Kamakura

Kamakura

 
C. de Japón, en la isla de Hondo, prefectura de Kanagawa; 174 299 h.
Ejemplos ?
Cuando el emperador mongol Kublai Khan envió a sus emisarios a Japón exigiendo su completa sumisión los aterrorizados cortesanos de Kioto se mostraron más que dispuestos a aceptar sus exigencias, pero los guerreros de Kamakura se negaron; para dejar constancia de su negativa no dudaron en decapitar a varios de los emisarios.
El metal formado de monedas de Zenigata, abisagraban los paneles, ahora ya introducido se utilizó extensamente en vez de las cuerdas de seda. Japón entra en el periodo feudal una vez que el gobierno militar se estableciera en Kamakura en 1192.
La dinastía Genji, al ganar la batalla contra la dinastía Heike, dominaría al Japón. Yoritomo, jefe de la dinastía Genji fundó su gobierno Taicún en Kamakura.
Un segundo intento fue realizado desde la Corte Imperial en 1331, bajo el reinado del Emperador Go-Daigo, y que en esta ocasión sí fue exitoso, particularmente al contar con el apoyo del general más poderoso de Kamakura, Ashikaga Takauji, que prefirió estar apoyando al Emperador.
Una nueva moda, masculina, reemplazaría a aquella tan elegante del periodo Heian. En 1336, la dinastía Ashikaga establecería su gobierno feudal en Kioto, reemplazando al gobierno de Kamakura.
El shogunato Kamakura llegó a su fin en 1333 con la derrota y destrucción del clan Hōjō. Este triunfo fue, sin embargo, de corta duración, ya que Ashikaga Takauji asumiría nuevamente la posición de shōgun, estableciendo el shogunato Ashikaga.
La estructura política, que imitaba a la de shogunato Kamakura, sería sin embargo más sistemática y se concebiría para controlar de cerca de los señores locales.
Más adelante en el período Kamakura (1192-1333) se puso de moda construir dentro de un cuarto (zashiki) una especie de nicho (Tokonoma) donde se colocaban un arreglo floral, incienso y una vela.
Para los inicios del siglo XIV era evidente que el sistema Kamakura, aunque hubiese sido eficaz durante algún tiempo, también era muy sensible al tiempo y a los cambios que se producían.
Para estos miembros de la aristocracia guerrera, la lealtad iba dirigida antes a los poderosos jefes locales de sus tierras de origen, que al lejano poder central en Kamakura y al simbólico shogun que teóricamente se situaba a la cabeza de todo el sistema.
Con este incidente, el clan Hōjō consolidó aún más su poder interno en el Shogunato, hasta el punto que ellos eran los que elegían a los sucesores de los shōgun, y que posterior a la Guerra Jōkyū, fue asignado a los miembros de la noble familia Kujō, y después a miembros de la Casa Imperial hasta el final del shogunato Kamakura.
El cargo fue monopolizado por el clan Hōjō y durante el periodo kamakura estos fueron los que lo desempenaron: Hōjō Tokimasa, (r.