Polonia

Polonia (Polska Rzeczpospolita)

 
Estado de Europa oriental, miembro de la Unión Europea. Limita con el mar Báltico, Lituania, Bielorrusia, Ucrania, República Checa, Eslovaquia y Alemania. Su superficie es de 312 683 km2 con un total de 38 400 000 h. La capital es Varsovia. La moneda y el idioma oficiales son, respectivamente, el zloty y el polaco. La religión mayoritaria es el catolicismo. De N a S, pueden distinguirse una zona de llanuras litorales, caracterizada por ser una región muy pantanosa, la gran llanura central y las plataformas subcarpáticas, terrenos mesetarios más elevados, preámbulo a las elevaciones de los Sudetes (1 602 m). Al este se alzan los Cárpatos Occidentales, con dos sierras principales en Polonia: los montes Beskides y los montes Tatras, con el pico culminante del país, el Rysy (2 499 m). Los principales ríos son el Oder, con sus afluentes Neisse, Warta y Bóbr, y el Vístula. El clima es de tipo atlántico en la costa, y continental templado en el resto. La pluviosidad también presenta una notable variación. En el norte, abundan los pinos silvestres y los bosques de coníferas; en las montañas del sur hay bosques de robles, hayas, pinos y abetos. El pueblo polaco tiene su origen en las migraciones eslavas llegadas del este. Es un país étnicamente homogéneo, con más de un 90% de población polaca, con minorías de alemanes, ucranianos, bielorrusos, lituanos, eslovacos, gitanos, judíos, etc. Más de un 90% de polacos son de confesión católica; los grupos ortodoxos y protestantes son muy minoritarios. La crisis económica a fines del s. XX comportó un descenso de las tasas de natalidad, un cierto envejecimiento de la población y un ligero aumento de las tasas de mortalidad, aunque todavía se trata de una población joven. La población es básicamente urbana. La densificación de los grandes núcleos industriales ha creado una franja central de concentración humana, extendida de N a S, desde Gdansk, siguiendo el eje del río Vístula, para ensancharse en el S, en la región de Silesia. Hoy se estiman en unos 15 millones los polacos repartidos por el mundo, especialmente en E.U.A. Los principales puertos son Szczecin y la conurbación Gdynia-Gdansk-Sopot. Las principales ciudades son Bydgoszcz, Poznán, Lódz, Varsovia, Lublin y Cracovia. Cuenta con reservas de carbón, cobre, azufre, cinc, plomo y sal. El desarrollo de la economía polaca tuvo su punto de inflexión a partir del último cuarto del s. XX, cuando se pusieron de manifiesto sus debilidades estructurales, especialmente la obsolescencia de la industria y la baja productividad, agravadas por un constante crecimiento de la deuda exterior. La grave situación económica desembocó en las manifestaciones de descontento popular de principios de la década de 1980, conducidas por el sindicato Solidaridad, por una parte de la población que obtenía alimentos y bienes de consumo cada vez con mayores dificultades de suministro o a precios muy elevados. Polonia se encaminó hacia una economía de mercado, bajo una política de fortísima austeridad y con unos dramáticos costes sociales: gran aumento del paro, crecimiento acelerado del coste de la vida, descenso de los salarios, etc. La enorme reconversión industrial y modernización que requiere la economía polaca hace imprescindible el total desmantelamiento de extracciones mineras, plantas siderúrgicas, astilleros, fábricas textiles, etc. El principal sector industrial es el alimentario, seguido por la siderurgia, la metalurgia, la construcción de maquinaria, la química y farmacéutica, y la industria textil. Existe una clara polarización industrial en cuatro centros: la región de Silesia, y los polos en torno a las ciudades de Cracovia, Varsovia y Poznań. Las ciudades portuarias de Szczecin y Gdynia-Gdansk constituyen los únicos núcleos industriales importantes del N del país. El sector agrario aporta un 15% de la renta nacional y ocupa el 28% de la población activa. Sus principales productos son los cereales, patatas y remolacha azucarera.
hist. En los ss. VI y VII se establecieron los eslavos. A lo largo del s. IX emergieron las primeras formaciones que pueden considerarse protoestatales en la llanura entre el Oder y el Vístula, y ya en el s. X los eslavos de la tribu de los polans convirtieron su territorio en un principado regido por la familia Piast, la primera gran dinastía polaca. Con su conversión al cristianismo, en 966, el principado entró en un período de expansión. En 1241 el país fue invadido por los mongoles. A principios del s. XIV se inició una larga época de luchas contra la organización militar-religiosa germánica de la Orden teutónica. Tras la Guerra de los Trece Años (1454-66), la Orden teutónica fue definitivamente disuelta, y a Polonia se