Ramón Berenguer

Ramón Berenguer (Ramon)

 
Nombre de varios condes de Barcelona.
Ramón Berenguer I (1023?-76) Conde de Barcelona en 1035-76, sucesor de su padre Berenguer Ramón I. Luchó contra los musulmanes e inició la expansión más allá de los Pirineos de la casa de Barcelona.
Ramón Berenguer II (1053-82) Conde de Barcelona en 1076-82. Gobernó conjuntamente con su hermano Berenguer Ramón II.
Ramón Berebguer III, el Grande (1082-1131) Conde de Barcelona en 1097-1131, hijo de Ramón Berenguer II y sucesor de Berenguer Ramón II. Le sucedieron sus hijos Ramón Berenguer IV en Cataluña y Berenguer Ramón en Provenza.
Ramón Berenguer IV, el Santo (1114?-62) Conde de Barcelona en 1131-62, y por su matrimonio con Petronila (1137) príncipe de Aragón. Completó la reconquista de Cataluña, tomando a los musulmanes Tortosa (1148), Lérida (1149), Fraga y Mequinenza.
Ejemplos ?
En el año 1204 el conde Ramón Berenguer, I° de este nombre, confirmó con privilegios todas las inmunidades, franquezas y leyes que gozaban en los antecedentes siglos, y fueron confirmadas por el emperador Carlomagno; y en 1169, convocados los prelados, nobles y pueblos, fueron con su intervención y consentimiento unidas las Leyes góticas y formadas las leyes que llamaron, que hasta el día presente se hallan confirmadas por 70 solemnes actos de Cortes Generales celebrados por nuestros gloriosos señores, y por mantenerlas ha sufrido 23 invasiones de franceses, y siempre triunfante y victoriosa por y la fidelidad a sus señores.
Finalmente no se llevó a cabo este enlace y Ramiro prometió a su hija, con un año de edad, con Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona.
Los esponsales se firmaron en Barbastro el 11 de agosto de 1137. Las condiciones jurídicas para el acuerdo se establecieron con la conformidad de Ramiro el Monje y Ramón Berenguer IV.
El documento de encomendación de hombres pactado entre Ramiro II y Ramón Berenguer en Barbastro, el 11 de agosto de 1137, la encomendación que el rey Ramiro hace a Ramón Berenguer sin data, seguramente en Barbastro, c.
Este rey buscaba la unión con Barcelona, de la que nacería la Corona de Aragón. Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona y príncipe de Aragón, pronto alcanzaría un acuerdo con los templarios para que colaboraran en la Reconquista: la concordia de Gerona, en 1143.
Todavía en el siglo XVI el contrato de esponsales era conocido, como se muestra en los Anales de la Corona de Aragón de Jerónimo Zurita: A partir de la obra del historiador Antonio Ubieto, un sector de la historiografía actual interpreta que el matrimonio entre Ramón Berenguer IV y Petronila se celebró según los términos del casamiento en casa, una peculiaridad del derecho consuetudinario del Alto Aragón.
Cuando murió el conde Bernardo Guillermo sin descendencia, pasó definitivamente el Condado de Berga a pertenecer al Condado de Barcelona en el año 1117, siendo conde Ramón Berenguer III.
Tras desposar a su única hija Petronila con el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona en 1137, en quien delegó el poder de facto, abandonó el ejercicio de su cargo y se retiró a la vida eclesiástica que había llevado antes de su entronización.
Renuncia a su derecho a la conquista de la costa mediterránea a favor de la nueva unión de Aragón con el Condado de Barcelona (Petronila y Ramón Berenguer IV).
La orden comienza su implantación en la zona oriental de la Península Ibérica en la década de 1130. En 1131, el conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, pide ingresar en la orden.
11 de agosto de 1137, la confirmación de donaciones hechas por Ramiro II a Ramón Berenguer en el documento de esponsales dada en Ayerbe el 27 de agosto de 1137, y una confirmación complementaria de las donaciones de Ramiro II a Ramón Berenguer, dada en El Castellar, a 13 de noviembre de 1137; y sus cláusulas se reflejan y reafirman en dos documentos posteriores: el testamento que Petronila de Aragón hace a favor del hijo que iba a tener en 1152, en el momento del parto, dado cerca de Barcelona el 4 de abril de 1152 y la abdicación de la reina Petronila en favor de su hijo Alfonso hecha en Barcelona a 18 de junio de 1164.
Según esta interpretación, por este contrato de esponsales y su reflejo en la documentación posterior de Petronila; el marido se adscribe a la familia de la esposa, y es ella quien transmite la pertenencia al grupo familiar, junto con el patrimonio que hereda; el marido se somete formalmente a su suegro o al «Señor mayor» de la casa, y este, a cambio, le otorga la potestad sobre el solar familiar, pero reservándose su señorío tanto sobre los bienes del solar patrimonial como sobre los que aporta el marido. De este modo Ramón Berenguer desde 1137 «pasaba a ser un miembro más de la Casa de Aragón y de su linaje, a todos los efectos».