Ramón Serrano Súñer

Serrano Súñer, Ramón

 
(1901-2003) Abogado y político español. Se entrevistó con Hitler y Mussolini y firmó la renovación del Pacto Antikomintern.
Ejemplos ?
los militares Agustín Muñoz Grandes y Valentín Galarza, Ramón Serrano Súñer -que luego formaría parte de los gobiernos de Franco-, el Dr.
La presencia de los personajes más identificados con la Falange (como es el caso de su presidente, Ramón Serrano Súñer, cuñado de Franco y llamado popularmente el «Cuñadísimo») fue importante hasta que la derrota de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial los llevó a un papel más secundario.
" Un amigo íntimo de Franco, Víctor Ruiz Albéniz ("El Tebib Arrumi"), publicó un artículo donde pedía que Cataluña recibiera " un castigo bíblico (Sodoma y Gomorra) para purificar la ciudad roja, la sede del anarquismo y separatismo como único remedio para extirpar esos dos cánceres por termocauterio implacable ", mientras que para Ramón Serrano Súñer, cuñado de Franco y Ministro del Interior, el nacionalismo catalán era " una enfermedad.
De los nacidos en el siglo XX la lista de murcianos ilustres se amplia con Juan López Sánchez (1900-1972), sindicalista anarquista, ministro de la II República durante la Guerra Civil; Ramón Serrano Súñer (1901-2003)...
En el bando nacional, fueron disueltos todos los partidos políticos en 1937, integrándose muchos de sus militantes y dirigentes en Falange Española (posteriormente Movimiento Nacional), como es el caso del dirigente cedista Ramón Serrano Súñer.
Desde el Cuartel General del Generalísimo el nuevo asesor de Franco Ramón Serrano Súñer (cuñado del "Caudillo" y antiguo diputado de la CEDA que había llegado a Salamanca evadido de la "zona roja") propició un acercamiento entre la Comunión Tradicionalista y Falange Española y de las JONS con vistas a su fusión, pero las diferencias ideológicas y políticas que les separaban eran casi insalvables (pues eran las que separaban el tradicionalismo del fascismo), y además había otro obstáculo que era innegociable: que al frente del "partido único" se situara el propio general Franco.
La marcha ascendió por la Gran Vía hasta llegar a la sede del partido en la calle Alcalá, donde el ministro Serrano Súñer les arengaría desde un balcón con las siguientes palabras: Inicialmente se barajaron los nombres de José Antonio Girón y Juan Yagüe (ambos falangistas), para dirigir la División. Al final se acordó que el liderazgo de esta recaería sobre Agustín Muñoz Grandes, propuesto por Ramón Serrano Súñer.
El día 23, a propuesta del ministro Ramón Serrano Súñer, el Consejo de Ministros aprueba en El Pardo enviar una división, y se informa de ello al embajador alemán, Eberhard von Stohrer.
La orden del generalísimo Franco de retirar la División Azul data del 12 de octubre de 1943, coincidiendo con el cese del ministro de Asuntos Exteriores Ramón Serrano Súñer, sustituido por Francisco Gómez-Jordana Sousa.
En enero de 1938, mientras tenía lugar la batalla de Teruel, se da el primer paso para la configuración definitiva del "Nuevo Estado" con la promulgación por el "Generalísmo" de la Ley de la Administración Central del Estado por la que se creaba una estructura administrativa que adoptaba la forma ministerial, y con el nombramiento el 30 de enero de su primer gobierno en el que el propio Franco asume la Presidencia, mientras que Francisco Gómez-Jordana (hasta entonces presidente de la Junta Técnica del Estado) era el Vicepresidente y Ministro de Asuntos Exteriores. Sin embargo, el personaje más destacado del gabinete era Ramón Serrano Súñer, ministro de Gobernación y el cuñadísimo de Franco.
En lo referente al Putsch de Argel de 1961, se ha apuntado que pese a tener algún posible interés estratégico el régimen franquista en el mantenimiento del estatus de Argelia como colonia francesa frente a su independencia (además, un importante porcentaje de pieds-noirs era de origen español), el gobierno español tendió a respaldar a de Gaulle durante la crisis, no así la prensa, cuyo punto de vista no fue unánime; sin embargo, Ramón Serrano Súñer simpatizó con Raoul Salan durante la estancia de éste último en España y le facilitó el traslado a Argelia para llevar a cabo el golpe.
Finalizada la Guerra Civil Española, el ministro de la Gobernación Ramón Serrano Súñer autorizó el 14 de mayo de 1939 el traslado de El Alcázar a Madrid con la indicación expresa de salir por las tardes e incorporar a su plantilla el personal de los antiguos periódicos La Nación y El Siglo Futuro.