y acongojada la dijo: -Enjugue esas lágrimas, mi señora doña Leonor, que encomendando la barriga a San Nicolás de Tolentino, yo lo respondo de que, sin abandonar la villa, tendrá heredero y lo verá logrado.
Las madres limeñas no quisieron ser menos que las potosinas, y casi todos los muchachos nacidos hasta fin de ese siglo tuvieron por patrono a San Nicolás de Tolentino.
Las hermanas o monjas bernardas se vieron en apuros, y después de agotados los expedientes profanos, resolvieron acudir a San Nicolás de Tolentino para que las sirviese de abogado cerca de quien todo lo puede.
Y cerró el ojo y nació el refrán. Y volviendo al milagro de San Nicolás de Tolentino, diré a ustedes que hubo en Lima luminarias y repique general de campanas.