León Hebreo

León Hebreo

 
V. Abarbanel, Judas León.
Ejemplos ?
Dentro del mismo neoplatonismo del Cusano se mueven León Hebreo (1460-1533), Francisco Baibizzi (1529-1597) y sobre todo, en orden a la filosofía natural, Pico della Mirándola (1463-1494).
Así, en su producción podrán encontrarse las típicas antítesis petrarquistas, los lamentos y quejas del amor cortés, la tradición neoplatónica de León Hebreo y Baltasar Castiglione o el neoestoicismo barroco de Quevedo.
La trayectoria poética de Figueroa es muy personal, pese a inspirarse en la tradición estilnovista y petrarquista y su continuación garcilasiana, que lleva a su punto más alto; es nulo su parentesco con la lírica de Fray Luis de León, por más que se le haya solido situar dentro de la mal llamada escuela salmantina. Le influye poderosamente el neoplatonismo de León Hebreo.
Aquino y León Hebreo (1265 – 1321) relacionaban el concepto directamente con lo que Agustín (354 – 430 CE) percibía como los "movimientos naturales hacia arriba y hacia abajo o con su ser equilibrado en una posición intermedia", descrito en su De Civitate Dei, (c.
No hubo ningún erial, porque aquellos hombres y aquellas mujeres supieron convertir el resentimiento en ironía; la amargura y la angustia, en discurso capaz de comprender aquellos tiempos incomprensibles; y el miedo, en narración que explicaba su propia existencia: Vives, León Hebreo, Fernando de Rojas, los traductores de la Biblia Políglota, fray Luis de León, Pérez de Oliva, Vitoria, Molina, Vázquez de Menchaca, Suárez, Servet, Juan de la Cruz, Cervantes, Calderón o Gracián hornean un pensamiento que había fermentado ya durante el siglo XV en Alfonso de la Torre, El Tostado, Sibiuda, Cartagena o Martínez de Osma.
Ficino llegó a un grado tal de trascendencia en el terreno de la estética que para Monroe Beardsley creó una «religión neoplatónica del arte». Heredero de la estética ficiniana fue León Hebreo, un judío español exiliado en Italia, autor de Diálogos del amor (1535).
Más cerca de humanistas como Baltasar de Céspedes (de quien fue alumno en Salamanca), León Hebreo o Natale Conti que de Juan Pérez de Moya, Vitoria sigue también la pauta de la primera gran recopilación mitográfica: la Genealogia deorum gentilium de Giovanni Boccaccio.
El Discurso sobre la hermosura y el amor (1652), es en cierto modo anómalo en su obra y se inspira en la teoría del amor del Banquete platónico, divulgada por Marsilio Ficino y León Hebreo; de este último poseía en su biblioteca los Diálogos de amor.
XV, Italia acoge a judíos expulsados de España, los cuales, en contacto con el renacimiento dan una mayor expansión a la literatura hebrea destacando Mosé ibn Ishaq de Rieti, seguidor de Dante. Los portugueses Mosé ibn Sem-Tov y Yehudá Abrabanet (León hebreo) (c.
Fruto de esas lecturas fue la celebrada traducción del italiano que hizo de los Diálogos de amor del filósofo neoplatónico León Hebreo, que dio a conocer en Madrid en 1590 como La Traducción del Indio de los Tres Diálogos de Amor de León Hebreo (su prólogo está fechado en Montilla, 1586).
Y parece ser que Cervantes conocía las obras del insigne mestizo: había leído la traducción por Garcilaso de los Diálogos de amor de León Hebreo.
Allí leyó los poemas caballerescos de Ludovico Ariosto, que tanto influirán en el Don Quijote según Marcelino Menéndez Pelayo, y los Diálogos de amor del judío sefardita León Hebreo (Yehuda Abrabanel), de inspiración neoplatónica, que determinarán su idea del amor.