Ricardo Gullón

Gullón, Ricardo

 
(1908-91) Escritor español. Se distinguió por sus trabajos de crítica y ensayo. Obras: La poesía de Luis Cernuda (1952) y Galdós, novelista moderno (1960), entre otras.
Ejemplos ?
Intervinieron en ella Rafael Santos Torroella, Luis Felipe Vivanco, Joan Teixidor, Ricardo Gullón, Guillermo de Torre, Alberto Sartoris, Willi Baumeister, Cicero Díaz y Ventura Doreste.
1944). 1990: José Entrecanales Ibarra, empresario español (n. 1899). 1991: Ricardo Gullón, escritor español (n. 1908). 1993: Robert W.
a Escuela de Altamira fue un proyecto para recuperar la vaguardia artística española después de la Guerra Civil, fundado en Santillana del Mar (Cantabria) en 1948 por Mathias Goeritz (pintor alemán), Ángel Ferrant (escultor), Ricardo Gullón (escritor) y Pablo Beltrán de Heredia, con el objetivo de coordinar los esfuerzos de los artistas españoles a favor del desarrollo de la modernidad en el arte, especialmente en el arte abstracto, que intentó promocionar.
Los ponentes fueron Ricardo Gullón, Enrique Lafuente Ferrari, Sebastià Gasch, Eduardo Westerdahl, Rafael Santos Torroella, Luis Felipe Vivanco, Alberto Sartoris, Josep Llorens i Artigas, Ángel Ferrant, Pancho Cossío, el pintor inglés Tony Stubbing y el escultor sueco Ted Dyrssen.
Durante el mandato de Francisco de Cáceres el periódico logró unas modernas instalaciones en la calle del Martillo –inauguradas en 1961-, y se promovieron interesantes iniciativas culturales e intelectuales a través de Proel, con firmas como las de José Hierro, José Luis Hidalgo, Marcelo Arroitia Jaúregui, Julio Maruri, Guillermo Ortiz, Vicente Carredano, Carlos Salomón, Joaquín de la Puente, Leopoldo Rodríguez Alcalde y Ricardo Gullón.
La crítica al concepto de generación fue realizada inicialmente por Juan Ramón Jiménez en un curso dictado en los años 50 en la Universidad de Puerto Rico (Río Piedras), y luego por un importante grupo de críticos que va desde Federico de Onís, Ricardo Gullón, Allen W.
A partir de la biografía de Berkowitz, Ricardo Gullón y Pedro Ortiz-Armengol, anotan en respectivos estudios sobre Galdós que, naturalmente, no todos los conservadores y religiosos españoles formaron parte de la conspiración ultramontana, Así, por ejemplo, el astuto conde de Romanones, monárquico, liberal y amigo de Galdós, el obispo de Jaca (Antolín López Peláez) y al menos un par de publicaciones de la Orden de San Agustín, apoyaron la candidatura del escritor canario.
En 1873 Galdós comenzó a publicar los Episodios nacionales (título que le sugirió su amigo José Luis Albareda), una magna crónica del siglo XIX que recogía la memoria histórica de los españoles a través de su vida íntima y cotidiana, y de su contacto con los hechos de la historia nacional que marcaron el destino colectivo del país. Ricardo Gullón, en uno de sus estudios (Galdós, novelista moderno), define la intención del escritor canario con estas palabras: "la primera idea de Galdós fue contar para todos las historias de la Historia".
Aparcólo en el nº VIII de la colección Adonais. Luis Felipe Vivanco, Ricardo Gullón y otros críticos hicieron grandes elogios de esta versión.
Marchó entonces con una beca a los Estados Unidos donde tras hacer el último año de bachillerato, comenzó sus estudios de licenciatura en la Universidad de Chicago, especializándose en filosofía (Estudios de ideas y análisis de métodos) bajo la dirección del insigne profesor Charles Wegener. Allí conoció a figuras importantes españolas, como a Francisco Ayala y a Ricardo Gullón.
En Doña Perfecta, y en el escenario de una ciudad imaginaria, Orbajosa, anclada en el tradicionalismo más radical, se desarrolla "la tragedia de España", donde confluyen y se enfrentan "los dos conceptos del mundo, el medieval (Doña Perfecta) y el moderno (Pepe Rey)", que tratan de conquistar a la España que vivió Galdós, encarnada en el personaje de la hija de aquella y novia de éste: Rosario..."la España actual, en manos de la Intransigencia y el Fanatismo: Doña Perfecta". Ricardo Gullón insiste en ese mismo conflicto colocando Doña Perfecta a la cabeza de las que él agrupa como "novelas de la intolerancia"...
La cita está en Ricardo Gullón Como ocurre con otros poetas de la época, como el mismo Amado Nervo, la obra de Urbina gozó de gran éxito popular en su tiempo, y tal vez medio siglo más, para luego perder algo de vigor y verse sometida a críticas más severas.