Ejemplos ?
Estoy con­vencida de que para nosotros no hay salvación. Esta carta no me ha sido dictada por nadie, pue­des estar plenamente convencido.
-Tocante a la vaca, -replicó el pastor-, tocante a la vaca, tío Garabiel, usté sabe mejor que yo que la vaca es una cabra condená que no se pue hacer vida de ella.
Porque nada impide que haya, no el no-ser absoluto, sino un cierto no-ser. Por otra parte, es absurdo decir que Todo es uno porque no pue­de haber nada fuera del Ser mismo.
Doña Ra se burla de Don Ga Nadaba en el agua un pa cuando lo miró don Ga -Anda, no tengas mie y nunca digas no pue - le dijo desde aquel la mientras temblaba el muy va Escuchólo doña Ra y saliendo de una la lanzó una gran carcaja y se metió al agua hela Burlándose doña Ra se lucía cual una pa.
Al fin convencióse el flamante conde de Casa Maroto de que para él no había rehabilitación posible en su patria; á pe- sar de lo desmemoriados y misericordiosos que son los pue- blos latinos para con los grandes pecadores políticos.
Fuentes, en su Estadística de Lima publicada en 1858, trae la siguiente descripción: La cancha ó lugar de la lucha, es perfectamente circular, y tiene de circimferencia cuarenta y dos y media varas. Los asientos, colocados alrededor, forman nueve gradas que pue- den alcanzar para ochocientas personas.
—Y tú también la conoces desde hace medio siglo— me con- testó.— Hay recuerdos que se parecen á la cicatriz de la pri- mera vacuna de la infancia, en que difícilmente se borran. — Pue¿ que me aspen si la recuerdo.
Su extensión total es de 800 kilómetros; se han construido 50 kilómetros de terracería de Campeche hacia el Sur y 20 kilómetros de Tenosique a Campeche. Línea de Ixcaquixtla, Pue., a la Bahía de Chacahua, Oax.
Pos digo yo ahora: hay que tener en cuenta que el verano ha sío fatal; hoy que la ventisca, mañana que el aguacero, el pasto se ha reblandecío, y pue ecirse que el ganao no se ha visto limpio de despeño .
Los más grandes admiradores de Bolívar jamás han preten- »dido negar este hecho, que ha quedado como una sombra »que todas las luces de la gloria no han podido disipar.»— Mon- tenegro, Baral, Larrazabal y Ducoudray, entre otros, son las autoridades en que se apoya la narración de Mitre, que, aun para los más entusiastas adoradores del dios Bolívar, no pue- den ser sospechosas.
También en el orden de las comunicaciones ferroviarias, la actual Administración ha llevado a cabo un serio esfuerzo, emprendiendo la construcción de las líneas férreas de Ixcaquixtla a Petlalcingo, Pue....
Los cinco sentíos del alma le pone uno encima, y con too y con eso no se la pue meter por vereda. Si usté la chifla pa golvela, malo; si usté la vocea, pior; si se la apedrea ¡me valga el Señor!