Ramón Gómez de la Serna

Gómez de la Serna, Ramón

 
(1888-1963) Literato español. En 1904 inauguró su obra con Entrando en fuego. En él se aúnan el ingenio y la fantasía; se dedicó a la novela (La mujer de ámbar, El torero Caracho), a la crítica artística (Ismos), a la biografía (Oscar Wilde), pero debe su fama universal a la greguería, creación suya que define como «metáfora más humorismo», Greguerías, 1917.
Ejemplos ?
Hay un triple punto de vista narrativo y la expresión es condensada, elíptica, llena de metáforas audaces y de alusiones, a veces oscuras, al contexto militar. La impronta de Valle-Inclán y de Ramón Gómez de la Serna es perceptible.
Ezequiel Martínez Estrada, Javier Villafañe, Agatha Christie, Barquina, Chabuca Granda, Leónidas Anastasi, Eusebio Gómez, Alfredo Molinario, Daniel Ovejero, Carlos Gardel, Alberto Girri, Oscar Wilde, Julio de Caro, José Arce, Carlitos Chaplin, Jorge Luis Borges, Julián Centeya, Leopoldo Marechal, Aníbal Troilo, Ramón Gómez de la Serna, Cátulo Castillo, Ignacio Anzoátegui.
arolina Coronado Romero de Tejada (Almendralejo, - Lisboa,) fue una escritora española, considerada como la equivalente extremeña de otras autoras románticas coetáneas como Rosalía de Castro, y autora de tal notoriedad que llegaría a ser calificada con el título de "El Bécquer femenino". Fue tía de Ramón Gómez de la Serna.
Durante este periodo Alberti fue miembro de la prosoviética Alianza de Intelectuales Antifascistas junto con otros autores como María Zambrano, Ramón Gómez de la Serna, Miguel Hernández, José Bergamín, Rosa Chacel, Luis Buñuel, Luis Cernuda, Pedro Garfias, Juan Chabás, y Manuel Altolaguirre entre otros.
Editorial Labor. Traducción de Julio Gómez de la Serna, completada por Manuel Serrat y Henriette Vigulé, prólogo de Ramón Gómez de la Serna.
Proust leyó profundamente su obra; y algo de la sonoridad de Nerval se oye en su Recherche. Los surrealistas nunca lo olvidaron: Ramón Gómez de la Serna escribió un retrato del autor.
Sus comedias tienen un cierto toque astracanesco, con la influencia (y tutela) de Ramón Gómez de la Serna, el ultraísmo y el surrealismo, con una fuerte tendencia a la subversión lingüística.
Existen unas armaduras vacías ubicadas en el lado oeste obra del escultor francés Roberto Michel. Ramón Gómez de la Serna los define como armaduras vacías sin guerrero, colocadas en las perchas de la altura.
Ha protagonizado numerosos poemas, novelas, ensayos y artículos, bien como objeto de burla (caso de la mayor parte de los grandes literatos del Siglo de Oro), bien con aires aduladores (como Ramón Gómez de la Serna).
Entre ellos se cuentan, además de Ortega, Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Gustavo Pittaluga, Manuel Azaña y Gregorio Marañón; y desde planteamientos estéticos distintos, pero en ciertos puntos comparables, el poeta Juan Ramón Jiménez y el inclasificable vanguardista Ramón Gómez de la Serna.
Morale du joujou (1853) Exposition universelle (1855) Les Fleurs du mal / Las flores del mal (1857) Le Poème du haschich (1858) Salon de 1859 / El Salón de 1859 (1859) Les Paradis artificiels / Los paraísos artificiales (1860) La Chevelure (1861) Réflexions sur quelques-uns de mes contemporains (1861) Richard Wagner et Tannhäuser à Paris (1861) Petits poèmes en prose o Le Spleen de Paris / Pequeños poemas en prosa o Spleen de París (1862) Le Peintre de la vie moderne / El Pintor de la vida moderna (1863) L'œuvre et la vie d'Eugène Delacroix (1863) Mon cœur mis à nu (1864) Les Épaves / Los despojos (1866) Curiosités esthétiques / Curiosidades estéticas (1868) Journaux intimes (1851-1862) Ramón Gómez de la Serna...
Forman parte de la generación de 1914 los ensayistas José Ortega y Gasset, Eugenio d'Ors, Manuel Azaña, Gregorio Marañón, Gustavo Pittaluga, Salvador de Madariaga, Claudio Sánchez Albornoz, Américo Castro, Manuel García Morente, Rafael Cansinos Assens, Ramón de Basterra, Corpus Barga y Pablo de Azcárate; los novelistas Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Benjamín Jarnés, Wenceslao Fernández Flórez y Félix Urabayen; el dramaturgo Jacinto Grau; los poetas Juan Ramón Jiménez y Josep Carner; o el polifacético Ramón Gómez de la Serna.