Salustiano de Olózaga

Olózaga, Salustiano de

 
(1805-73) Político español elegido diputado en 1836. Durante la regencia de Espartero combatió duramente al regente. Al triunfar la Revolución de 1854 se reconcilió con Espartero y se convirtió en jefe de la minoría progresista del Congreso (1861).
Ejemplos ?
Se reunieron entonces sus dirigentes, encabezados por el presidente del grupo parlamentario Manuel Cortina y por Juan Álvarez Mendizábal y Salustiano de Olózaga, con los demócratas José María Orense, Nicolás María Rivero y José Ordax Avecilla.
Fernando de Querol de Bofarull, último propietario que vivió de forma permanente (así lo explica en su novela Los Porpras), fue yerno del conde de Rius (presidente de la diputación de Tarragona, político progresista, amigo del general Prim, y yerno de Salustiano de Olózaga, jefe del partido progresista, senador, diputado, presidente de gobierno).
Así cuando Gómez Becerra se presentó ante la cámara fue recibido con gritos de “¡Fuera, fuera!” desde las tribunas y el progresista “puro” Salustiano de Olózaga intervino para conminar al regente a elegir “entre ese hombre en referencia al general Linaje y la nación entera representada por el congreso unánime de sus diputados”.
Entonces el Partido Progresista propuso como candidato al progresista “puro” Salustiano de Olózaga, pero Espartero nombró en su lugar al general “ayacucho” José Ramón Rodil y Campillo y un mes y medio después cerró las Cortes.
En marzo de 1863 hubo una reunión en casa de Salustiano de Olózaga del núcleo dirigente del progresismo en la que Prim explicó su colaboración con O'Donnell y la ruptura con él a causa de la expedición de México.
Una parte del Partido Progresista, los progresistas "puros" encabezados por Salustiano de Olózaga, Pedro Calvo Asensio y un joven Práxedes Mateo Sagasta, no se integraron en la "unión liberal" y presentaron candidaturas propias.
En el centro izquierda se situaban los setenta diputados progresistas "puros", que no se habían integrado en la "unión liberal" y que estaban encabezados por Salustiano de Olózaga, Pedro Calvo Asensio y un joven Práxedes Mateo Sagasta.
Después se eligió la comisión constitucional que habría de redactar el proyecto de carta magna a debatir en el pleno, y que estaba integrada, entre otros, por los progresistas Salustiano de Olózaga y Montero Ríos; los unionistas Antonio de los Ríos Rosas, Augusto Ulloa y Manuel Silvela, y los demócratas "cimbrios" Cristino Martos y Manuel Becerra -de la Comisión, presidida por Olózaga, quedaron excluidos los republicanos federales-.
Estas dieron un resonante triunfo a los "mendizabalistas" o "exaltados" —nombre que los vinculaba con los liberales exaltados de Trienio— y que enseguida fueron conocidos como Partido Progresista —nombre propuesto en mayo de 1836 por Salustiano de Olózaga y que fue aceptado por el resto de procuradores afines—.
Los progresistas "templados" encabezados por Manuel Cortina se integraron en la coalición gubernamental de "unión liberal" formada por ellos y por los moderados "puritanos", mientras que los progresistas que se denominaron "puros" encabezados por Salustiano de Olózaga presentaron candidaturas propias a las elecciones de 1854 y tendieron a la alianza con los demócratas.
Fernández de los Ríos veinte años después la exclaustración que dirigió en Madrid Salustiano de Olózaga: Julio Caro Baroja ha llamado la atención sobre la figura del viejo fraile exclaustrado, pues a diferencia del joven que trabajó donde pudo o se sumó a las filas carlistas -o la de los milicianos nacionales-, vivió "soportando su miseria, escuálido, enlevitado, dando clases de latín en los colegios, o realizando otros trabajillos mal pagados".
Madrid, por ejemplo, gracias a Salustiano de Olózaga gobernador de la capital que mandó derribar diecisiete conventos, dejó de estar "ahogada por una cadena de conventos".