Protágoras

Protágoras (Prōtagóras)

 
(485-415 a C) Filósofo griego, el más importante de los sofistas. Fue el iniciador de los estudios gramaticales y el primero que defendió la teoría de la expiación. Descubrió la subjetividad y la relación necesaria entre el sujeto y el objeto.
Ejemplos ?
Abdera fue la cuna de importantes filósofos de la Antigüedad. Algunos de ellos fueron: Anaxarco Leucipo Demócrito Protágoras D. Kallintzi et alii, Abdera Polystylon, Archaeological Guide, 1998 (en inglés)
Partiendo del dicho de Protágoras de que "el hombre es la medida de todas las cosas", empezó por despreciar la dialéctica y dar importancia solo a la ciencia positiva.
Y entenderá —a la antigua manera de Protágoras— que lo estrictamente humano es la medida de todas las cosas, de lo que vale y de lo que no vale, y de la misma escala de valores, sin sustento en la realidad exterior.
En el diálogo Protágoras de Platón, Agatón era por entonces un joven próximo a la veintena, de noble naturaleza y gran belleza; reclinado junto a Pausanias, claramente un hombre ya crecido, el narrador dice «no me sorprendería si resultara ser el novio de Pausanias».
Entre los sofistas, Pródico de Ceos dijo que se ha creído que las cosas útiles para la vida humana se habían atribuido a los dioses, y Protágoras, según Cicerón, afirmó en el principio de su libro que «respecto a los dioses soy incapaz de afirmar si existen o no».
En dicho banquete se hallaba presente también su amante, Pausanias, del que apenas se conoce nada fuera del Simposio. La primera mención de su relación se da en una reunión en casa de Protágoras, datada el 433 a.
Sócrates le explica que la sabiduría es superior a la belleza, y en este caso, su nuevo conocido, Protágoras, supera al bello Alcibíades.
Protágoras (Πρωταγόρας) es uno de los diálogos de juventud de Platón, en los que interviene activamente su maestro Sócrates. El tema es la naturaleza de la virtud.
Sócrates es despertado por su amigo Hipócrates, que muy excitado, le dice que acaba de llegar a la ciudad el famoso sofista Protágoras, y le conmina a dirigirse inmediatamente a la casa en que se aloja para disfrutar de sus enseñanzas.
Sócrates le previene contra la habilidad de los sofistas, que considera peligrosa para el alma, aconsejándole prudencia. Ambos acuden a la residencia donde se aloja Protágoras.
que se encuentra rodeado de varios filósofos y estudiantes. A partir de este momento, el diálogo transcurre entre Sócrates y Protágoras, con intervenciones puntuales de otros contertulios.
Sócrates le interroga sobre las ventajas de sus enseñanzas. Protágoras contesta que mejoran a la gente, pero el primero no se conforma con la respuesta y le pide que explique en qué la mejoran.