Magdaleniense

magdaleniense

(De La Madeleine, yacimiento prehistórico.)
adj./ s. m. HISTORIA Se refiere al período prehistórico que corresponde al final del paleolítico superior y que tuvo su centro en la zona cantábrica de España.

Magdaleniense

  (de La Madeleine, Dordoña)
prehist. Período más avanzado del Paleolítico superior (17 000-9 500 a C). Su industria lítica consta de instrumentos de sílex de formas muy perfectas.
Ejemplos ?
Global.JPG Arpón aziliense Archivo:Pointe 228.2 La Tourasse (3).jpg Avanzada aziliense Archivo:Galet peint MHNT.PRE.2006.0.93.jpg Rodado pintado Magdaleniense Epipaleolítico Mesolítico
Codescubridor del supuesto enterramiento auriñaciense de Cueva Morin en 1968, del santuario magdaleniense de la cueva del Juyo y de los restos de Portus Victoriae Juliobrigensium.
Ya desde los tiempos prehistóricos del paleolítico, el territorio de Ribadesella estuvo colonizado por la especie humana, como así lo demuestran los importantes descubrimientos hallados en diversas cuevas y abrigos naturales localizados en distintos puntos del concejo, destacando sobremanera la cueva de Tito Bustillo, que nos deja unas impresionantes representaciones del arte rupestre, estando cubiertas sus paredes por diversos grabados que nos muestran figuras de animales y signos que nos sitúan en la edad magdaleniense.
Debido a las características del país, existen muy pocas muestras, sin embargo el arte es muy parecido al arte del período magdaleniense de la prehistoria.
Las primeras pruebas documentadas de presencia humana corresponden a yacimientos arqueológicos y pinturas rupestres, que van desde el periodo Magdaleniense al Epipaleolítico y después al Mesolítico.
Del Paleolítico Superior hay restos cerca de Perlora en la Cueva Oscura, de la que se hizo un estudio que ofreció materiales de la época solutrense y magdaleniense.
En España, Francia, Suiza, Bélgica y Escocia se desarrolla la cultura aziliense (cultura de los guijarros pintados). En Francia se desarrolla la cultura magdaleniense y crea pinturas rupestres en cuevas.
Los artistas las realizaron plasmando sus manos, algunas de ellas sobrescribieron el dedo meñique con pintura, según ha demostrado la fotografía mediante infrarrojos. Estos motivos parecen tener una amplia cronología que abarca desde el Auriñaciense al Magdaleniense.
La estatuilla apareció en el Asentamiento II, cuya estratigrafía se extiende desde una base auriñaciense, hasta el Pavloviense (una denominación local de Magdaleniense), se considera que data entonces de la fase Gravetiense.
A lo largo de sus excavaciones en yacimientos prehistóricos como Furtins (1945, Saône-et-Loire), la cueva musteriense de Arcy-sur-Cure (1946-1963, en Yonne), la gruta sepulcral neolítica de Mesnil sur Oger (en Marne) y sobre todo el asentamiento magdaleniense de Pincevent (desde 1964, en Seine-et-Marne), Leroi-Gourhan contribuyó a renovar los métodos arqueológicos de excavación.
También aquí, las caras suelen estar desdibujadas; distinguimos dos tipos, el modelo antiguo es el de una mujer gruesa, con marcada esteatopigia, cuya silueta puede inscribirse en un rombo, por lo que suelen llamarse Venus losángicas y son propias del Auriñaciense y del Gravetiense. El segundo tipo es el de mujeres estilizadas que aparecen en la última fase del Paleolítico europeo, el Magdaleniense.
Los distritos según el ayuntamiento de Gandía son once, y según su nombre en valenciano son: Beniopa, Benipeixcar, Centre Històric, Corea, Raval, Santa Anna, Marxuquera, Roís de Corella-Hospital i Adjacents, Grau-Venècia-Rafalcaïd, Plaça El·líptica-República Argentina y Platja Hasta tiempos bastante avanzados del Paleolítico superior no existen en el territorio que hoy constituye el término municipal de Gandía vestigios de una ocupación humana, pero ya en esta etapa, durante el Gravetiense final, el hombre de Cro-Magnon se asienta en la Cueva del Parpalló, cueva que será habitada durante varios miles de años, hasta casi el final del Magdaleniense.