Ejemplos ?
Gonzales. Mariano P. Guevara. Luis F. Lardizabal. Nazario Pineda II. Próspero Padilla Romero. Simón Reyes J. Pedro Rivas. Camilo R.
Justo José Urquiza, por la Provincia de Entre Ríos, y en representación de la de Catamarca; Vicente López; Benjamín Virasoro; Pablo Lucero; Nazario Benavides; Celedonio Gutiérrez; Pedro P.
Arturo Cancela Al finalizar el siglo XVIII, fue terror de la Sierra Grande que dominaba desde su misteriosa guarida del Champaquí, el bandido cordobés Nazario Lucero.
Asi es que aprovechando todo instante pedí auxilio á la villa del Gualeguay: destiné 30 hombres de mi confianza á las órdenes del benemérito teniente de la primera compañia D, José Ignacio Gonzalez, y alferez de la segunda D. Nazario Gomez, á quienes debió reunirse la partida que mandaba el comisionado D.
Redentor Miranda inquiría, angustiado: -Bueno, ¿y la comida? De aquí a Snt'Elenaaa hay trecho. Nazario Moncada Vera permanecía silencioso, pensativo.
Cuando andaban por las zonas áridas de cerca al mar, Cornelio Piedrahita, tenía que hacer mayor uso de sus habilidades de forzado abigeo. -Estos cholos de Chanduy son unoh fregaoh -decía Nazario Moncada Vera, contando y recontando las monedillas de níquel-.
En otras ocasiones se gloriaba de sus paisanos ribereños, que antaño fueron temidos piratas de río. -¡Esoh eran hombreh, caray! Nazario Moncada Vera sabía tantop de monte como el propio Mendoza y más que los otros compañeros.
Esteban Pacheco preguntó, ingenuamente: -¿Tísico dice? ¿Pero eh que Piedrahita ta fectao? ¿No decían que era daño? Nazario Moncada Vera lo miró. -¡No sea pendejo amigo!
Podría ser otra la escena. Estaba la banda en una aldea enfiestada. Nazario Moncada Vera necesitaba un caballo "pa'un menester urgente".
En especial, Severo Mariscal. Nazario Moncada Vera le decía, cuando el del tambor le comunicaba su intención de "tomarse una largona".
Cuando le cayó auto motivado, lo hizo pasar por muerto y presentó er papel de la dejunción como que había muerto en Baba... No se yama Nazario...
ARCELIA LOAYZA DE AGUILAR Esposa y madre abnegada, que rodeó de brillantes virtudes de civismo a su digno hogar, como si fuera una corona de brillantes ciñendo la frente de una Soberana. Nació en Piñas el 14 de Octubre de 1897 y fue hija del Señor Nazario Loayza y de Doña Alcira Coronel.