Ilíada

Ilíada

 
lit. Poema homérico, de carácter épico, que consta de veinticuatro cantos. El tema principal, la ira de Aquiles contra Agamenón, da motivo para describir los últimos episodios del sitio de Troya (Ilion) por los griegos.
Traducciones

Ilíada

SFIliad
Ejemplos ?
Sin embargo, para la época clásica Enialio había sido relegado al estatus de héroe (tal como aparece en la Ilíada) y Ares ascendido a dios.
También la areté se relaciona con la astucia en las obras de Hesíodo y Homero; cuando en la Ilíada, Agamenón alaba a Penélope, lo hace en atención a la cooperación de ésta con los propósitos de Ulises.
En un oscuro mito arcaico, relatado en la Ilíada por la diosa Dione a su hija Afrodita, dos gigantes ctónicos, los Alóadas, Oto y Efialtes, encadenaban a Ares y lo encerraban en una urna de bronce, donde permaneció trece meses, un año lunar.
Los antiguos griegos probablemente aprendieron de los fenicios el arte del teñido con púrpura, mientras que en el Imperio Romano la púrpura se producía en las tintorerías imperiales. En la Ilíada de Homero y la Eneida de Virgilio se mencionan ropas teñídas con púrpura de Tiro.
En la Ilíada, Homero representa a un Ares sin alianzas fijas ni respeto hacia Temis, el orden correcto de las cosas: prometió a Atenea y Hera que lucharía del lado de los aqueos, pero Afrodita logró persuadirlo para que luchase junto a los troyanos.
Homero, autor de las fuentes más antiguas, habla solo de una gorgona, cuya cabeza está representada en la Ilíada como sujeta a la égida de Zeus: Su equivalente en la Tierra es un artilugio del escudo de Agamenón: Aunque la datación de los poemas homéricos siempre ha sido controvertida, se acepta que «la Ilíada y la Odisea datan de finales del siglo IX o principios del VIII a.
Pero resulta que las más recientes novedades traídas por el de los pies alados, Hermes, indicaban que ya de nada servían las hazañas de sus notables hijos e hijas; ni Hércules ni Aquiles ni Héctor ni Odiseo; es más, ni Homero que los engreídos historiadores daban también por inexistente, debía ser tomado en cuenta en las escuelas. Era tan complejo y descontextualizado leer la Ilíada y la Odisea; y aún más, el Mahhabaratha y el Ramayana.
Por ejemplo, en el prólogo del autor que encabeza el libro primero de Gargantúa nos dice: “Alcibíades, en el diálogo de Platón que se intitula El Banquete, al elogiar a su preceptor Sócrates, príncipe, sin discusión, de los filósofos...” “¿Creéis por vuestra fe que jamás Homero al escribir La Ilíada o la Odisea pensase la alegoría que calafatearon Plutarco, Heráclides, Ponticua, Eustaquio Fortuno, y de la que le ha desnudado Politian?
Siempre debes ser tú el primero y aventajar a los otros Esta divisa del honor de la sociedad aristocrática griega tiene su expresión clásica en el verso 208 del libro de La Ilíada : «Siempre ser el mejor y estar por encima de los demás».
Por muchos sean ejemplo Alejandro el Grande y Julio César. Alejandro, oyendo la Ilíada, de Homero, se armaba el ánimo y el corazón.
De ahí la eternidad de la obra literaria: La Ilíada, o Gilgamesh o Mío Cid, siguen vigentes en cada momento histórico de la humanidad.
La Sagrada Escritura, la Ilíada, la Eneida, ¿cuál, en el mismo espacio de tiempo, ha sido más repetida y traducida que el Quijote?