Eugenia


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

Eugenia

Eugènia, Eugeni

Eugenia

Eugen

Eugenia

Eugene, Eugenia

Eugenia

Eugenia, Eugenio, Eugenia
Ejemplos ?
Desde un punto de vista más delicadamente humano que el que solemos usar los periodistas, lo importante no es que Eugenia de Montijo fuera Emperatriz, sino que una Emperatriz fuese Eugenia de Montijo.
José Orellana 259 Manuela Orellana 260 Juana Aguilar 261 Pedro Aguilar 262 Eugenia Muñoz 263 Bernarda Aguilar 264 Gerardo Basualto 265 Cruz Figueroa 266 Pedro Ig.
Su misión no era entender de política, sino lo que, en definitiva, es la misión suprema de la mujer: crear un tipo nuevo y egregio de feminidad, elevarse sobre el horizonte sentimental del hombre como una nueva constelación sugestiva. Y esto lo hizo genialmente Eugenia de Montijo.
Manlio Fabio Beltrones Rivera, Presidente.- Dip. María Eugenia Jiménez Valenzuela, Secretaria.- Sen. Renán Cleominio Zoreda Novelo, Secretario.- Rúbricas." En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a primero de agosto de dos mil siete.- Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Francisco Javier Ramírez Acuña.- Rúbrica.
Cuando ya no se hable en el mundo de Imperios ni de guerras, ni de políticas, se seguirá contando que Eugenia de Montijo fue amiga de Mérimée y de Stendhal, los dos franceses más libérrimos de espíritu que ha engendrado el siglo xix.
Lady Enriqueta Vicuña de Cueva, Srta. Betty Armijos T., Srta. Gladys Díaz Aguilar, Srta. Eugenia Toro Loaiza, Sra. Nelly Díaz de Alvarado, Srta.
de... Al llegar a aquel punto me detuve, esperando que Eugenia me interrumpiera, comunicándome su edad. Pero una francesa raramente habla en forma inequívoca en tales ocasiones, y siempre dispone de alguna hábil escapatoria verbal.
Tampoco dejé de mencionar la tos que en cierta época me había molestado, el reumatismo crónico hereditario, y, para concluir, la desagradable y odiosa, aunque cuidadosamente ocultada, flaqueza de mi vista. —Sobre este último punto —sostuvo Eugenia, sonriendo—, has cometido una verdadera indiscreción al confesarlo.
¿Podría yo pedirte un favor a cambio? ¿Un favor muy pequeño? —¡Dímelo! —exclamé con vehemencia—. ¡Dímelo, amada mía, Eugenia mía! ¡Dímelo! Pero... ¿para qué?
Pronto se anudó un comercio de amistad entre Beyle y la condesa de Montijo — refiere un biógrafo del sin par novelista. Las dos hijas de la condesa, Eugenia y Paquita, se aficionaron a Stendhal.
José Alvarado Sánchez, Víctor Muñoz, Juan Aurelio Zúñiga, Alejandro Orellana, Eduardo Jaramillo, Fortunato Arévalo y José María Goottman; Señoras: Eufemia Díaz de Aguilera, Nelly Díaz de Alvarado, Gladys Díaz de Aguilar, Enriqueta Vicuña de Cueva y Rosa Martínez de Briceño; señoritas: Eugenia Toro Loayza, Jhonny Espinosa, Betty Armijos, Yoya Madero y Raquel y Eider Díaz Aguilar, Profesores.
Gustavo Enrique Madero Muñoz, Presidente.- Dip. Maria Eugenia Jimenez Valenzuela, Secretaria.- Sen. Claudia Sofía Corichi García, Secretaria.- Rúbricas." En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a veintiocho de mayo de dos mil nueve.- Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Lic.