Roger de Flor

Flor, Roger de

 
(1268-1305) Aventurero catalán. Se le encargó la expedición integrada por caballeros y almogávares para combatir a los turcos, a los que venció en Artaki y Aulax, y ocupó Magnesia, Nif y Tira. Fue asesinado en un banquete, lo que provocó la llamada venganza catalana.

Roger de Flor

 
V. Flor, Roger de.
Ejemplos ?
Cataluña, taller de España, heraldo de nuestro progreso, la que mostró al Mundo en su exposición universal de 1888 el florecimiento de nuestras industrias y de nuestras artes, es también tierra de héroes como los Vifredos y los Berengueres y los Moncadas; su espíritu expansivo, heredado de los helenos que afincaron en sus costas, la hace en la Edad Media señora del Mar latino, sembrado por doquier, como de boyas luminosas, del recuerdo de sus hazañas; y Roger de Flor realiza con sus almogávares la expedición al Oriente que hace feudatario de Cataluña al viejo imperio de los Paleólogos...
Andrónico II Paleólogo también confirió el título de kaisar a Roger de Flor, jefe de la Gran Compañía Catalana de los almogávares, en 1304.
A la muerte de Roger de Flor se autoproclamó sucesor de éste y pasó a dirigir a los almogávares, aunque no fue admitida de buen grado por Rocafort.
Teodora Asenina, quien se casó con Fernán Jiménez d'Aunez y luego con Manuel Tagares. María Asenina, quien se casó con Roger de Flor.
Jaime II el Justo envió a Juan de Lauria, sobrino de Roger, a socorrer a los sitiados por mar con veinte galeras, pero fue rechazado por los sicilianos, que fueron a su encuentro con veintidós dos naves desde Mesina y capturaron dieciséis de las naves aragonesas, incluido el almirante, que fue capturado y muerto después de un juicio. Roger de Lauria se dirigió por tierra a Patti con sus tropas, que incluían a Roger de Flor y levantó el sitio.
a llamada Venganza catalana sucedió como consecuencia del asesinato de Roger de Flor y unos cien almogávares de la Gran Compañía Catalana (soldados mercenarios de la Corona de Aragón) por parte de los bizantinos.
Se considera que uno de los primeros condotieros fue Roger de Flor, quien, tras combatir en Italia, alquiló sus servicios al emperador bizantino Andrónico II.
Jaime II organizó también una expedición a Oriente bajo el mando de Roger de Flor, concebida para librar al reino de la presencia de las peligrosas compañías militares conocidas como los «almogávares» (1302).
En 1999 se instalaron varias réplicas de estas fuentes, situadas en la Rambla frente a la plaza Real, Gran Vía con Marina y Diagonal con Roger de Flor, elaboradas en serie y con peor calidad.
La nominación de las nuevas vías fue encargada al escritor Víctor Balaguer, quien se inspiró en la historia de Cataluña: así, numerosas calles tienen el nombre de territorios vinculados con la Corona de Aragón, como Valencia, Mallorca, Aragón, Provenza, Rosellón, Nápoles, Córcega, Sicilia o Cerdeña; con instituciones como las Cortes Catalanas, la Diputación o el Consejo de Ciento; con personajes como Jaime Balmes, Enrique Granados, Buenaventura Carlos Aribau, Ramón Muntaner, Rafael de Casanova, Pau Claris, Roger de Flor, Antonio de Villarroel, Roger de Lauria, Ausiàs March o el conde de Urgel; o bien batallas y hechos históricos como Bailén, Lepanto, el Bruc o Caspe.
En esta misma línea hizo un proyecto de nomenclatura de las calles del Ensanche de Barcelona, ​​con nombres dedicados a los territorios de la Corona de Aragón (calle de Aragón, Valencia, Mallorca, Rosellón, Córcega, Cerdeña, Sicilia, Nápoles...), a las instituciones catalanas (las Cortes Catalanas, la Diputación, el Consejo de Ciento) o personajes clave (Pau Claris, Lauria, Roger de Flor...).
Durante su estancia en Italia compondrá las últimas óperas de esta primera etapa: La hija de Jefté (1875, representada en el Teatro Real al año siguiente), La muerte de Garcilaso, compuesta en el mismo año, y Roger de Flor, esta última puesta en escena en 1878 también en el Teatro Real.