Navarra


Búsquedas relacionadas con Navarra: reino de Navarra

Navarra

 
Comunidad foral uniprovincial española situada al N de la península Ibérica. Limita con Francia, Zaragoza, La Rioja, Huesca, Álava y Guipúzcoa. Su superficie es de 10 421 km2 con un total de 645 000 h. La capital es Pamplona. Las lenguas oficiales son el vasco (solo en el norte del territorio) y el español. El territorio presenta dos grandes unidades morfológicas: la zona norte, donde se encuentran el conjunto de los Pirineos y las montañas vasco-cantábricas, con las mayores cimas (Mesa de los Tres Reyes, 2 434 m), y el sur, con la depresión del Ebro. Entre ambas aparece una zona de transición denominada la Navarra Media. Está regada por el río Ebro y sus afluentes Ega, Arga, Aragón, Queiles y Alhama. Posee un clima variado, condicionado por la diversidad del relieve y con influencias atlánticas y mediterráneas. En la vertiente de clima oceánico dominan los bosques de robles y hayas; en los Pirineos abundan los pinares, mientras que el sur mediterráneo posee plantas xerófilas. La población presenta un alto nivel de envejecimiento y un fuerte desequilibrio en la distribución. Predominan los cultivos de vid, olivo, cebada, hortalizas, frutales y forrajes, y el ganado bovino, porcino y ovino. Posee industrias metalúrgicas, químicas, textiles, papeleras y alimentarias (conservas, azucareras). El comercio ha aumentado y las comunicaciones han mejorado notablemente gracias a la articulación de una red de carreteras por todo el territorio y la mejora de la red ferroviaria.
hist. Los yacimientos de Urbasa y Coscobilo ponen de manifiesto la presencia humana en el territorio navarro durante el Paleolítico inferior. Antes de la llegada de los romanos, en el s. II a C se distinguían dos grupos de población: los suesetanos y los vascones. Los reyes hispanogodos llevaron a cabo diversas campañas militares en la zona durante los ss. VI y VII. La llegada de los musulmanes en el año 718 marcó el inicio de las luchas entre los vascones, los carolingios y los musulmanes, que culminaron con la formación del reino de Pamplona en el s. IX. En 1515 el reino de Navarra quedó incorporado a la corona de Castilla y la zona se organizó en un virreinato que mantuvo las instituciones propias y los fueros. En los ss. XVI y XVII se estableció un mayor dominio de la monarquía de los Austrias. Después de los Decretos de Nueva Planta de Felipe V, Navarra fue el único reino que se mantuvo en el marco de la monarquía española. En 1841, la Ley de Modificación de los Fueros lo convirtió en provincia, aunque sin perder el régimen fiscal y administrativo propio. Navarra fue uno de los focos iniciales del levantamiento militar contra la República en 1936. Durante el franquismo se mantuvo la foralidad. Durante las décadas de 1960 y 1970, Pamplona y las comarcas del norte fueron escenario de numerosas acciones de la organización independentista vasca Euskadi ta Asktasauna (E.T.A.). Paralelamente, las tendencias favorables a la unificación de Navarra con el País Vasco fueron tomando fuerza. En 1982 se aprobó la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra, denominación del estatuto de autonomía, que contempla la posibilidad de incorporación de Navarra a la Comunidad Autónoma del País Vasco. Según el estatuto, las instituciones forales son el Parlamento o Cortes de Navarra, el gobierno de la Diputación Foral y el presidente de la Diputación. Tras las presidencias preautonómicas de la Unión de Centro Democrático (UCD), el socialista Gabriel Urralburu fue elegido primer presidente (1984). Juan Cruz Alli, de la Unión del Pueblo Navarro (UPN), le sucedió en 1991. En 1995, ocupó el cargo el socialista Javier Otano, apoyado por Convergencia de Demócratas Navarros, de Juan Cruz Alli, e Izquierda Unida. Otano dimitió en 1996 y fue sustituido por Miguel Sanz Sesma, de la UPN, que se mantuvo en el cargo hasta 2011, cuando tras las elecciones fue investida presidenta Yolanda Barcina, también de la UPN.
b. art. Del período neolítico destacan los yacimientos de la sierra de Urbasa, la cueva de Berroberría y el yacimiento del Alto de la Cruz, que pertenece a la Edad del Hierro. La presencia romana ha dejado especialmente su huella en la antigua Pompaelo, en el subsuelo de Pamplona. Del s. XI datan los románicos monasterio de Leyre e iglesia fortaleza de Ujué, así como los restos de la primitiva catedral de Pamplona. Del s. XII encontramos ejemplos en Estella, Eunate, Torres del Río y Lerga. A la época de transición pertenecen el de Nuestra Señora de Iranzu, el monasterio de Nuestra Señora de la Oliva y la catedral de Tudela de los ss. XII-XIII. Al período gótico pertenecen el castillo de Olite y la catedral de Pamplona. En la arquitectura religiosa del s. XVI domina el gótico tardío, cuyas muestras más representativas son las iglesias de Lerín, Larraga y Giga. Entre la arquitectura civil destaca el palacio decanal, la casa del Almirante y el palacio del marqués de San Adrián, en Tudela, y el antiguo hospital de Pamplona. Son ejemplos del Barroco las iglesias de los nuevos conventos, como el de las Agustinas Recoletas y el de los Carmelitas Descalzos, en Pamplona.