anexionaron finalmente Prusia Oriental, Pomerania y las ciudades de Gdansk y Toruń. A comienzos del s. XVII la capital del reino fue trasladada de Cracovia a Varsovia. En 1795, Rusia, Prusia y Austria se repartieron todo el territorio. Salvo en un efímero Gran Ducado de Varsovia impuesto por Napoleón (1807), el Estado polaco desapareció hasta 1918. Durante la Primera Guerra Mundial, la Polonia rusa fue invadida por Alemania y Austria, implantando, junto a los territorios de Varsovia y Lublin, el nuevo reino de Polonia. Pero su derrota final permitió el establecimiento de un Estado polaco plenamente soberano, tras el Tratado de Versalles. Polonia se anexionó parte de Ucrania y Checoslovaquia. Las reivindicaciones territoriales de la Alemania nazi se refirieron, a partir de 1939, a la devolución de Gdansk, y a un acceso directo mediante una carretera a la región de Prusia Oriental. El 1 de septiembre de 1939 tropas del ejército alemán comenzaron la invasión de Polonia, con lo que se inició la Segunda Guerra Mundial. En tan sólo un mes el país se vio ocupado. Casi cinco años de ocupación militar y de heroica resistencia finalizaron con unos 6 millones de polacos muertos (la mitad de ellos judíos) y con un país absolutamente devastado. En junio de 1944 el ejército soviético liberó Lublin y estableció allí un gobierno provisional comunista. La capitulación alemana permitió el normal restablecimiento del Estado polaco, con una basculación de las fronteras hacia el O del territorio. El gobierno provisional de unidad nacional convocó un referéndum en junio de 1946 en el que los polacos se pronunciaron en favor de las reformas socioeconómicas de carácter socializante. Los vencedores se unificaron en 1948 bajo las siglas del Partido Obrero Unificado Polaco (PZPR). Tres años más tarde fue aprobada la nueva Constitución que estableció una República Popular. El nuevo régimen estableció un sistema social socialista con un funcionamiento económico de planificación central. Los enfrentamientos populares contra el gobierno se dieron en 1956, 1968 y 1970. El deterioro de la economía y las nuevas subidas de precios provocaron nuevos disturbios en 1976. En 1980 se originó, en los astilleros Lenin de Gdansk, el mayor movimiento huelguístico surgido hasta entonces, que tuvo una rápida extensión hacia otros centros industriales. En las primeras negociaciones entre el gobierno y los sindicalistas encabezados por la popular figura de Lech Walesa, estos últimos obtuvieron la autorización par formar sindicatos libres, lo que permitió el nacimiento de la central sindical Solidaridad, que había de tener un papel fundamental en el posterior desarrollo de los acontecimientos. El gobierno polaco confió la dirección del país al general W. Jaruzelski, que rápidamente instauró la ley marcial (diciembre de 1981) e hizo practicar numerosos arrestos, entre ellos el de Lech Walesa. Casi un año después, tras diversos brotes frustrados de nuevas revueltas organizadas, Walesa era liberado y la ley marcial suspendida. La situación cambió radicalmente a partir de 1985, cuando Mijail Gorvachov accedió a la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética. La nueva política exterior soviética permitió en Polonia una reapertura de las negociaciones entre el gobierno y el sindicato Solidaridad, convertido entonces abiertamente en el interlocutor político con el Estado. En 1989 se realizaron las primeras elecciones semilibres, que deslegitimizaron completamente al poder establecido, y que constituyeron una nueva cámara parlamentaria, pero en la que Jaruzelski nombró jefe del Gobierno a Tadeusz Mazowiecki. Walesa se presentó a las elecciones presidenciales de noviembre de 1990 como principal adversario de Mazowiecki, quien, tras la victoria del primero, abandonaría la presidencia del gobierno. En 1991 se celebraron los primeros comicios parlamentarios libres. En las elecciones de 1993, los ex comunistas resultaron vencedores y W. Pawlak encabezó la coalición de gobierno. Las presiones del conservador presidente Walesa culminaron con la dimisión de Pawlak, pero su Partido Agrario y el SLD (ex comunista) designaron a Jozef Oleksy para encabezar un nuevo gobierno en marzo de 1995, aceptado por Walesa. En noviembre del mismo año ganó las elecciones presidenciales el dirigente ex comunista Alexander Kwasniewski y en 1996 nombró a Wlodzimierz Cimoszewicz primer ministro, tras la dimisión de Jozef Oleksy. En 1997 se aprobó en referéndum la nueva Constitución, que establecía la separación entre el Estado y la Iglesia. Las elecciones presidenciales de 2000 dieron la victoria a Kwasniewski. En 2001 la Alianza Democrática de Izquierda, de Leszek Miller, ganó las elecciones legislativas. En mayo de 2004 Polonia ingresó en la