Idrisíes

Idrisíes

 
Dinastía árabe. (V. Edrisíes.)
Ejemplos ?
En los siglos VIII y IX, tres dinastías se asentaron en el Magreb: los aglabidas sunitas de Cairuán, los jariyitas rostomitas de Tahert y los chiitas idrisíes de Fez.
El emirato tuvo que resistir los ataques de idrisíes, fatimíes, ziríes y almorávides pero sucumbió ante los ejércitos almohades de Abdelmumín en el año 1149.
El enfrentamiento entre Alí y Muawiya ibn Abi Sufyan, fundador de la dinastía omeya, se perpetuó entre idrisíes y omeyas cordobeses.
Bajo Muhámmad (828-836), el reino fue dividido entre los once hermanos, formándose numerosos Estados idrisíes en el norte de Marruecos.
En el 973, se le encargaron los aspectos logísticos, administrativos y diplomáticos de la campaña califal contra los idrisíes en el Magreb, con el puesto oficial de gran cadí de las posesiones omeyas en el Magreb.
Conseguida la victoria contra los idrisíes, regresó enfermo a la corte cordobesa en septiembre del 974, con la intención de recuperarse y retomar sus funciones.
Temeroso de enfrentarse a las fuerzas andalusíes en el norte de Marruecos, decidió aprovechar las disensiones sucesorias de los ziríes en el este, derrocó a los últimos reyezuelos idrisíes de Tiaret con apoyo de los tíos rebeldes del nuevo emir zirí ——Badis ibn Mansur, nieto de Buluggin— y luego extendió sus dominios hasta Tremecén, Msila y Tenes.
En África, los omeyas se enfrentaron a los fatimíes, que controlaban ciudades como Tahart y Siyilmasa, puntos fundamentales de las rutas comerciales entre el África subsahariana y el Mediterráneo, si bien este enfrentamiento no fue directo entre ambas dinastías. Los omeyas se apoyaron en los zenata y los idrisíes y el Califato fatimí, en los ziríes sinhaya.
Acabó aceptando la soberanía de los califas omeyas cordobeses, leyendo el jutba en su nombre, pero solo tras una dura guerra de un año y nueve meses de duración que acabó con la expulsión de los idrisíes del Magreb occidental.
En agosto del 972, el Gobierno de Córdoba envió una expedición a Marruecos para someter a los idrisíes dirigida por los general Muhammad ibn Kasim ibn Tumlus y el almirante Abd al-Rahman ibn Muhammad ibn Rumahis; estos ocuparon Tánger y, después de varias victorias, entraron en la capital idrisí, Arcila.
Al mismo tiempo, se aplicó una táctica de debilitamiento del idrisí mediante la conversión de sus seguidores en clientes de los omeyas. Paralelamente, las superiores fuerzas omeyas fueron rindiendo las fortalezas idrisíes.
Cuenta con calles laberínticas y la Medina de Fez el-Bali (antiguo Fez) es de los mayores emplazamientos medievales que existen actualmente en el mundo, y las puertas y murallas que le rodean potencian su magnificencia. La ciudad fue fundada por Idrís I, fundador de la dinastía de los idrisíes en 789 en la margen occidental del río Fez.