Navarra

 
Prov. española que forma la Comunidad Autónoma homónima.
Traducciones

Navarra

Navarra

Navarra

November

Navarra

SFNavarre
Ejemplos ?
II Hubo en el Perú títulos de procedencia extranjera, y por eso no pagaban lanzas. Era esto conforme á las antiguas re- glas de Castilla, y se comprendía entre ellos á los que habían tenido principio en Navarra.
Rectificamos este dato, aclarando que, el Presidente de la Real Audiencia de Quito, durante el año de la segunda fundación de Paccha (1709), fue Don Juan de Sosaya, oriundo de Navarra y que fue sucesor del Ledo.
Cargarían con el cuerpo del Conde Volfani dos sargentos que estaban alojados en los desvanes. Eran hombres de confianza, veteranos del Quinto de Navarra, y le llevarían a su casa como si viniesen de camino.
Estaban en esa línea los mar- quesado.- de Castellón, que fué de Ñápeles; el de San Miguel, cuyo origen fué en Sicilia; el de Feria y el de Fuente Her- mosa, salidos de Navarra; y el de vizconde de San Donas, que procedía de Flandes.
Y por mí, visto lo susodicho juntamente con la dicha provisión y nombramiento de Gobernador de que suso se ha hecho mención, que su tenor es como se sigue: Don Felipe, por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra Firme del Mar Océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, de Bravante y Milán, Conde Absburgo, de Flandes de Tirol, de Barcelona, Señor de Vizcaya y de Molina, Etc.
ON FELIPE, por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Cicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar; de las Islas de Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y tierra firme del mar Océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, de Bravante y Milán, Conde de Auspurg de Flandes, Tirol y Barcelona, Señor de Vizcaya y de Molina, etc.
Este exige reparación en las cortes de Toledo y obtiene venganza en duelo campal en el mismo Carrión. Las hijas son requeridas en matrimonio por los infantes de Navarra y Aragón.
Con esto, y con añadirte que en Navarra no hay novedad, y que se acabará probablemente la sesión sin presentarse la ley de ayuntamientos, y sin lograr una buena ley de imprenta, ya me parece que te digo bastante.
El territorio español comprende en la Península con sus posesiones e islas adyacentes, Aragón, Asturias, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Cataluña, Córdoba, Extremadura, Galicia, Granada, Jaén, León, Molina, Murcia, Navarra, Provincias Vascongadas, Sevilla y Valencia, las islas Baleares y las Canarias con las demás posesiones de Africa.
Años hace que me dijeron que ese cuento se lo había referido a don Práxedes Mateo Sagasta, cuando éste era presidente del Consejo y la ira fuerista palpitaba en Navarra, cierto cura de Torrecilla de Cameros o de algún otro pueblecillo cercano de la espléndida admirable Rioja...
En tanto el buen Trasón, duque de Marra, que hallarse ansía en tan insigne cita, permite a su escuadrón la acción bizarra y al lauro de la empresa los invita, después que contra aquellos de Navarra ve que Isolier feroz se precipita.
El resplandor rojizo de las llamas temblaba en su rostro arrugado, y los ojos brillaban con fuego juvenil bajo la fosca nieve de las cejas. Con la voz temblona, emocionado como un niño, continuó: —¡Navarra es la verdadera España!