Poncio Pilatos

Pilatos, Poncio

 
V. Pilato, Poncio.

Poncio Pilatos

 
V. Pilato, Poncio.
Ejemplos ?
Cristo de la Humildad, representa el momento en que Jesús es presentado al pueblo por Poncio Pilatos en el balcón (pronunciando las palabras "Ecce Homo"), para que el pueblo vea los castigos que ha cumplido y calibrar sus opiniones, optando el pueblo por pedir la crucifixión.
En la Iglesia ortodoxa, tanto las cruces como los crucifijos se representan con tres barras horizontales, la más alta es el titulus crucis (la inscripción que Poncio Pilatos mandó poner sobre la cabeza de Cristo en latín, griego y hebreo: "Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos"), la segunda más larga representa el madero sobre el que fueron clavados las manos de Jesús y la más baja, oblicua, señala hacia arriba al Buen Ladrón y hacia abajo al Mal Ladrón.
Significa eludir tomar partido. Se refiere a la actitud de Poncio Pilatos sobre la decisión de condenar a Jesús de Nazaret. Dar Beso De Judas.
José de Arimatea habría solicitado a Poncio Pilatos que se le entregara el cuerpo de Jesús (a quien hizo enterrar en una tumba de su propiedad) y la lanza con que fue herido (que quedó en su poder, junto con la copa).
La parte frontal se divide en cinco compartimentos, en el centro, se encuentra Cristo enseñando a dos apóstoles Pedro y Pablo, Archives de la ville de Marseille, Catalogue de l'exposition Saint-Victor de Marseille, site et monument, Marseilla, 1973, nº 14 de donde le viene el otro nombre por el que es conocido este sarcófago: “Cristo doctor”.A la derecha, se representan las escenas de la detención del Cristo, luego su comparecencia delante Poncio Pilatos donde se ve como se lava las manos.
Cita que el orden de los idiomas en que fueron escritas las sentencias concuerdan históricamente y están en desacuerdo por lo redactado por los evangelios como la sentencia dictada por Poncio Pilatos.
Willem Dafoe - Jesús Harvey Keitel - Judas Iscariote Paul Greco - Zelote Steve Shill - Centurión Verna Bloom - María, madre de Jesús Barbara Hershey - María Magdalena Roberts Blossom - Anciano Barry Miller - Jeroboam Gary Basaraba - Andrés Irvin Kershner - Zebedeo Victor Argo - Pedro Paul Herman - Felipe John Lurie - Santiago Leo Burmester - Bartolomeo Andre Gregory - Juan Bautista Alan Rosenberg - Tomás Nehemiah Persoff - Rabino Harry Dean Stanton – Saúl / Pablo de Tarso Peter Berling - Mendigo David Bowie - Poncio Pilatos Leo Marks - Voz de Satanás Juliette Caton - Ángel Premio del Festival de cine de Venecia 1988: a Martín Scorcese (Premio de crítica Bastone Bianco) Premio Oscar 1989: al mejor director (Martin Scorcese).
emorias de un perro escritas por su propia pata (1893), novela picaresca y costumbrista del escritor chileno Juan Rafael Allende. Fue originalmente publicada como folletín en el periódico satírico "El Poncio Pilatos", de propiedad de Allende, en 1893.
A los veintinueve años Issa regresó a su propio país y comenzó a predicar. Visitó Jerusalén, donde Poncio Pilatos recelaba de él.
¿Por qué? ¿Acaso Poncio Pilatos fue propietario en el Perú? Entre mis manos y bajo mis espejuelos he tenido los títulos que el actual dueño, compadeciendo acaso mi manía de embelesarme con antiguallas, tuvo la amabilidad de permitirme examinar; y de ellos no aparece que el pretor de Jerusalén hubiera tenido arte ni parte en la fábrica del edificio, cuya área mide cuarenta varas castellanas de frente por sesenta y ocho de fondo.
Los oficios de sastre y zapatero eran en el antiguo imperio de los incas considerados como degradantes; y doña Beatriz, que aunque cristiana nueva, tenía más penacho que la gorra del catalán Poncio Pilatos y no podía olvidar que era noble por la sábana de arriba y por la sábana de abajo, pues por sus venas corría la sangre de Huayna-Capac, dijo muy indignada a Diego Centeno: -Hame agraviado vuesa merced proponiéndome por marido a un ciracamayo (sastre).
Era por entonces no sé si prefecto, intendente o gobernador de Jerusalén un caballero medio bobo, llamado don Poncio Pilatos el catalán, sujeto a quien manejaban como un zarandillo un tal Anás y un tal Caifás, que eran dos bribones que se perdían de vista.