Fuero de los Españoles

Fuero de los Españoles

 
Una de las leyes fundamentales del Estado español bajo F. Franco.
Ejemplos ?
Queda derogada la Ley 1/1977, de 4 de enero, para la Reforma Política, así como, en tanto en cuanto no estuvieran ya derogadas por la anteriormente mencionada Ley, la de Principios del Movimiento Nacional, de 17 de mayo de 1958; el Fuero de los Españoles, de 17 de julio de 1945; el del Trabajo, de 9 de marzo de 1938; la Ley Constitutiva de las Cortes, de 17 de julio de 1942; la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, de 26 de julio de 1947, todas ellas modificadas por la Ley Orgánica del Estado, de 10 de enero de 1967, y en los mismos términos esta última y la de Referéndum Nacional de 22 de octubre de 1945.
El mismo juramento habrá de prestar el sucesor después de cumplir la edad de treinta años. Artículo 10.- Son Leyes fundamentales de la Nación: 1. El Fuero de los Españoles; 2. El Fuero del Trabajo; 3.
Según manifiesta el historiador Luis Suárez Fernández, la tarea encomendada era la de culminar la última fase de un proyecto concreto de democracia orgánica completando el tándem formado por el Fuero de los Españoles y la Ley de Sucesión con otra Ley Fundamental.
El 11 de febrero decretaba por primera vez desde su promulgación la suspensión de los artículos 14 y 18 del Fuero de los Españoles, y la Universidad de Madrid era cerrada.
Previamente la Ley Orgánica del Estado había modificado el artículo 6º del Fuero de los Españoles cuya nueva redacción decía: «La profesión y práctica de la religión católica, que es la del Estado español, gozará de la protección oficial.
Ley de Contrato de Trabajo, texto refundido aprobado por Decretos de 26 de enero y 31 de marzo de 1944. Fuero de los Españoles (17 de julio de 1945), Capítulo III.
A partir de 1945, año de la promulgación del Fuero de los Españoles, se suele hablar de represión franquista, una represión que se aplicó durante toda la dictadura hasta el fallecimiento de Francisco Franco en noviembre de 1975.
En su artículo 1 dice: Es objeto de la presente Ley la expropiación forzosa por causa de utilidad pública o interés social a que se refiere el artículo 32 del Fuero de los Españoles, entiéndase artículo 33.3 de la Constitución (...) El artículo 32 del Fuero de los Españoles reza: En ningún caso se impondrá la pena de confiscación de bienes.
Un primer paso en esta «metamorfosis» del régimen fue la promulgación el 17 de julio de 1945, del Fuero de los Españoles, tercera de las «leyes fundamentales», que pretendía ser una carta de derechos y libertades inspiraba en la doctrina católica sobre la «dignidad, la integridad y la libertad de la persona humana».
La intensidad del movimiento huelguístico asturiano fue tal que llevó a Franco a decretar el 14 de marzo de 1958 la segunda suspensión del Fuero de los Españoles y el estado de excepción en la región por cuatro meses.
Un segundo paso fue nombrar un nuevo gobierno —el 18 de julio, cinco días después de la promulgación del Fuero de los Españoles—, en el que daba entrada al político católico Alberto Martin Artajo, antiguo diputado de la CEDA, que se iba a encargar del Ministerio de Asuntos Exteriores, el más trascendental en aquellos momentos, y que iba estar acompañado de otros dos ministros de esa misma tendencia.
En la misma línea el 9 de marzo de 1939 se promulgó el Fuero de los Españoles que abogaba por la defensa de un sindicalismo vertical, integrado por empresarios y trabajadores, como instrumento para la superación de la lucha de clases.