Prosper Merimée

Merimée, Prosper

 
(1803-70) Escritor francés. Lo mejor de su producción son las novelas: Matteo Falcone (1829), Colomba (1840), que tienen a Italia por escenario, Crónica del reinado de Carlos IX (1829), novela histórica, La Venus de Ille (1837) y Carmen (1845), su obra más conocida, curiosa deformación del pintoresco ambiente español.
Ejemplos ?
De esta cantera se aprovecharon los españoles José Zorrilla, Juan Eugenio Hartzenbusch, Antonio García Gutiérrez, José de Espronceda, Gustavo Adolfo Bécquer, y los extranjeros Prosper Merimée, Joseph Addison, Vittorio Alfieri, Maurice Maeterlinck, Anatole France, Gustave Flaubert, Voltaire, Lezzani...
Hay bastante de Cervantes en ese militar frustrado romántico que fue Alfred de Vigny. Los viajeros Prosper Merimée y Théophile Gautier llenan sus diarios de viaje de alusiones cervantinas.
1830: La carroza del Santo Sacramento, de Prosper Merimée, comedia sobre el poder político y religioso en la Lima del siglo XVIII.
Asimismo existen varios personajes literarios del ambiente andaluz convertidos en auténticos arquetipos de la literatura universal como Carmen, la gitana de Prosper Merimée, Fígaro, El barbero de Sevilla de Pierre-Augustin de Beaumarchais y Don Juan, El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina.
Con apoyo de personalidades como Pedro José Pidal (1800-1865), a la sazón Ministro de Gobernación, y de su amigo y protector Ángel de Saavedra, Duque de Rivas, es nombrado Secretario de la Comisión Central de Monumentos, que irá acompañada de la publicación de la mayoría de sus más de 46 extensos volúmenes. Amista con Juan Valera, su antiguo mentor Alberto Lista, Alejandro Dumas, Alejandro Herculano, Prosper Merimée.
Lo hizo durante la Primera Guerra Carlista, y durante su viaje redactó varias cartas en francés a la condesa de Bourke, a madames Viscontini y Ancelot, a Prosper Merimée, a Stendhal y a los barones Trecchi y de Mareste, que luego reunió y publicó en un libro de viajes, Deux ans en Espagne et en Portugal, pendant la guerre civile 1838-1840, (Dos años en España durante la guerra civil, 1838-1840, Paris, Charles Gosselin, 1841).
(Babelsberg,Berlín) Dirección: Florián Rey Guion: Florián Rey sobre la obra de Prosper Merimée Fotografía: Reimar Kuntze Montaje: J.Rosinski Música y canciones: J.Muñoz Molleda y J.Mostazo Letristas: Kola, Padilla, Rey y Perelló Decorados: Sigfredo Burmann Duración: 96 minuto Ayudantes de dirección: Julio Roos y Juan Francisco Blanco Intérpretes: Imperio Argentina, Rafael Rivelles, Manuel Luna, Alberto Romea, Anselmo Fernández, Pedro Barreto, Pedro Fernandez-Cuenca.
Théophile Gautier, Washington Irving con sus Cuentos de la Alhambra y Richard Ford, con su Viaje a Sevilla y Granada, son fundamentales es este sentido. El tema de la mujer andaluza cristalizará en la Carmen de Prosper Merimée.
Viajó por España en 1849 y conoció entonces a Serafín Estébanez Calderón y al gran bibliógrafo Bartolomé José Gallardo en su finca de la Alberquilla (Toledo). En París conoció al también hispanista y eslavófilo Prosper Merimée.
Con Vicente Aranda recreará primero la historia de Carmen, basada en el libro de Prosper Merimée, reinventando en cierta manera la ropa bandoleril al no disponer de mucha documentación y dándole, por lo general, un estilo propio al mundo que rodea a la joven cigarrera gitana; y Tirante el Blanco, basada en unos capítulos de la novela de Joanot Martorell, en la que se recreó todo el esplendor y decadencia de la corte de Bizancio con unos vestidos de telas orientales y recargamiento de joyas que rozaban el barroquismo.
El libro es excelente, uno de los mejores libros de viajes publicados en inglés, y se halla escrito con fino estilo; contribuyó a promover la imagen medievalizada de España en la Europa del Romanticismo (Prosper Merimée escribió Carmen inspirado en un personaje de este libro que acababa de leer, que sirvió para construir la figura de don José).
La iglesia fue restaurada adecuadamente en el siglo XIX bajo la dirección de Prosper Merimée, primer inspector de monumentos históricos.