San José de Mayo

San José de Mayo

 
C. del S de Uruguay, cap. del departamento de San José; 31 732 h.
Ejemplos ?
III Si el episodio que acabo de referir revela indiciariamente de parte de la Junta de Representantes una tendencia visible hacia la porteñización de la Provincia, el que ahora paso a señalar, ocurrente en los mismos días en que aquél se produjo, mostrará claramente a los “próceres” civiles de San José de Mayo, planeando y realizando en el papel la formación de una oligarquía que, según se verá a su tiempo, al fin instauraron “para mejor proveer” en las soluciones unitarias… Al grano.
Ni un ápice exagero, y como adelanto a la prueba del aserto, traeré a colación el hecho de las resoluciones votadas por la Junta de Representantes el 28 de diciembre de 1825, según las cuales, por la primera, debía subir a la brevedad a San José de Mayo el Gobernador Delegado a informar a la H.
De Calleros se leyó – dice siempre el acta – una comunicación anunciando su llegada el día anterior a San José de Mayo, respondiendo al llamado de la Junta.
Volviendo a nuestro asunto principal: ¿qué trabajos para “ocuparse a la llegada del señor Gobernador” a San José de Mayo preparó la Comisión especial designada en la sesión de 4 de enero?
Esto escribía Lavalleja el 2 de junio, y antes de terminar el mes, obedeciendo al llamado urgente de la “Sala”, salía de Durazno para San José de Mayo adonde había llegado ya con la fórmula liquidadora del conflicto, el enviado de Rivadavia, don Ignacio Núñez.
V Lavalleja se fue de San José de Mayo rumbo al ejército donde su persona debía quedar “afecta al servicio nacional” en los términos de la ley dictada por la H.
I La labor reaccionaria que acabo de acusar de los “próceres” civiles de 1826 y 1827, malhadada labor que pone sombras en un cuadro de luz, se inicia, externamente por lo menos, con la apertura del segundo período de sesiones de la Junta de Representantes de San José de Mayo.
¡El milagro era de Lavalleja, de su constancia y generosidad y también (¿por qué no decirlo?) de su alto valor moral para resistir paciente los atropellos y las insidias de Alvear y el círculo de militares unitarios! Entre tanto, ¿qué hacían los políticos de San José de Mayo?
Sacrifico citas y termino con esta incidencia que tiene resonancias patrióticas interesantísimas en las esferas del gobierno, y “Sala” de San José de Mayo.
Escribe el aludido al general Rodríguez desde San José de Mayo, el día 6 de julio y después de manifestarle que el 27 de junio llegó a dicho pueblo y que el 28 entregó a la Sala los pliegos que para ella conducía, expresa: “El 29 la Sala me contestó de oficio, que había recibido los pliegos, y que estando convencida plenamente de la justicia con que el Señor Presidente de la República, reclamaba la resolución que se propone en las notas oficiales, la Sala había ordenado que compareciese el Señor Gobernador; y se ocupaba de los mejores medios de satisfacer los deseos manifestados, y el interés de la república”.
Se ha convertido en una de las fiestas de mayor convocatoria en Uruguay. Adrián Medina, uno de los Treinta y Tres Orientales (1825), comandante militar de San José de Mayo (1827).
Dante Cola, pintor Daniel Pérez Acosta, pintor Ema Delgado, pintora Celear Lemes, pintor Marcelo Alpuy, pintor Mariano Albistur, pintor Juan Carlos Barreto Bentancor, pintor, dibujante Bruno Sfeir Ratti, pintor, artista María de los Ángeles Martínez, pintor Tatiana Oroño, poeta, escritora, crítica de arte Eduardo D. Carbajal, pintor Nuño Pucurull, pintor, escultor Nelson Di Maggio, crítico de arte Maragatos Plazas de San José de Mayo