Juegos Fúnebres

Juegos Fúnebres

 
teat. Los celebrados antiguamente en memoria de personajes distinguidos. En Roma dieron origen a los combates de gladiadores.
Ejemplos ?
De hecho, correr hacia un oponente era técnicamente ilegal, aunque no podía evitarse (en los juegos fúnebres de Patroclo, Antíloco hizo estrellarse de esta forma a Menelao) y, de todos modos, era muy probable que estos impactos sucediesen por accidente.
Sin embargo, la primera referencia literaria a las carreras de carros es la descrita por Homero en el libro de la Ilíada, en los juegos fúnebres de Patroclo.
En el Vaso François aparece una representación de una versión alternativa de la carrera de carros de los juegos fúnebres en honor de Patroclo.
n la mitología griega, los juegos fúnebres en honor de Patroclo fueron unos juegos atléticos realizados entre algunos de los principales aqueos en la guerra de Troya para rendir homenaje al héroe Patroclo, que había muerto durante la guerra a manos del príncipe troyano Héctor.
Tras vengar la muerte de Patroclo matando a Héctor, Aquiles presidió los juegos fúnebres que se celebraron en la planicie troyana en honor al primero.
Zetes destacaba por la rapidez con la que corría, aun sin valerse de sus alas, siendo el vencedor de carrera corta en los juegos fúnebres del rey Pelias.
Parece que murió durante o poco antes de 174 a. C., pues su hijo celebró ese año unos juegos fúnebres en su honor. Gens Quinctia Guerra contra Nabis Plutarco: Vidas paralelas.
En los juegos fúnebres en honor de Patroclo, Odiseo iguala en la lucha con Áyax, obteniendo el mismo premio ambos, al suspender el combate Aquiles, al temer por la vida de los héroes.
En un principio, se degollaba a los esclavos o los cautivos al pie de una pira o de la tumba de aquél que se quería honrar y en obsequio del cual se desarrollaban los juegos como víctimas expiatorias y para aplicar sus manes. Vemos en la Ilíada que Aquiles hizo celebrar juegos fúnebres en honor de Patroclo.
Andando el tiempo, se introdujo la costumbre de hacer que los elegidos para el sacrificio pelearan entre ellos por su vida. Los juegos fúnebres pasaron de los griegos a los romanos, que lo llamarían munus, es decir, presente u obsequio.
El primero que lo introdujo en Roma fue Junio Bruto en obsequio de su padre, o, según otros, Apio Claudio y Marco Fulvio durante su consulado. Los magistrados y los particulares celebraban en ciertas ocasiones juegos fúnebres.
Constituían una parte de los juegos fúnebres de los etruscos y parecen referirse al culto de Saturno, lo cual indica que en un principio se celebraban durante las Saturnales.