Ejemplos ?
La elaborada publicación de Le Antichitá di Ercolano ("Las antigüedades de Herculano") bajo el patrocinio del rey de las Dos Sicilias tuvo un importante efecto en el incipiente neoclasicismo europeo.
El siglo XVIII significó por un lado, el triunfo de un sensual Rococó en los ámbitos privados, y por otro el triunfo del severo academicismo neoclásico en los ámbitos públicos, especialmente a partir del descubrimiento de las ruinas de Herculano (1738) y Pompeya (1748) excavadas por Roque Joaquín de Alcubierre bajo el reinado del Borbón Carlos VII de Nápoles (futuro Carlos III de España) y la publicación de Le Antichità di Ercolano (1757-1792).
Es posible acceder por una carretera asfaltada de 13 kilómetros desde Ercolano, cerca del peaje de la autopista Nápoles-Salerno, hasta una distancia de 200 m de la cima; aunque el último tramo sólo se puede hacer a pie: hay un camino en espiral en torno al cono, desde la carretera hasta el cráter.
Como la ciudad estaba más cerca del volcán que Pompeya, la alcanzó a una temperatura superior, por lo que las víctimas fueron reducidas al instante a esqueletos abrasados (en Pompeya, al contrario, la ceniza se endureció alrededor de los cuerpos que conservaron la carne, que al pudrirse dejaba la forma hueca; desde 1860 empezaron a rellenarse con yeso para crear los famosos moldes) Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto con Pompeya y otros yacimientos arqueológicos de la zona, en 1997. Las excavaciones comenzaron en la actual Ercolano, un suburbio de Nápoles, en 1738.
Poco después fijó su residencia en Barcelona, donde, mientras compaginaba cursos de formación para payasos y su espectáculo retrospectivo Classics Duo junto al payaso Peter Ercolano, dirigió un espectáculo de gran formato con la Fools Militia en el Foro Universal de las Culturas de Barcelona (2004).
Actualmente, erróneamente, designa también el tramo de la misma calle que atraviesa los barrios de San Giovanni a Teduccio y Barra de Nápoles y continúa por los municipios de San Giorgio a Cremano, Portici y Ercolano.
El miglio d'oro propiamente dicho es un tramo rectilíneo entre Ercolano y Torre del Greco cuya longitud era exactamente una milla según el sistema de pesos y medidas en uso en Nápoles en la primera mitad del siglo XVIII (1845,69 m).
En dos tercios de su recorrido está en el territorio de Ercolano y en el tercio que queda en el de Torre del Greco. Tenía dos límites precisos: empezaba poco antes del portal de entrada de la Villa De Bisogno en el Corso Resina de Ercolano (miliario IV), tras la entrada de las excavaciones arqueológicas, y terminaba el número 87 del Corso Vittorio Emanuele (miliario V), en Torre del Greco, antes de llegar al cruce con la Via Cesare Battisti.
Entre estos límites estaban, entre otros, la Villa Campolieto, Villa Favorita, Villa Aprile en Ercolano, el Palazzo Vallelonga y la Villa Mennella en Torre del Greco.
En realidad, en el territorio de los cuatro municipios llamados "del miglio d'oro ", además de los barrios napolitanos de Barra y San Giovanni a Teduccio, están situadas las 121 villas vesubianas del siglo XVIII registradas por el Ente Ville Vesuviane, entre las que están el Palacio Real, el Palazzo d'Elbeuf y el Palazzo Ruffo di Bagnara en Portici, Villa Bisignano a Barra, Villa Bruno, Villa Vannucchi y Villa Pignatelli en San Giorgio a Cremano, Villa Prota y Villa delle Ginestre en Torre del Greco; estas son tan bonitas y grandiosas (aunque algunas están en condiciones ruinosas) como las coetáneas villas de Ercolano pero no representan un conjunto tan concentrado y casi íntegro como en el tramo del Corso Resina de Ercolano.
El portaaviones británico pronto recibe varios ataques de bombarderos en picado, sufriendo graves daños estructurales y 30 muertos cuando una bomba pesada de los Stukas del 96° Gruppo del capitán Ercolano Ercolani alcanza el ascensor de popa.
Menos añoranza mostraron las excavaciones de Pompeya, Herculano y Estabia que vieron promovidas los trabajos con un mecenazgo y una pasión desconocida hasta entonces y que puso en evidencia el desdén y la falta de interés del antiguo rey Borbón por el tema una vez conseguida la notoriedad que le otorgó la publicación del texto "Li Antichità di Ercolano Esposte", 1767, Real Academia, Nápoles..