Epicuro


Búsquedas relacionadas con Epicuro: hedonismo

Epicuro (Epíkuros)

 
(¿341-270? a C) Filósofo griego. En 306 a C fundó una comunidad filosófica en Atenas. En moral, elaboró una doctrina original que tiene como meta final el logro de la felicidad, consistente en un estado de ataraxia, es decir, de tranquilidad y de libertad interior. (V. epicureísmo.)
Ejemplos ?
En efecto, Estilpón es objectado por Epicuro, como así también lo son aquellos para quienes la visión del sumo bien es la de un espíribu impasible.
Atal, el estoico, solía decir Escucha a Epicuro, el cual dice más; A una cosa tan honorable y seria yo no le daría un calificativo tan flojo.
Espérame un poco, y te pagaré mi patrimonio; mientras tanto, nos lo dejará Epicuro, el cual dice: O si prefieres esta otra expresión, El sentido es claro: es cosa egregia aprender a morir.
(La expresión es epicureana, pues tal como Epicuro no admite la identidad de intereses entre los amigos, único bien siendo para él de utilidad propia.
A los nombres sagrados de libertad, desinterés y obediencia a las leyes, se sucedieron los nombres de Epicuro, de Zenón, de Arcesilao.
La muerte no comporta ninguna molestia, pues, hace falta existir para poder sentir alguna (argumento tomado de Epicuro – Diógenes Laerci, X, 124-125) y si tanto deseas una vida más larga, piensa que ninguna de aquellas cosas que desaparecen de la vista para volver a salir, no se eliminan.
Traduje la sentencia de Epicuro entera, como lo controvertió Séneca, si bien las palabras griegas sólo dicen no se ha de llegar a la república, porque suenan truncadas y impersonales.
Nadie es pobre de estas dos cosas; todo aquél que limitará su deseo, disputará la felicidad al mismo Júpiter, como dice Epicuro, del cual incluiré una palabra en esta carta.
Y no te parezca que esto es una aspereza de la doctrina estoica, pues Epicuro (a quien vosotros tenéis por patrón de vuestra flojedad, y de quien decís que os enseña doctrina muelle y floja, encaminada a los deleites) dijo que raras veces asiste la fortuna al sabio: razón poco varonil.
Recibe, ya, lo que te debo, y adiós. Esto dice a menudo Epicuro, de una u otra forma, pero nunca se dice suficiente aquello que nunca suficientemente se aprende.
Pruébase que la efigie es parecida a Marco Bruto, de la epístola 20 del libro XIV de Cicerón a Ático, con estas palabras: Epicuri mentionem facis, et audes dicere Non te Bruti nostri vulticulus ab ista oratione deterret? "Haces mención de Epicuro, y atréveste a decir: el varón sabio no se ha de encargar de la república.
Cuando lo habrás conseguido, comenzarás a tener alguna estima de ti mismo, empezaré a permitir aquello que aconseja el mismo Epicuro: Hace falta que te hagas diferente de la multitud.