Ignacio Sánchez Mejías

Sánchez Mejías, Ignacio

 
(1891-1934) Torero español. Joselito le dio la alternativa, en Barcelona, en 1919.
Ejemplos ?
Madrid, Alianza Editorial, 1998. Francisco Narbona y Antonia García Ramos, Ignacio Sánchez Mejías. Madrid, Espasa Calpe, 1988. Federico M.
Pero donde Lorca entró de lleno en esos últimos años fue en la producción teatral y escribió sus mayores obras: en 1933 estrenó Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, también Bodas de sangre en Buenos Aires y fundó y dirigió, junto a Eduardo Ugarte, el teatro ambulante de La Barraca, con el que recorrieron, representando principalmente los clásicos del teatro español, los pueblos de España; en 1934 estrenó Yerma y escribió fragmentos de El público; en 1935 publicó el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías y la versión ampliada de La zapatera prodigiosa...
En la Biblioteca de Andalucía de Granada constan varias ediciones del Diván del Tamarit: la primera edición íntegra en formato libro, de 1943, incluida dentro del volumen 6 de las Obras completas de Losada, en su tercera edición; en 1981 fue publicado en Madrid por Alianza Editorial, en una edición de Mario Hernández que incluía el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías y Sonetos; en 1996 fue publicado por la Fundación Federico García Lorca (Granada).
Libro de poemas (1921) Poema del cante jondo (1921) Oda a Salvador Dalí (1926) Romancero gitano (1928) Poeta en Nueva York (1930) Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935) Seis poemas galegos (1935) Diván del Tamarit (1936) Sonetos del amor oscuro (1936) El teatro de García Lorca es, con el de Valle-Inclán, el de mayor importancia escrito en castellano en el siglo XX.
Está situado en Sevilla, en el barrio de Pino Montano. En 2008, la productora La Claqueta Metálica estrena el documental Ignacio Sánchez Mejías.
Miguel de Cervantes los cita varias veces en Don Quijote de la Mancha, en tanto que Federico García Lorca recurre a su valor emblemático en su obra Llanto por Ignacio Sánchez Mejías: El paraje da nombre al Tratado de los Toros de Guisando que allí se firmó en el siglo XV entre el rey Enrique IV de Castilla y su hermana Isabel (la futura reina Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica), por el que aquel reconocía la proclamación de ésta como Princesa de Asturias y, con ello, heredera al trono de Castilla.
Cuando García Lorca volvió a España en 1934, vivió los dos años que le quedaban intensísimamente: Terminó obras como Yerma, Doña Rosita la soltera, La casa de Bernarda Alba y Llanto por Ignacio Sánchez Mejías; revisó obras como Poeta en Nueva York, Diván del Tamarit y Suites; hizo un viaje a Barcelona para dirigir algunas de sus obras, recitar sus poemas y dar conferencias; siguió representando obras con La Barraca; organizó clubes de teatro; etc.
Cuando Sánchez Mejías murió, como consecuencia de una cornada en la plaza de Manzanares, su figura fue ensalzada por Miguel Hernández, Rafael Alberti –que hizo el paseíllo en su cuadrilla– y otros grandes poetas, incluido García Lorca, cuyo Llanto por Ignacio Sánchez Mejías es para muchos la mejor elegía en español desde las Coplas de Jorge Manrique.
Desde 1930 a 1932 ostentó el cargo de Presidente del Real Betis Balompié, club de fútbol de la ciudad de Sevilla. Tiene un colegio de Educación Primaria con su nombre: C.E.I.P. Ignacio Sánchez Mejías.
Sevilla, Fundación de Estudios Taurinos, 1999 Díaz-Guerra del Viso, Agustina. "Ya luchan la paloma y el leopardo". Ignacio Sánchez Mejías.
El escultor valenciano Mariano Benlliure lo incluyó entre las figuras que portan el ataúd de Joselito "El Gallo", en el mausoleo que puede contemplarse en el Cementerio de San Fernando de Sevilla, desde 1926. Curiosamente, Ignacio Sánchez Mejías reposa junto a dicha obra monumental.
Ortuño, que se centra en la figura del torero, pero acercándose sobre todo a sus múltiples facetas como personaje polifacético: dramaturgo, piloto aéreo, jugador de polo, presidente de la Cruz Roja y del Real Betis Balompié. Andrés Amorós, Ignacio Sánchez Mejías.