Patrimonio de san Pedro

Búsquedas relacionadas con Patrimonio de san Pedro: Arenas de San Pedro

Patrimonio de san Pedro

 
hist. Nombre que se daba a los Estados Pontificios.
Ejemplos ?
De estos fueron los príncipes de Este en Ferrara, los Bentivoglio en Bolonia; los Malatesta en Rímini, los Manfreddi en Faenza, los Baglione en Perusa, los Ursino en Anguillara, los Riario en Forli, los Montefeltro en Urbino, los Varano en Camerino, y los Gravina en Sinigaglia. Todos estos senores tenian tantos derechos á las tierras que poseian, como los papasal patrimonio de san Pedro.
El mismo Villani asegura que á su muerte dejó veinte y cinco millones de florines de oro. Seguramente no le rindió esta cantidad el patrimonio de san Pedro.
Era precisa una actuación resuelta y aplastante contra todos aquellos rebeldes si se quería reunificar el patrimonio de San Pedro.
Ya en tiempos de los bizantinos y en medio de los enfrentamientos iconoclastas, se eliminó el ducado de Roma ganando la ciudad Gregorio II, con reconocimiento de su gobierno por parte del rey lombardo Liutprando. Era el Patrimonio de San Pedro.
El nombre designaba originalmente un territorio muy amplio, al que las vicisitudes históricas fueron repartiendo en tres áreas principales: La Tuscia Romana, correspondiente al Lacio septentrional con la antigua provincia pontificia del Patrimonio de San Pedro, corresponde hoy a la provincia de Viterbo y a Civitavecchia y su territorio.
La respuesta de Napoleón no se hizo esperar a través de una dura represión, reduciendo al mínimo el Patrimonio de San Pedro para 1808.
a Donación de Constantino (en latín: Donatio Constantini) es un decreto imperial apócrifo atribuido a Constantino I, según el cual, al tiempo que se reconocía como soberano al Papa Silvestre I, se le donaba la ciudad de Roma, las provincias de Italia y todo el resto del Imperio romano de Occidente, creándose así el llamado Patrimonio de San Pedro.
Más al sur, los Estados de la Iglesia, comprendían desde Bolonia a Terracina y desde Ancona a Civittavecchia, comprendiendo la Romaña, la marca de Ancona, el ducado de Espoleto, y el Patrimonio de San Pedro, más la ciudad de Benevento.
Esta norma, que tendrán validez jurídica hasta 1816 (aunque no fue abolida hasta 1929), dividía los Estados Pontificios en cinco provincias: Campania y Marítima, ducado de Spoleto, Marca de Ancona, Patrimonio de San Pedro y Romaña.
Cuando en 751 el rey lombardo Astolfo se apoderó de Rávena, finalizando así el exarcado de Rávena, el papa, como el dogo de Venecia y duque de Nápoles, asumió el pleno poder de gobierno (dicio) en el ducado de Roma (que pasaría a ser denominado como Patrimonio de san Pedro) reconociendo al emperador bizantino como su soberano.
Tomando como pretexto la posición del Ducado de Castro, creado sobre los territorios del Patrimonio de San Pedro en Tuscia, Urbano VIII, junto a sus dos sobrinos, el cardenal Francesco Barberini y el cardenal Antonio Barberini, maduró la decisión de espoliar a los Farnesios de los privilegios y dominios que la familia gozaba ya desde algunos siglos.
Recuperó el pleno dominio de aquellos territorios pertenecientes al patrimonio de San Pedro que el emperador había entregado a mandatarios germánicos, expulsando a los usurpadores de la Romaña, del marquesado de Ancona, del ducado de Spoleto y de las ciudades de Asís y de Sora.