Etruria

Etruria

 
Antigua región de la Italia romana, la tierra de los etruscos, comprendida entre los Apeninos al N y el río Tíber al S.
Ejemplos ?
Y no más que después de la expulsión de los reyes, en tanto que duró el miedo de Tarquino y la difícil guerra mantenida contra Etruria, se vivió con equidad y moderación.
La construcción del acueducto de Laboulaye, en Etruria, en Córdoba, me acuerdo cuando fuimos con Néstor a Laboulaye, a un pueblo de Córdoba, que tenía arsénico el agua y por lo tanto la gente cuando toma agua con arsénico tiene como manchados los dientes con amarillo.
Cesaron brevemente estos ataques cuando los veyentinos, después de reunir un ejército de Etruria, asaltaron el puesto fortificado en el Crémera.
OSINIO, rey de Etruria, en cuya nave se metió Turno, creyendo perseguir a Eneas en el vano fantasma del héroe troyano, suscitado por Venus.
Marcharon no sólo a lo largo de la costa a la derecha de Ostia, en Etruria, sino también a la izquierda, pasado el país de los volscos, hasta llegar a Cumas.
En Italia, en las gargantas de Etruria se ha levantado un campamento en contra del pueblo romano; de día en día ha aumentado el número de adversarios.
¿No les igualamos en número y fuerzas? Helos a todos allí, Troyanos y Árcades, y la Etruria, hueste fatal, conjurada contra Turno.
MÁSICO, capitán ítalo, aliado de Eneas. MECENCIO, rey de Etruria, destronado por su impiedad y grandes crueldades. Fue padre de Lauso y murió a manos de Eneas.
La guerra amenazaba también en otros lugares; alguna parecía inminente, como en el caso de los ecuos y los volscos, que permanecían tranquilos sólo hasta que pasasen los efectos de su reciente derrota, mientras era evidente que los sabinos, perpetuos enemigos de Roma, y toda la Etruria estarían pronto en movimiento.
No sólo se dieron incursiones y ataques por sorpresa sobre ambos territorios, sino que a veces alcanzaban el nivel de batallas campales y esta única gens romana a menudo obtuvo la victoria sobre la que era en ese momento la ciudad más poderosa de Etruria.
Envió a numerosos agentes por mar y tierra para visitar a las naciones vecinas pero, con la única excepción de Etruria, que presentó una oferta reducida, su misión fue infructuosa y no alivió el mercado.
Cansados, al fin, de tantas atrocidades, los ciudadanos se arman y embisten a aquella furia en su palacio, al que prenden fuego después de acuchillar a su guardia; él entre la mortandad consigue escaparse y huir al país de los Rútulos, donde le protegen hoy las armas del rey Turno; pero la Etruria entera, en su justo furor, se ha sublevado, y armada reclama al Rey para sacrificarlos.