Pipino el Breve

Pipino el Breve

 
(714?-768) Rey de los francos en 751-768 y primer monarca carolingio, hijo de Carlos Martel. Fundó los Estados Pontificios.
Ejemplos ?
De esta manera los papas llamaron a Pipino el Breve en su ayuda para que acabara con la amenaza de los longobardos, entronizándolo como rey de los francos en recompensa.
Después de la época romana, Pipino el Breve mandó construir un castillo en la ciudad, y Eginardo menciona que en el 765-6 Pipino pasó la Navidad y Pascua en la ciudad de Aquis ("Et celebravit natalem Domini in Aquis villa et pascha similiter.") que debió ser debidamente equipada para acoger a la Casa Real durante meses.
Este período de la historia europea deriva de la política de los reyes francos, Pipino el Breve y Carlomagno, que supuso un intento de recuperación en los ámbitos políticos, religioso y cultural de la época medieval.
Después de la dinastía Merovingia, le sucedería la Dinastía Carolingia, cuando Carlos Martel, vencedor frente a los árabes, se erigió en dueño del reino de los merovingios; su sucesor Pipino el Breve, obtuvo el consentimiento del Papa para destituir a los merovingios y erigirse en el primer rey de la dinastía en 751, y conquistó tierras lombardas creando con ellos los Estados de la Iglesia, también conocidos como los Estados Pontificios o "Patrimonio de San Pedro", pues se los donó al Papa y se declara al mismo tiempo garante de los mismos.
El mayordomo de palacio de todos los reinos merovingios, Pipino el Breve (hijo del mayordomo Carlos Martel y descendiente de Pipino el Viejo), logró destronar a su rey merovingio Childerico III en 751, y fue reconocido rey de los francos con apoyo del Papa Zacarías, y posteriormente ungido como rey por el Papa Esteban II en 754.
La presión de los lombardos sobre el Papa hizo que el rey del pueblo franco, Pipino el Breve, realizara entre 756 y 758 repetidas campañas en el norte de Italia.
La única parte del Imperio que no concedió a su heredero fue Italia, prometida años atrás a Pipino, hijo ilegítimo de Bernardo. Carlomagno continuó la política de su padre Pipino el Breve de alianza y defensa del Papado.
Tras la conquista de Aquitania por Pipino el Breve, Carlomagno fue anexionando territorios pirenaicos a su incipiente imperio, que formaron parte de la Marca Hispánica.
La posterior reacción carolingia liderada por Carlos Martel, duque de Eudes, con su poderoso ejército de caballería pesada (con cotas de malla), puso freno a la expansión musulmana por Europa en la batalla de Toulouse en 721, y los hizo retroceder a raíz de la batalla de Poitiers en el 732, llegando a liberar Narbona en 759 por Pipino el Breve.
Cuando, en 756 los francos expulsaron a los lombardos, el Papa Esteban II reclamó el exarcado. Su aliado, Pipino el Breve, rey de los francos, donó los territorios conquistados del antiguo exarcado al Papa en 756.
Durante estos cuarenta años de dominio sarraceno, el condado del Rosellón queda prácticamente despoblado. Pipino el Breve restableció el antiguo condado visigótico, fijando la capital en Ruscino; los condes poseían un castillo, el "Castrum" o "Castellum Rossilio", por eso Ruscino pasó a llamarse Castellrosellón.
Los árabes ocuparon el condado en 721 y conservaron su dominio hasta que en 760 el rey Pipino el Breve lo anexiona al reino de los francos después de haber conquistado Narbona a los musulmanes en 759.