Ejemplos ?
— Sala Capitular de la Plata, Noviembre de 13 1810.— Conde de San Javier. — Joaquin de Arzachu— Joaquín Prudencio Pérez — Dr. Gabriel Arguelles.— Pedro de Arana.— Dionisio Calvimontes.— Gabriel de Herboso.— Manuel Fernando Alonso.— Manuel de Puch.— Exmo.
Y el Sargento Julián de Contreras pidió solar para sí y para Fernando de Bances; para María de Figueroa; y para Juan de Ochoa; y para Ana de Montalván; y para Bernabé Lozano; y para Diego Rodríguez de Córdova, y para Nicolás Vásquez; y para Antonio Martínez del Portillo; y para Joseph Ronquillo; y para Manuel Gómez; y para Agustín José; y para Juan Carrión; y para Nicolás del Valle; y para el Capitán Andrés del Valle; y para Francisco Matute; y para Francisco de Encalada; y para Prudencio de Encalada; Juan de Corso; y para Lorenzo Velásquez; y para Juan del Corso; y para Gabriel Garrido; y para Luis de Castro; y para la viuda de Simón; el platero.
Don Pedro de Avilés y Valdés, Maestro Juan de Medina Lascano, Bachiller Gaspar Ruiz de Aranda, Bachiller Blas Tobar de Palma, Don Prudencio del Castro y Guzmán, Don Francisco Campuzano, Don Joseph Basilio de Mestanza, Don Juan de Aguirre, Don José Pacheco de Carranza, Juan Álvarez, Bernardino Franco, Don Diego Ruiz de Heguino, Jerónimo López de Salazar, Francisco Athanassio, Don Carlos de Saboya como Presbítero, Don Joseph de Cáceres y Burgos, Don Tomás de Vargas y Figueroa, Don Nicolás Cos Navarrete, Jacinto Morán de Butrón, Juan Mariscal, Juan de Arriola, Don Juan Bauptista de Urdanegui, Don Juan Álvarez de Avilés, Don Alonso de Mestanza, Juan Bauptista de Iturbe y Vidaurre.
Tentaban en especial su atención los más arduos y enrevesados problemas de nuestra historia literaria, tales como el de la patria de Prudencio, aunque últimamente, a consecuencia decíase de unas calabazas, se dedicaba al estudio de mujeres españolas de los pasados siglos.
-¡Vamos, hijos, no hay medio de entrar en razón con vosotros!-dijo Martina. Y añadió, dirigiéndose al mozo que se había abstenido de dar la razón a uno ni otro: -Prudencio, ¿qué es lo que ocurre?
Lo que por ahora he pensado, de acuerdo con vuestros ilustres magistrados, y en fuerza de la escasez de numerario, es que permanezcan los cuerpos como estaban antes del 15 de Febrero próximo pasado: esto es, sin sueldo y sin sujecion á cuarteles desde el 15 del presente mes, debiendo juntarse en un solo dia de la semana para los ejercicios de instruccion: á escepcion del cuerpo de Patricios, que queda para el servicio de la plaza, y el de artillería de la ciudad; quedando á la tropa que quiera mantener sueldo, el recurso de tomar partido en los dos cuerpos de infantería de nueva creacion, de Voluntarios del Rio de la Plata: el primero de linea al mando de D. Prudencio Murguiondo, y el segundo de tropas ligeras al de D.
Y dezian la verdad, porque los indios no davan tanto oro á los españoles, como los españoles á los flamencos.» Fr. Prudencio de Sandoval, en el libro y de la Vida y hechos del Emperador Carlos V.
Mi madre y yo también, a pesar de mi collonería, corrimos en su auxilio y el de Prudencio, y los vendamos a ambos la cabeza con pañuelos, pues ambos la tenían rota.
Con lo cual se acabo este Cabildo, y lo firmaron. Don Fernando Ponze de León. Don Prudencio del Castro Guzmán. Juan Antonio de Vargas.
Con lo cual entraron a dicho Cabildo el Doctor Don Pedro de Avilés, Comisario del Santo Oficio y Vicario Juez Eclesiástico de esta Ciudad; el Maestro Juan de Medina Lascano, Cura Interinario; el Licenciado Juan Bautista de Herr(er)a, Comisario de la Santa Cruzada; y el Padre Guardián de San Francisco; y el Padre Prior de San Agustín; y los Jueces Oficiales Reales: el Capitán Don Juan Álvarez de Avilés; el Capitán Don Prudencio del Castro...
Don Fernando Ponze de León, Juan de Aguirre, Doctor Don Pedro de Avilés y Valdés, Maestro Juan de Medina, Juan Bapptista de Herrera, Gerónimo de Aguilar, Fray Nicolás Alonso de Luna, Don Joseph Basilio de Mestanza, Bachiller Blas Tovar de Palma, Bachiller Don Pedro Enríquez Yánez, Don Francisco Casaus Lasso, Alonso de Enderica, Don Christóbal Ramírez de Arellano, Don Prudencio del Castro Guzmán...
los hijos que sobreviven de los constituyentes José María y Julián Muñoz; Prudencio Ellauri; Miguel, Saturnino y Julián Alvarez; Alejandro, Urbano y Eduardo Chucarro; Julio y Antonio Pereira; Blas Vidal; Agustín Urtubey: Mario Pérez.