Qing

Qing

 
Última dinastía imperial china (1644-1911), sucesora de la Ming, establecida por los manchúes. Su fundador fue Fu-lin, emperador con el nombre de Shun Zhi (1644-62). El último emperador fue Xuan Fong (1908-12).
Ejemplos ?
En 1906, los Tongmenghui, una organización revolucionaria china con el propósito de derrocar a la Dinastía Qing, y dirigida por Sun Yat-sen, fundó la sucursal Nanyang en Singapur, que se empleó como sede de la organización en el Sureste Asiático.
La mayoría de las provincias de China, excepto las del Noreste, tienen límites establecidos durante las dinastías Yuan, Ming o Qing.
Sin embargo debió ceder la presidencia a Yuan Shikai, un antiguo general de los Qing, quien en 1915 se proclamó Emperador de China.
La Primera guerra sino-japonesa (1894-95) eliminó la influencia de los Qing en la península de Corea, además de ceder el control de la isla de Taiwán a Japón.
Durante este período, la dinastía Qing gobernó sobre 13 millones de kilómetros cuadrados de territorio. Después de la muerte del emperador Kangxi en el invierno de 1722, su cuarto hijo, el príncipe Yong (雍親王), lo sucedió con el nombre de emperador Yongzheng.
Y, para evitar un conflicto militar, acordó el matrimonio de su hija con el Kan mongol Gordhun. La campaña militar de Gordhun contra los Qing falló, lo que consolidó el imperio.
Sin embargo, en la segunda mitad de su reinado, se empezaron a revelar las debilidades del Estado Qing, que llevarían al declive de la dinastía en el siglo XIX.
La dinastía Qing consolidaría la expansión territorial de China, incorporando al imperio Taiwán, Tíbet, Xinjiang y Mongolia. A pesar de la fortaleza militar del imperio Qing, se sucedieron las rebeliones contra éste.
La dinastía Qing, que gobernó de 1644 a 1912, fue la última de China. En el siglo XIX, los Qing tuvieron que hacer frente al imperialismo occidental en las dos Guerras del Opio (1839-1842 y 1856-1860) contra del Reino Unido.
En las últimas décadas de la dinastía Qing, bajo el mando de la poderosa Emperatriz Regente Cixi continuaron los conflictos con las potencias extranjeras por disputas comerciales.
El debilitamiento del régimen Qing incrementó los problemas internos. Entre los años 1850 y 1860 la guerra conocida como la rebelión Taiping arrasó el sur de China, mientras que otros levantamientos como las Guerras de los Clanes Punti–Hakka (1855-1867), la rebelión Nien (1851-1868), la rebelión Miao (1854-1873), la rebelión Panthay (1856-1873) y la rebelión de los dunganes (1862-1877) causaron estragos en todo el país.
La rebelión de los bóxers de 1899-1901, un movimiento en contra de la influencia extranjera en el país, debilitó aún más al gobierno Qing.