Pindo

Pindo (Píndos)

 
Cordillera de Grecia, entre el Epiro y la Tesalia (macizo de Smólikas (2 637 m), residencia de Apolo y las musas. Separa la Grecia occidental de la oriental.
Ejemplos ?
Por el Oriente, la Cordillera alta de Dumarí, baja ésta hasta las Cochas, de este lugar a la izquierda en línea recta a una Quebrada o aguada, sigue este curso hasta el río Calera, demarcación que la separa de la Parroquia de Ayapamba y de la de Zaruma, el Calera aguas abajo hasta el punto de partida, o sea la formación del río Túmbez en la unión de los ríos Pindo y Güichigüichi".
A la hermosura, al alto ejemplo de virtud, dotes que unidas ve el mundo rara vez, ¿qué humano pecho niega su admiración? Hijos de Iberia, que el sacro Pindo inspira, piedad enmudeció: pulsad la lira.
Al cual una vez hubo ascendido y los enfrenados cuellos de los dragones 220 acarició y con sus manos sacudió las leves riendas, sublime es arrebatada y sometido el tesalio Tempe abajo mira y a arcillosas regiones acopla sus sierpes: y las que el Osa ofrece, las hierbas que el alto Pelión, y el Otris y el Pindo, y que el Pindo mayor el Olimpo, 225 observa, y las que complacen, parte de raíz saca, parte abate con la curvatura de su hoz de bronce.
550 Se rompe por la embestida de un tempestuoso torbellino el árbol, se rompe también el gobernalle, y de sus expolios ardida la sobreviviente ola, como vencedora, y ensenada, desdeña a las olas, y no más levemente que si alguien al Atos y al Pindo arrancados de su sede enteros los arrojara al abierto mar, 555 precipitándose cae, y a la par con su peso y con su golpe hunde en lo hondo el barco.
Soy dueño de toda la comarca que atraviesa el puro Estrimón, al lado del sol poniente; confino con la tierra de los perrebos, y el país que está más allá del Pindo, tocando a Peonia, y las montañas de Dódona hasta donde el mar corta mi frontera.
¿En qué florestas, en qué bosques os ocultabais, vírgenes Náyades, mientras sucumbía Galo a un indigno amor?, porque no os detuvieron ni las cumbres del Parnaso, ni las del Pindo, ni la fuente de Aganipe Aónida.
(Continuación de la Obra). b) Construcción de la Carretera San Roque-Capiro, proyectados sus trabajos para llegar al Río Pindo. c) Construcción de la Carretera Marcabelí-Balsas.
Tratar en esto es sólo a ti debido, en quien el cielo sus noticias llueve para dejar el mundo enriquecido; por quien de Pindo las hermanas nueve dejan sus montes, dejan sus amadas aguas, donde la sed se mata y bebe, y en el santo Sïon ya trasladadas, al profético coro por tu boca oyendo están, atentas y humilladas.
, que tus melifluas ninfas enseñaron, aspiran a grabar tu excelso nombre para siempre del Pindo en los peñascos, donde de hoy más se canten tus virtudes y no las iras del furioso Janto.
Todo lo ignoro: hijo de un siglo inquieto y de una tierra que desolaba fratricida guerra, a mi primer cantar hicieron coro gritos discordes de furor y espanto, ayes de hiel y desgarrado llanto; no tuve tiempo de aprender; me hicieron salir al mundo solo, casi niño, los vaivenes del siglo; me perdieron mi familia y mis padres el cariño, yo no gocé jamás su compañía; yo me dejé arrastrar por el encanto de la santa y risueña poesía que amparó mi orfandad bajo su manto; y del Pindo a la sombra y al abrigo, cedí al instinto que nació conmigo, sentí mi inspiración, probé mi canto; y, no sabiendo más, di a mis cantares las frases de la fe de mi creencia, y conté las leyendas populares: pro eso me escucháis, esa es mi ciencia.
-Los que al reflejo de aquellos faros luminosos siguen la ardua senda con gloria, que a la cumbre del sacro Pindo guía, de las rosas que en sus pensiles de eternal verdura, al amoroso riego de Hipocrene dulce fragancia esparcen, ya preparan a tus sienes espléndida corona.
¿Será posible acaso que concibas que, condolida de tu ruego ardiente y atenta y dóci1a tus ansias vives, del encumbrado Pindo refulgente bajo la Musa presurosa luego a dictarte de versos un torrente, ¿como rápidos dicta un vate ciego los versos que uno a uno antes compuso de su callada estancia en el sosiego?