Unión Europea. Ese mismo año Marek Belka sucedió a L. Miller al frente del gobierno. La derecha se alzó con el triunfo en las elecciones legislativas de 2005, en las que los gemelos Lech y Jaroslaw Kaczynski resultaron elegidos presidente y primer ministro, respectivamente. Pero su política sectaria y nacionalista terminó por abrir una fractura en la sociedad y creó problemas con la Unión Europea, lo que provocó la caída del Ejecutivo. En las elecciones anticipadas de 2007 fue elegido primer ministro Donald Tusk, quien impulsó un programa de gobierno pro europeo y liberal. En 2010, el presidente Lech Kaczynski falleció en un accidente de aviación. Fue sucedido por el liberal Bronislaw Komorowski, vencedor de las elecciones que tuvieron lugar ese mismo año. El país se rige básicamente por la Constitución redactada en 1952, aunque con numerosas enmiendas, la última aprobada en 1997. Esta ley básica otorga el poder ejecutivo al presidente del país y a un gobierno o Consejo de Ministros encabezado por un presidente. En la Asamblea Nacional recae el poder ejecutivo. El poder judicial tiene su máximo organismo en una Corte Suprema.
b. art. Las primeras manifestaciones literarias polacas son crónicas escritas en latín entre los ss. XII y XV. El definitivo arranque cultural polaco empezó con el Renacimiento. En 1513 se imprimió el primer libro en lengua polaca: Raz Duszny. A caballo entre los ss. XVI y XVII se dio el llamado Siglo de Oro de la literatura polaca, cuyos principales representantes fueron M. Rej, J. Kochanowski, S. Szymonowic y L. Górnicki. A fines del s. XVIII e inicios del XIX se impusieron el Romanticismo, el ardor patriótico y el sacrificio nacional, destacando A. Mickiewicz. A fines del s. XIX el positivismo empezó a introducirse en el pensamiento de los intelectuales polacos, con nombres como A. Swiwtochowski, H. Sienkiewicz, premio Nobel en 1905 y famoso por su novela Quo Vadis?, E. Orzeskowa o B. Prus. A principios del s. XX, el modernismo estuvo representado en el movimiento llamado de la Joven Polonia, en especial por W. S. Reymont, premio Nobel en 1924. En la década de 1920 cabe citar a C. Milosz, también ganador, mucho más tarde, del premio Nobel. Después de 1945 la literatura polaca ofreció una constante exaltación de la reconstrucción socialista del país. A fines de la década de 1960 empezó a surgir la oposición al régimen en la literatura polaca. En el s. V se construyeron las primeras capillas prerrománicas en piedra, de planta circular. El arte románico se prolongó hasta el s. XIII, con influencias bizantinas y cistercienses. Destacan las basílicas de Tum, Czerwinsk, Strzelno y Kruszwica, así como las catedrales de Gniezno, Poznań, Wroclau, Cracovia y Plock. A mediados del s. XIII se introdujo en Polonia el gótico, con construcciones de adobe y ladrillo del llamado estilo de Cracovia. La escultura adquirió influencias italianas y bizantinas, como en la Virgen de Czestochowa (s. XIV). Del Renacimiento quedaron el Palacio Episcopal de Cracovia y el Ayuntamiento de Poznań. De la pintura barroca (ss. XVII y XVIII) cabe destacar la escuela de Poznań. La arquitectura de comienzos del s. XX es de estructuras sencillas. Tras la Segunda Guerra Mundial, en pintura se siguen las corrientes del cubismo, simbolismo y el arte no figurativo, además del impresionismo. Después de 1945 la pintura empezó a desarrollarse en arte abstracto por parte de numerosos pintores. En cuanto a la música, las primeras manifestaciones datan del s. XIII. Se trata de cánticos y música popular que originaron las danzas tradicionales de Polonia: la mazurca, la cracoviana, etc. El Renacimiento se considera el Siglo de Oro de la música polaca, con compositores como M. de Cracovia, S. de Felsztyn, W. de Szamotuly, M. Leopolita, etc. En 1778 se estrenó en Varsovia la primera ópera polaca, de M. Kamienski. Ya en el s. XIX, el romanticismo musical tuvo en Polonia dos grandes nombres, J. Elsner y F. Chopin. De la música del s. XX destacan, sobre todo, notables intérpretes como I. Paderewski, W. Landowska o A. Rubinstein. Las primeras películas polacas datan de 1902, de manos de A. Hertz y H. Finkelstein. Con Hertz se dio a conocer la primera gran estrella del cine polaco, Pola Negri. Después de 1945 la industria cinematográfica fue nacionalizada, creándose la empresa estatal Film Polski y el Instituto de Cine de Lodz. En 1948 se realizó una de las más prestigiosas películas polacas, La última etapa, de W. Jakubowska, premiada en Venecia. En 1956, empezaron a aparecer un buen número de directores jóvenes (A. Munk, A. Wajda, J. Kawalerowiczy y, el más conocido, R. Polanski). También cabe destacar la aparición de dos maestros mundiales del cine de animación: J. Lenica y W. Borowczyk.
Traducciones

