Quiroga


Búsquedas relacionadas con Quiroga: Horacio Quiroga

Quiroga

 
Mun. de la prov. española de Lugo; 4 458 h.
Ejemplos ?
Bernardino Franco presentó petición, poniendo unas tierras, y se proveyó lo que (le) parecerá por ellas, y que se traigan en pregón sin perjuicio de tercero(s), por el término de la Ordenanza. Con lo cual se acabó el Cabildo y lo firmaron de sus nombres. Don Francisco Abad de Quiroga. Don Juan Bautista de Landaverde.
Volvió a fallar el naipe inconsciente. Quiroga trampeaba con descaro ante la pasividad del contrario, que miraba, como al través del delirio, la figura irreal, agrandada de leyenda.
¿Acaso no se recuerda que Quiroga ya estaba imperando en la Rioja y que los Gutiérrez, los Aráoz, los Aleman, los Gorriti, los Heredia y los López iniciaban el período de guerras que por más de una década mantuvo en continua agitación a las Provincias del norte y oeste?
Comandante— Juan Gregorio de las Heras. Sargento mayor— Ramon Guerrero. Sargentos mayores— Manuel Quiroga, Nicolás Medina. Abanderado- Carlos Formas.
López, Bustos, Ferré, Solá, Ortiz, Ibarra, Quiroga, ¿no le respondían cada día, que le desconocían el poder y facultad para mandar en sus provincias libres?
RICARDO LAGOS ESCOBAR, Presidente de la República; Eduardo Dockendorff Vallejos, Ministro Secretario General de la Presidencia; Francisco Vidal Salinas, Ministro del Interior; Ignacio Walker Prieto, Ministro de Relaciones Exteriores; Jaime Ravinet de la Fuente, Ministro de Defensa Nacional; Jorge Rodríguez Grossi, Ministro de Economía, Fomento y Reconstrucción y Presidente de la Comisión Nacional de Energía; Nicolás Eyzaguirre Guzmán, Ministro de Hacienda; Sergio Bitar Chacra, Ministro de Educación; Luis Bates Hidalgo, Ministro de Justicia; Jaime Estévez Valencia, Ministro de Obras Públicas y de Transportes y Telecomunicaciones; Jaime Campos Quiroga...
Apersonado al jefe, mostró la carta de presentación. Cambiaron cordiales recuerdos de amistad familiar y Quiroga recibió a su nuevo ayudante con hospitalidad de verdadero gaucho.
Insolente, el mocito respondía: -No siempre, general..., y pa probarle, le jugaría una partidita a trampa limpia. Quiroga accedió.
L. Rodríguez.- Rúbrica.- El Secretario de Estado y del Despacho de Guerra y Marina, Pablo Quiroga.- Rúbrica.- Al C. Secretario de Gobernación.- Presente.” Lo que comunico a usted para su publicación y demás fines.
En su gloria, el joven, besaba de vez en cuando el gollete de un porrón medianero, y no olvidaba chiste, entre los lucidos fraseos de barajar. Inesperadamente, Quiroga se puso en pie.
-¿Cómo ha de ser? Las mandíbulas le castañeteaban de miedo. Quiroga arremangó la baraja, que chasqueó en sus dedos toscos. -¡Bueno, mis estribos contra cien pesos!
Recuerdo las largas tardes pasadas mirando tristemente las rejas de nuestras ventanas que daban a la libertad, a lo desconocido, y oyendo a Alejandro Quiroga tocar en la guitarra la vidalitas del interior, los tristes y monótonos cantos de la campaña y las pocas piezas de música culta que conocía.