Píndaro

Píndaro (Píndaros)

 
(518-438? a C) Poeta griego. La obra poética de Píndaro, reunida en 17 libros, ha sido clasificada en cantos religiosos y cantos profanos. Sus obras son solemnes y grandiosas; han servido de modelo a la oda patriótica de todas las literaturas. Han llegado hasta nosotros 44 Epinicios, divididos en odas Olímpicas, Píticas, Nemeas e Ístmicas.
Traducciones

Píndaro

SMPindar
Ejemplos ?
Otra fuerza, otra voz, otra armonía Pide al cantarse el venturoso lazo En que Vos afirmáis vuestra ventura, Y también su esperanza el orbe Hispano: Y a ensalzar dignamente de Cristina La florida hermosura, el dulce encanto Y la índole celeste, aun no bastara A Píndaro su voz, la suya a Horacio.
Tú fuiste, oh santo fuego, tú quien el duro mármol animaba bajo el cincel del inspirado griego; tú quien la trompa de Marón sonaba: en cuanto el mundo a la memoria ofrece de eterno, de elevado, tu creador espíritu aparece; tú ante el funesto vaso envenenado, en el alma de Sócrates brillabas, tú la mano de Apeles dirigías, en la lira de Píndaro sonabas y la lanza de Arístides blandías.
Anfriso canta; y Píndaro y Horacio y cien vates y ciento cantan, y ceden al cantor del Betis, y la vencida cítara deponen; y el coro de Helicona su docta frente de laurel corona.
Aunque Eleuterio no fuese un Tirteo ni un Píndaro, que no lo era, tampoco era manco en achaques de malicia y de buen sentido, y bien comprendía cuán ridículo resultaba, en el fondo, aquello de contribuir a salvar la patria, dado que en efecto zozobrase, con endecasílabos y heptasílabos más o menos parecidos a los de Quintana.
Para pulirla suelen los hombres, en ciertos países adelantados, lavarse ya todos los días, costumbre rara, cuando no desconocida de la cristiandad, ciento ó doscientos años hace, y contra la cual aún fulminan sus anatemas el piadoso señor Veuillot y otros santos padres. Por eso no se comprendía bien la significación del principio de aquella oda de Píndaro: Alto don es el agua.
Hablad sólo entre vosotros y entre vuestros amigos, y no enseñéis esa ciencia sino por el dinero; y si queréis entenderlo, prevenid a vuestros discípulos que sólo hablen entre sí y con vosotros, porque ya sabéis que la escasez aumenta el precio de las cosas. El agua, como dice Píndaro, es excelente, pero por demasiado común no es estimada.
Sócrates ¿Qué dices? ¿no sabes, para hablar como Píndaro, que no hay negocio que yo no abandone por saber lo que ha pasado entre tú y Lisias?
Benigna sociedad, amigos fieles, y vosotros de Fidias y de Apeles y de Homero y de Píndaro rivales, excusadme estas glorias terrenales, apartad de mi frente los laureles El liceo de Madrid ofreció al autor, en una sesión pública dedicada a él, una corona y un magnífico álbum; el autor leyó esta composición en aquella noche, regalando al Liceo mil ejemplares impresos de ella.
A los que un Píndaro diera, por los olímpicos juegos, por el salto, por la carrera la oda cara a los griegos, que se cerniría sonora sobre el aquilino aeroplano que es grifo, pegaso y quimera; sobre el remero que evoca haciendo volar la prora los de la pristina galera; sobre los que en lucha loca disputan la elástica esfera; sobre las sudosas frentes de los sanos adolescentes.
En Grecia y en Roma, los dos pueblos más poderosos y más ilustrados de la antigüedad, hubo también república y grandes sabios, como Licurgo y Catón; y grandes tribunos, como Demóstenes y los Gracos; y grandes filósofos, como Aristóteles y Séneca; y grandes poetas, como Píndaro y Virgilio; y grandes historiadores, como Herodoto y Tito Livio; y grandes capitanes, como Alejandro y César, y artistas, en fin, que aún se admiran en los restos de las obras inmortales.
¡Y cómo vuela La oda triunfal de Píndaro, y corona De lauro inmarcesible al noble púgil Que huella invicto la palestra Elea, Entre el polvo de férvidas cuadrigas Y los aplausos de la doria plebe, Infundiendo las Gracias de Orcomeno A sus miembros vigor y gallardía!
Y acaso la resignación a la dicha es la ciencia más difícil. ¿No nos dice Píndaro que las desgracias todas de Tántalo le provinieron de no haber podido digerir su felicidad?