Rodolphe Kreutzer

Kreutzer, Rodolphe

 
(1766-1831) Músico y compositor francés. Beethoven le dedicó su sonata número 47, conocida por Sonata a Kreutzer.
Ejemplos ?
a sonata a Kreutzer (Крейцерова соната, Kréitzerova Sonata) es una novela de León Tolstói, que toma su título de la composición homónima para violín y piano de Ludwig van Beethoven dedicada a Rodolphe Kreutzer.
Su prestigio local como compositor y pianista ya traspasaba las fronteras de su patria; el violinista Rodolphe Kreutzer (destinatario de la Sonata para Violín n.º 9 de Ludwig van Beethoven), Ignaz von Seyfried (discípulo de Mozart), los fabricantes de piano Stein y Graff, y el editor Hasslinger, entre otros, deseaban que el joven diese un concierto en Viena.
Los Estudios para violín de Rodolphe Kreutzer, Federigo Fiorillo y otros; así como Estudios para violonchelo de Friedrich Dotzauer y Friedrich Grützmacher, algunos de los cuales se siguen utilizando como herramientas de enseñanza musical en la actualidad.
También han sido escritos estudios para otros instrumentos, por ejemplos los estudios para violín de Rodolphe Kreutzer y los estudios para guitarra de Villa-Lobos.
Alumno en Palermo de Giuseppe Amendola y después, en Nápoles, de Nicola Sala y Pietro Alessandro Guglielmi, compuso numerosas obras religiosas en su puesto de maestro de capilla y organista de la iglesia de san Juan de Jerusalen, en La Valette, así como dos óperas en italiano: Artaserse y Il Barbiere di Siviglia («El barbero de Sevilla») según Beaumarchais (1796). Se trasladó a París en 1799, donde entabló amistad con el compositor Rodolphe Kreutzer.
En 1800 era el violinista solista de la música del Primer Cónsul. En 1803 publicó en colaboración con Pierre Baillot y Rodolphe Kreutzer el Método de violín de conservatorio.
47, conocida por las exigencias que presenta para la parte del violín. Está dedicada a Rodolphe Kreutzer, conocido violinista de la época.
Beethoven obligó a Bridgetower a devolverle el manuscrito de la obra a pesar de los intentos de éste para que cambiara de opinión, dedicándosela entonces al virtuoso Rodolphe Kreutzer, entonces considerado el mejor violinista del mundo.
Furioso, este lo eliminaría de la dedicatoria de su pieza, cambiándolo por Rodolphe Kreutzer, considerado el mejor violinista de ese entonces.
Hacia finales de 1801 se reencontró con su amigo Cherubini en una visita a París, donde acudió para escuchar a Rodolphe Kreutzer, violinista célebre hoy en día por su método, pero al que Campagnoli admiraba profundamente como intérprete y compositor.
La importancia de este golpe como mecanismo pedagógico de entonación y control de arco se mantiene hasta nuestros días, pero es especialmente notable en los tratados de Pierre Baillot, Pierre Rode y especialmente Rodolphe Kreutzer, cuyos habían sido escritos un año antes del método de Campagnoli, en 1796 (aunque no aparecerían publicados todos juntos hasta 1807, convirtiéndolos en una obra seminal para la pedagogía del violín del nuevo siglo).
Rene Prinet, violinista y pintor francés crea dos versiones de una pintura llamada La sonata a Kreutzer, la primera de ellas es realizada en 1898 y está dedicada al propio Rodolphe Kreutzer, la segunda versión fue pintada en 1901.