Polonia

Poland

Polonia

Полша

Polonia

Polen

Polonia

Pologne

Polonia

Polen

Polonia

Polonia

Polonia

Polsko

Polonia

Polen

Polonia

Puola

Polonia

Poljska

Polonia

ポーランド

Polonia

폴란드

Polonia

Polen

Polonia

Polska

Polonia

Polen

Polonia

ประเทศโปแลนด์

Polonia

Polonya

Polonia

nước Ba Lan

Polonia

波兰

Polonia

SFPoland
Ejemplos ?
El gobierno alemán y el gobierno polaco consideran que ha llegado el momento de comenzar una nueva fase de las relaciones políticas entre Alemania y Polonia con un entendimiento directo entre Estado y Estado.
Han dedicido en consecuencia basar sus relaciones mutuas en los principios expuestos en el Pacto de París del 17 de agosto de 1928 y se han propuesto definir con mayor exactitud la aplicación de esos principios en lo que se refiere a las relaciones entre Alemania y Polonia.
En el curso de estos seis años firmamos tratados comerciales con Grecia, Indonesia, Yugoslavia, Polonia, República Árabe Unida e Italia.
Al propio tiempo, el regente Horthy, de Hungría, presentó a la Rutenia un ultimátum conminándola a que le entregase todo el territorio comprendido en la llamada Rusia subcarpática; ultimátum que no habiendo sido aceptado por el Gobierno ucraniano, provocó un conflicto armado, sin declaración de guerra, conflicto que continuará su curso, constituyendo una seria amenaza directa para la paz de Rumania, Polonia, Yugoeslavia y Rusia, e, indirecta, para el resto de Europa.
Las fronteras de cada uno de ellos no coinciden con determinado grupo étnico o nacional, porque -después del Tratado de Versalles- se incorporaron a cada uno de los nuevos Estados: Polonia, Checoeslovaquia, Hungría, Yugoeslavia, diversos grupos raciales de diferentes lenguas, costumbres, historia, religión, lo que ha traído por consecuencia el que en aquellos Estados no haya existido desde un principio, ni exista, una verdadera unidad nacional; lo que acarrea las pugnas más enconadas y las perturbaciones internas e internacionales más frecuentes.
La necesidad de hacer una nueva edición en lengua polaca acusa, por tanto, el continuo proceso de expansión de la industria en Polonia.
Una vez que me apeo, todo va con el diablo. ¡Hola, Poleo, prestadme las reatas! POLONIA Ay, que se vuelca! Pónganse de patas; apéense, señores.
Este principio, justo en teoría pero difícilmente aplicable en la práctica, especialmente en la Europa Central; ese principio que no se aplicó equitativamente en los Tratados de Versalles y Saint Germain, está dando origen a los más encontrados pareceres y conflictos exteriores entre Praga y Budapest; entre Varsovia y Praga; entre Hungría y Polonia; entre Rumania y Hungría; entre Polonia y la U.
A usted, señor Presidente, proveniente de un país con el cual nos unen lazos fraternales, y a quien personalmente apreciamos cuando encabezó la delegación de la República Popular de Polonia a la III UNCTAD, junto con rendir homenaje a su alta investidura, deseo agradecerle sus palabras tan significativas y calurosas.
Manifestamos complacencia por la superación casi completa de la guerra fría y por el desarrollo de acontecimientos alentadores; las negociaciones entre la Unión Soviética y Estados Unidos, tanto respecto al comercio como al desarme; la concertación de tratados entre la República Federal Alemana, la Unión Soviética y Polonia; la inminencia de la Conferencia de Seguridad Europea; las negociaciones entre los dos Estados Alemanes y su ingreso prácticamente asegurado a las Naciones Unidas; las negociaciones entre los gobiernos de la República Democrática de Corea y de la República de Corea, para nombrar los más promisorios.
Todos se sentían convencidos de que su patria no iba a defender exclusivamente los intereses extranjeros de Polonia, sino los intereses políticos, materiales y espirituales de las democracias.
u Majestad el Rey de los Belgas, el Presidente de la República Checa, Su Majestad la Reina de Dinamarca, el Presidente de la República Federal de Alemania, el Presidente de la República de Estonia, el Presidente de la República Helénica, Su Majestad el Rey de España, el Presidente de la República Francesa, la Presidenta de Irlanda, el Presidente de la República Italiana, el Presidente de la República de Chipre, el Presidente de la República de Letonia, el Presidente de la República de Lituania, Su Alteza Real el Gran Duque de Luxemburgo, el Parlamento de la República de Hungría, el Presidente de la República de Malta, Su Majestad la Reina de los Países Bajos, el Presidente de la República de Austria, el Presidente de la República de Polonia...