S.A.R.

Traducciones

S.A.R.

ABR =Su Alteza RealHRH
Ejemplos ?
Hot-Deployment: hace uso de las características de autodespliegue dinámico incluido en JBoss. Instalador SAR: instalación basada en web que hace que la instalación y configuración inicial sea muy sencilla.
Sin embargo, aunque existen varias excepciones, en términos generales podemos decir que: Terminan en ción las palabras con palabras afines terminadas en to, tor, torio, tivo, do, dor y afines a verbos terminados en ar, menos las que terminan en "sar".
(alfabeto perso-árabe) سر زد از افق مهر خاوران فروغ ديده حق باوران بهمن فر ايمان ماست پيامت ای امام استقلال ازادی نقش جان ماست شهيدان پيچيده در گوش زمان فريادتان پاينده مانی و جاودان جمهوری اسلامی ايران (transliteración) Sar zad az ofoq mehr-e jâvarân Forugh-e didé-ye haqbâvarân Bahmán farr-e imân-e mâ-st Payâmat ey Emâm esteqlâl, âzâdí naqsh-e ŷân-e mâ-st Shahidân pichidé dar gush-e zamân faryâd-etân Pâyandé mâni va ŷâvidân Ŷomhurí-e Eslamí-e Irân Sobre el horizonte se levanta el Sol, amor de Oriente, la luz en los ojos de quienes creen en Dios, la Verdad y la Justicia Bahmán es el halo de gloria de nuestra fe.
Nótese además que: terminan con "cción" las palabras con palabras afines que contienen la partícula "ct". Ejemplo: Mientras que terminan en "sión" las palabras con palabras afines terminadas en so, sor, sorio, sivo, sar, tir, dir.
XVII, PARC.72, 73, 74, 75,/ 76, 23, 24, DE CIRC. XVIII Y A SU VEZ LIMITA CON DPTO. SAR- / GENTO CABRAL; LIMITE OESTE: PARTE PARC.40, DE CIRC.
FILOCLEÓN: Yo creí que era una manta de las que ha­cen en Timeta. BDELICLEÓN: No es extraño; como nunca has ido a Sar­des… Si no, ya la hubieras conocido.
Intervalos y semirrectas. Significado y diferentes formas de expre sar un intervalo. Aplicación a la resolución de problemas de la vida cotidiana de la proporcionalidad directa e inversa.
que... que ten... ten... tengo que... que pen... pen... sar en... en... -Ya se ve, usted no es jurisconsulto. -Yo, yo... yo soy un...
Al fin convencióse el flamante conde de Casa Maroto de que para él no había rehabilitación posible en su patria; á pe- sar de lo desmemoriados y misericordiosos que son los pue- blos latinos para con los grandes pecadores políticos.
Ese gobierno, mientras duraban nuestras relaciones con la república, constantemente ha sido el ludibrio, el juguete y la víctima de las revoluciones militares; amenazado sin ce­ sar en su existencia, él se ha mostrado siempre débil, corrom ­pido y tiránico.
Siguióse el de conde del Portillo, el cual lo obtuvo como vizconde, en 1642, don Agustín Sar- miento de Sotomayor, vecino de Lima, y quedó erigido en condado en 1670.
Mas a pe­sar de todo, es preciso que extraigamos de esos restos un vigor juvenil pues creemos que nuestra vejez todavía aventaja al amaneramiento de esa juventud compuesta de una multitud de invertidos, con los cabellos ensortijados.