Rafael Arévalo Martínez


Búsquedas relacionadas con Rafael Arévalo Martínez: Miguel Ángel Asturias

Arévalo Martínez, Rafael

 
(1884-1975) Poeta y novelista guatemalteco, ultraísta y surrealista. Autor de El hombre que parecía un caballo.
Ejemplos ?
Escritores unionistas como el propio Bianchi Smout y Rafael Arévalo Martínez aducen que el partido aceptó esta fórmula propuesta por Vidaurre por buena fe y por desconocimiento político, dados los nefastos resultados que tuvo.
También se embarcaron en la creación de una revista literaria, que llamaron Alba y aunque sólo tuvo cuatro números, publicó textos de los reconocidos escritores guatemaltecos Rafael Arévalo Martínez, Flavio Herrera y Carlos Wyld Ospina.
De acuerdo al historiador guatemalteco Rafael Arévalo Martínez en su obra ¡Ecce Pericles!, Macías del Real -farmecéutico graduado de la Universidad Central de Madrid - fue quien obsequió al nuevo presidente un potente veneno con el que este eliminaba a sus adversarios políticos.
La primera referencia a su homosexualidad se encuentra en el libro «El hombre que parecía un caballo y otros cuentos», obra maestra del escritor guatemalteco Rafael Arévalo Martínez, escrita en 1914.
Desde entonces fue traslada varias veces hasta que finalmente se estableció en la sexta calle, entre cuarta y quinta avenidas de la zona 1 de la Ciudad de Guatemala en septiembre de 1957. Entre sus directores han estado eminentes literatos como José Joaquín Palma y Rafael Arévalo Martínez.
del escritor guatemalteco Rafael Arévalo Martínez, la cual se publicó en 1945 y versa sobre la vida del presidente guatemalteco, el licenciado Manuel Estrada Cabrera (1847-1924).
Rafael Arévalo Martínez (Ciudad de Guatemala, 1884 - ibídem, 1975), fue poeta, escritor, ensayista y dramaturgo guatemalteco, considerado uno de los antecesores del realismo mágico.
La oficina de paz de Orolandia, 1925 La signatura de la Esfinge (1933): en esta obra se encuentra un poema llamado «Carta casi Lírica a Rafael Arévalo Martínez redactado por la poetisa Gabriela Mistral, ganadora del Premio Nóbel de Literatura, a quien el autor dedica el libro.
Eliot, Emily Dickinson, Walt Whitman, Yeats e hispanoamericanos como José Mármol, Rafael Arévalo Martínez, Rubén Darío, Asunción Silva y José Martí, a quien dedica su arts poética en Veneno para ciegos.
El carácter dictatorial del gobierno de Estrada Cabrera no impedía que, para las campañas de reelección, recibiera cartas de apoyo firmadas por personalidades del país como los escritores Enrique Gómez Carrillo, Flavio Herrera o Carlos Wyld Ospina, o que Rafael Arévalo Martínez —quien escribió la biografía de Estrada Cabrera en su libo ¡Ecce Pericles!
La revista Juan Chapín, dirigida por Rafael Arévalo Martínez y Francisco Fernández, fue el vehículo de divulgación de este grupo de jóvenes escritores; en esta publicación, a pesar que duró menos de un año y se imprimieron sólo cuarenta números, se iniciaron muchos de los futuros escritores.
En 1913, Rafael Arévalo Martínez y Francisco Fernández Hall fundaron y dirigieron la revista Juan Chapín, órgano principal de la «generación de 1910», llamada también «del Cometa», Por el paso del Cometa Halley en esos años.