Ejemplos ?
— Fábricas de aguardientes y una de destilación y rectificación de alcoholes, de cerámica, electricidad, yeso y jabón, establecida en la colonia de Santa Eulalia.
846): con esta fecha refieren dos historiadores (l) una invasion de los normandos que procedentes de los mares del Norte desembarcaron primero en Gijon (Gegio) y despues en el "Farum Bregantium." Por un documento poco posterior consta que penetraron en el pais, llegaron á Santa Eulalia de Curtis nueve leguas tierra adentro, é incendiaron la iglesia matando á cuantos cristianos pudieron coger, y salvándose otros con la fuga; asi lo afirma D.
Ser, por consiguiente, de menos perversa y dañina condición que los ángeles precitos, es quien tiene trato y coloquios con mi señora doña Eulalia.
Que procurase cultivar á Eulalia, que la cortejara, y que guardase el papel y la joya, por si podia persuadirla, que lo entregase á Laura.
Si los que atormentan a la joven doña Eulalia no me obedecen, no es porque no estén en ella o en torno de ella, sino porque son muy ladinos y marrajos.
Después de comer con excelente apetito y de dormir una buena siesta, para reposar de las fatigas del viaje, fray Antonio recibió en su celda al padre guardián, fray Domingo, y habló a solas con él sobre el importante asunto que le había impulsado a ir a aquella santa casa. -Sé por fama -le dijo- el extraño caso de mi señora doña Eulalia, hija única del ilustre caballero don César del Robledal.
Bailan Nemrod y Sansón, Anteo, Quirón y Eurito; Bailan Julieta, Eloísa, Santa Teresa y Eulalia, Y los centauros: Caumantes, Grineo, Medón y Clito; (Hércules no; le ha prohibido bailar la celosa Onfalia).
Doña Eulalia no habla nunca en latín ni en ningún otro idioma que no sea nuestro castellano puro y castizo; sus pies se apoyan siempre en el suelo cuando no está sentada o tendida; en vez de estar desmedrada, pálida y ojerosa, sé que está muy guapa y de tan buen color que parece una rosa de mayo; y el que ella repugne casarse con ninguno de los novios que su señor padre le ha buscado, y el que ande melancólica y retraída, y el que tenga por las noches y a solas, en su retirada estancia, coloquios misteriosos con seres invisibles, no prueba que esté endemoniada ni mucho menos.
GUTIÉRREZ Vázquez, S., El Texoxotla-Ticitl (Cirujano) Mexica a Través del Tiempo, México, 1974. GUZMAN, Eulalia, Una Visión Crítica de la Historia de la Conquista de México-Tcnochtitlan, UNAM, México, 1990.
Una señora de la aristocracia del lugar, doña Eulalia Ríos, proclamó a sus paisanos excitándolos a la resistencia, e inmediatamente los vecinos, con excepción de niños y gente decrépita, corrieron a armarse.
El 27 de diciembre de 2001, dos mujeres del grupo étnico q’anjobal sufrieron acoso sexual cometido por el juez del centro de administración de justicia de Santa Eulalia, Huehuetenango.
Que habia procurado tomar conocimiento con una criada de la Marquesa, llamada Eulalia, que le pareció muy hábil, y que creyó que esta era mejor medio para mis intentos.