Ejemplos ?
Prólogo del Doctor Jorge Salvador Lara (Cronista de la Ciudad) con la transcripción de la Señorita Judith Paredes Zarama (Paleógrafa).
Natividad Jiménez Moreno.- Sen. Gabriel Jiménez Remus.- Sen. Esteban Maqueo Coral.- Sen. Judith Murguía Corral.- Sen. Juan Ramiro Robledo Ruiz.- Sen.
México, D.F., a 28 de abril de 1997.- Dip. Netzahualcóyotl de la Vega García, Presidente.- Sen. Judith Murguía Corral, Presidenta.- Dip.
Elba Esther Gordillo Morales.- Sen. Martina Montenegro Espinoza.- Sen. Judith Murguía Corral.- Sen. Héctor Murguía Lardizábal.- Sen.
Rosa Albina Garavito Elías.- Sen. Elba Esther Gordillo Morales.- Sen. Judith Murguía Corral.- Sen. Héctor Murguía Lardizábal.- Sen.
Ante mi, Thomás Suárez de Figueroa. Paredes Zarama, Judith. Actas del Cabildo Colonial de San Francisco de Quito de 1658 a 1663 .
34 Y cuando Esaú fué de cuarenta años, tomó por mujer á Judith hija de Beeri Hetheo, y á Basemat hija de Elón Hetheo: 35 Y fueron amargura de espíritu á Isaac y á Rebeca.
Eran antiguos lienzos de la escuela florentina, que representaban escenas bíblicas -Moisés salvado de las aguas, Susana y los ancianos, Judith con la cabeza de Holofernes-.
DE LA RÚA VICEPRESIDENTE 1°: WALTER SCHIAVI VICEPRESIDENTE 2°: WILMA ANDREA HEREDIA VICEPRESIDENTE 3°: LAURA JUDITH SESMA SECRETARIO LEGISLATIVO...
a señora Judith Grissi, de quien tanto habíamos oído hablar, se ha presentado por fin en nuestros teatros con una ópera, que se dice expresamente escrita para ella por el maestro Bellini; y si hemos de creer la voz pública del círculo filarmónico, escrita para ella bajo la influencia de sentimientos inspiradores.
Porque en el libro intitulado Judith, preguntando Holofernes, enemigo de los israelitas, qué gente era aquella con quien tenía que pelear, Achior, capitán general de los amonitas, le respondió de esta manera: «Oiga mi Señor la relación que hará este su siervo sobre el particular, porque le diré la verdad acerca de este pueblo que habita aquí en estas montañas, y no hallará mentira alguna en lo que este su siervo le dirá.
Sea esta y toda diferente de lo que ha sido, otra contrita y penitente Nínive; persevere el fervor de la enmienda y de la comenzada penitencia, pues de este modo logrará esta ciudad los consuelos de otra Betulia por la protección de la soberana Judith, nuestra patrona la soberana, que así como cuando se dignó descender a esta ciudad la ennobleció y glorificó, mandando instituir una Real Orden para redimir los cautivos detenidos en duras cadenas de esclavitud, así deshará con su poderosa protección los grillos que nuestros Enemigos preparan a nuestra libertad y no desemparar a la ciudad que eligió por libertadora.