Remigio

remigio

s. m. JUEGOS Juego de naipes que consiste en combinar diez cartas, formando tríos o escalas, antes que ningún otro jugador.

remigio

 
m. Juego de naipes consistente en combinar diez cartas antes que ningún otro jugador, y exponerlas de una sola vez, de acuerdo con unas determinadas jugadas.
Traducciones

Remigio

Remigio
Ejemplos ?
El mismo González Suárez, apoyándose siempre en la autoridad de los Cronistas más fidedignos, como Cieza de León, señala que la extensión territorial que ocupaban los Cañaris, correspondía, más o menos, a la de las provincias de Cañar, Azuay y EL ORO. Remigio Crespo Toral, en su discurso de presentación al sabio arqueólogo Max Uhle, afirma que, "En Sudamérica, después de la comarca del Cuzco, tal vez no se presentará un núcleo más extenso de vestigios prehistóricos que el de la antigua región Cañar-Tomebamba, desde Saraguro hasta Tiquizambi, y desde Macas y Zuma hasta Machala y Balao.
y del I. Concejo. Pasaje, Abril 30 de 1902. Remigio Aguirre O. Se aceptó por unanimidad de votos la moción del mismo Dr. Aguirre, que se oficie a la Tesorería Municipal del Cantón para que a la brevedad nombre Colectores en cada uno de los puntos de Pital, Bajo-alto y Roca de Pagua para la recaudación de los diez centavos por quintal de cacao, que corresponden a la Municipalidad por Decreto Legislativo de 12 de Octubre de 1900.
Siempre a sus órdenes su amigo afectísimo, Federico Bruck.» «Parroquia de S. Remigio de los Castros, 27 febrero »Estimada señorita: Le escribo para darle razón del señor forastero que usted se sirvió recomendarme en el mes de diciembre del pasado año.
Pedía huevos fritos, según colegí del contexto, o sea de los huevos que aparecieron acto continuo, fritos efectivamente. El caballero, a quien sin más misterio llamaré desde ahora D. Remigio, pues este era su nombre, D.
No ignoras que entiende algo de medicina y que como este lugar tiene el mismo médico que otros tres o cuatro no recibimos diariamente la visita del doctor, siendo don Remigio quien nos asiste cuando viene una enfermedad repentina.
Durante algún tiempo, Remigio el carretillero, un moreno pálido, delgado y esbelto, pareció haber inclinado a su favor el poquísimo interés que prestaba a sus adoradores la desdeñosa muchacha.
Remigio Comella, para que se sepa todo, colocó a su lado, a la derecha, sobre el terso mantel, cinco periódicos, uno sobre otro. Desenvolvió el primero, después de hacer igual operación con la servilleta, que puso sobre las rodillas no sin meter una punta por un resquicio del chaleco de piqué blanco.
-Al rayar el alba -prosiguió el pescador-, he vuelto a casa de don Remigio; allí me han dicho que el herido está enfermo de algún cuidado, que tiene una fuerte calentura y se teme que acabe en un ataque cerebral.
D. Remigio, el padre, no concebía que el mundo sobreviviera a su chiquitín; y habiendo tantas cosas buenas, sanas, florecientes sobre la tierra, creía que el plan divino sólo se cumpliría bien si llegaba a edad proyecta aquel miserable saquito de pellejos y huesos de gorrión, donde unas cuantas moléculas se habían reunido de mala gana a formar pobres tejidos que estaban rabiando por descomponerse e irse a otra parte con la música de su oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, carbono y demás ingredientes.
Rosa, cuyo corazón dormía aún, había acogido con cierta coquetería las amorosas insinuaciones de Remigio que fue el primero en requebrarla.
Por la de La Rioja: Santiago Vázquez - Eusebio Gregorio Ruzo Por la de Salta y Jujuy: Juan Ignacio de Gorriti - Francisco Remigio Castellanos - José Arenales - Alejandro Heredia - José Miguel Zegada - Manuel de Tezanos Pinto.
¡Qué lástima no conocer a cualquiera de aquellos señores para hacerle presentarme a los demás! -Por regla general -continuaba Remigio- yo prefería el teatro moral y optimista.