Rímini

Rímini (Rimini)

 
C. de E de Italia, en Emilia-Romaña, prov. de Forlí, junto al Adriático, al NE de la República de San Marino; 130 896 h. Estación balnearia y turística.
Traducciones

Rímini

Rimini
Ejemplos ?
La cadena, entre dos mares, forma un arco entre el golfo de Génova, en el Mediterráneo y Nápoles cerca del Mar Tirreno, el centro del arco se acercar a la costa este en Rímini (Mar Adriático).
El estilo renacentista, introducido en Italia mediante un monumento revolucionario aunque incompleto en Rímini, obra de Leone Battista Alberti, se desarrolló sin embargo en Florencia.
Más tarde se apoderó de Rímini, señoreada por Pandolfo Malatesta y de Faenza, de Piombino y su anexa Isla de Elba, de Urbino, Camerino, Città di Castello, Perusa y Fermo, y por fin de Senigallia.
Después de unos años de calma, la agitación revolucionaria se hizo notar en 1843 en Romaña y Umbría. En 1845 fuerzas sublevadas se apoderaron de la ciudad de Rímini.
Pudieron ser expulsadas aunque no reducidas, de forma que, si bien abandonaron Rímini, llevaron la revolución a Toscana. Los aires revolucionarios que soplaban con fuerza por toda Italia derivaron en corrientes impulsoras de la unidad nacional.
Benedicto XIII, reconocido por Aragón, Navarra, Castilla y Escocia, se retiró a Barcelona y después, en 1411, a Peñíscola. Por su parte, Gregorio XII se vio obligado a huir a Gaeta y a Rímini por la deserción de los venecianos.
Ecuador: Día de la Aviación de Combate Santa Austreberta San Dante o san Durante Santa Santa Escolástica San Protadio, obispo Santa Sotera San Troyano, obispo Beata Clara de Rímini Beata Eusebia Palomino Yenes Beato Hugo, abad Beato Luis Stepinac (1898-1960), cardenal croata, arzobispo de Zagreb, colaboracionista nazi durante la Segunda Guerra Mundial; en 1998 Juan Pablo II lo creó «mártir».
Hijo de la única hija del viejo rey, casada en matrimonio secreto con un hombre muy inferior a ella en categoría (un extranjero, decían algunos, que había enamorado a la princesa con la magia sorprendente de su arte para tocar el laúd; mientras otros hablaban de un artista, de Rímini, a quien la princesa había hecho muchos honores, quizás demasiados, y que había desaparecido de la ciudad súbitamente, dejando inconclusas sus labores en la catedral), fue arrancado, cuando apenas contaba una semana de nacido, del lado de su madre, mientras dormía ella, y entregado a un campesino pobre y a su esposa, que no tenían hijos y vivían en lugar remoto del bosque, a más de un día de camino de la ciudad.
CAPÍTULO XL Cómo San Antonio predicó a los peces, y por este milagro convirtió a los herejes Queriendo Cristo poner de manifiesto la gran santidad de su siervo San Antonio y acreditar su predicación y su doctrina santa para que fuese escuchada con devoción, se sirvió en cierta ocasión de animales irracionales, como son los peces, para reprender la necedad de los infieles herejes, del mismo modo como en el Antiguo Testamento había reprendido la ignorancia de Balaam. Fue en ocasión que San Antonio se hallaba en Rímini, donde había una gran muchedumbre de herejes.
Hecho esto, San Antonio licenció los peces con la bendición de Dios y todos partieron con admirables demostraciones de alegría; lo mismo hizo el pueblo. Después, San Antonio se detuvo en Rímini muchos días, predicando y haciendo fruto espiritual en las almas.
León el Grande anuló los actos del conciliábulo de Efeso; Dámaso rechazó el de Rímini; Adriano I el de Constantinopla; y el vigésirno octavo canon del concilio de Calcedonia, desprovisto de la aprobación y de la autoridad de la Sede Apostólica, ha quedado, como todos saben, sin vigor ni efecto.
De estos fueron los príncipes de Este en Ferrara, los Bentivoglio en Bolonia; los Malatesta en Rímini, los Manfreddi en Faenza, los Baglione en Perusa, los Ursino en Anguillara, los Riario en Forli, los Montefeltro en Urbino, los Varano en Camerino, y los Gravina en Sinigaglia.