Ernesto Giménez Caballero

Giménez Caballero, Ernesto

 
(1899-1988) Escritor español. Fue uno de los fundadores de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). Obras: Notas marruecas de un soldado (1923) y Junto a la tumba de Larra (1972), entre otras.
Ejemplos ?
Allí, como responsable de la sección "A paseo" (paseo era el nombre dado popularmente a los fusilamientos durante la guerra) elabora una lista negra de enemigos de la causa, entre los que figuraban Unamuno o sus antiguos amigos Ernesto Giménez Caballero y Rafael Sánchez Mazas.
España: Joan Brossa, Juan Eduardo Cirlot, Fernando Millán, Josep Maria Junoy, Ernesto Giménez Caballero, Gustavo Vega, Juan Hidalgo, José Luis Castillejo, Cooperativa de Producción Artística y Artesana, Felipe Boso, Francisco Pino, Guillem Viladot, Isidoro Valcárcel Medina, Ulises Carrión, José-Miguel Ullán, Ángel Sánchez, Antonio Gómez, Francisco Peralto, Bartolomé Ferrando, J.
El primero fue El Poema de la Bestia y el Ángel (1938) de José María Pemán, en el que la Bestia se encarna en la Tierra en el sabio de Sión quien decreta la destrucción de la católica España; y Comunistas, judíos y demás ralea, colección de artículos antisemitas y anticomunistas del novelista Pío Baroja, con prólogo del fascista Ernesto Giménez Caballero, quien al parecer fue quien seleccionó los textos y promovió su publicación —el título fue obra del editor, Ruiz Castillo-Basala—.
Comenzó a colaborar como crítico en varias publicaciones de cine y arte, en las que dejó constancia de sus iniciales concepciones cinematográficas, como la francesa Cahiers d'Art y española La Gaceta Literaria, de la que fue director de su sección de cine desde 1927. El director de esta revista, Ernesto Giménez Caballero, le propuso fundar un cine-club en la Residencia de Estudiantes.
Las conexiones del fascismo con movimientos intelectuales —artísticos como el futurismo y otras vanguardias y filosóficos, como el irracionalismo y el vitalismo— supusieron en realidad, más que su influencia, su utilización y manipulación, que fue atractiva —en mayor o menor medida, con mayor o menor grado de compromiso o simple contemporización, y a veces con evolución posterior en contra— para muchas personalidades destacadas: italianos como Gabrielle D'Annunzio, Filippo Tommaso Marinetti, Curzio Malaparte o Luigi Pirandello; alemanes como Martin Heidegger, Ernst Jünger, Carl Schmitt, Wilhelm Furtwängler o Herbert von Karajan; franceses como Robert Brasillach, Louis-Ferdinand Céline o Pierre Drieu La Rochelle; españoles como Ernesto Giménez Caballero...
También incorpora un componente decididamente tradicionalista (con notables excepciones, como el vanguardismo de un Ernesto Giménez Caballero), arraigado en una historia milenaria, la de la monarquía tradicional o monarquía católica (aunque en muchas ocasiones se muestre indiferente en la cuestión concreta de la forma de estado) y, de forma destacada, no es laico ni secularizado, sino expresamente católico romano, lo que permitirá definir (en el primer franquismo) el término nacionalcatolicismo.
A la caída del dictador, el gobierno de transición que le siguió recibió el cómico nombre de dictablanda. Durante la dictadura de Primo de Rivera, Ernesto Giménez Caballero comenzó a difundir la ideología fascista.
En 1932, su línea liberal y republicana, no impedía que en sus páginas culturales, colaborasen los futuros fundadores de Falange Española, Pedro Mourlane Michelena, Eugenio Montes, José María Alfaro y Ernesto Giménez Caballero.
Sender, Julián Gorkin, Isidoro Acevedo, Alardo Prats) de La Gaceta Literaria de Ernesto Giménez Caballero, que desde una postura estética vanguardista evolucionó hacia el fascismo.
Los participantes de las organizaciones fascistas en 13 países europeos asistieron, incluyendo Ion Mota de la Guardia de Hierro de Rumania, Vidkun Quisling del Nasjonal Samling de Noruega, Ernesto Giménez Caballero de la Falange Española, Eoin O'Duffy de Guardia Nacional de Irlanda, Marcel Bucard del Partido Francista francés, los representantes de lituania Unión Nacional Lituana, la portuguesa Acção Escolar Vanguarda (en calidad de observador), encabezado por António Eça de Queiroz (hijo del escritor José Maria Eça de Queirós), así como los delegados de Austria, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Países Bajos y Suiza.
En plena Guerra Civil, publica el libro titulado Comunistas, judíos y demás ralea (1938) en el Valladolid del bando sublevado y Ayer y hoy en 1939, de suerte que Ernesto Giménez Caballero lo denomina "abuelo del fascismo español".
El día anterior al desfile, el escritor falangista Ernesto Giménez Caballero radió un alocución a través de Radio Nacional de España.