Eolo

Eolo (Aíolos)

 
mit. Hijo de Henelo y epónimo del pueblo de los eolios.
Ejemplos ?
Eolo Pons (Buenos Aires, 1914-2009) es pintor argentino. Estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”. A partir de 1935, Eolo Pons estudió, junto con otros alumnos incluyendo: Leopoldo Presas, Luis Lusnich, Alberto Altalef, Andrés Calabrese, Antonio D'Amato, y Bruno Venier, en el Instituto Argentino de Artes Gráficas bajo la dirección del maestro Lino Enea Spilimbergo.
n arpa eólica, arpa eolia (o arpa de viento) es un instrumento musical que es "tocado" por el viento. Se llama así por Eolo, el dios griego del viento.
El palacio de Circe la hechicera. Odiseo sigue narrando cómo viajaron hasta la isla de Eolo, que trató de ayudarles a viajar hasta Ítaca.
Para ello, pide a Eolo que se valga de sus vientos para hacer naufragar a los fugitivos, y a cambio le ofrece por esposa a una de las ninfas de su propio séquito: Deyopea (Δηιόπεια), la de cuerpo más hermoso.
La puerta principal, planteada como arco de Triunfo, tiene representados en el intradós una serie de dioses clásicos: Eolo, Neptuno, Vulcano, Anteo, Diana, Mercurio, Venus, Febo, Marte, Júpiter y Saturno.
Eolo, aunque no acepta el soborno, sí accede a ayudar a Juno, y los troyanos terminan dispersándose en el mar. Al saberlo Neptuno, lo toma como una injuria, ya que el mar es su dominio, y ayuda a los troyanos a llegar a las playas de Libia, pero no llegan todos juntos, sino en dos grupos separados por la tormenta.
Clase Júpiter Júpiter (1937-1974) Vulcano, (1937-1977), el último buque que se dio de baja que participó en la Guerra Civil española Marte, (1938-1971) Neptuno, (1939-1972), entregado a principios de 1939, no particiṕo activamente en la guerra naval. Clase Eolo Eolo, en construcción en Ferrol.
Después de cinco generaciones llegaron los eolios dirigidos por Perieres, hijo de Eolo, al que después sucedió su hijo Afareo, que acogió al fugitivo de Tesalia, Neleo, que fundó Pilos, y él y sus descendientes gobernaron la costa oeste.
Hoy el marino navega seguro de polo a polo; que, cuando al agua se entrega, lleva el viento en su bodega como en sus antros Eolo.
Contaban los viejos de la época que llevaba vestido corto, pero extremadamente ancho, a semejanza de la Infanta de Velázquez, del siglo XVI; y debía ser así, porque en aquel tiempo no estaba en uso el vestido largo de montar; y eso que las señoras no usaban calzón, con peligro de que Eolo les jugase alguna de las suyas.
El segundo punto de nuestra acusacion es la multitud de dioses admitidos para gobernar el mundo; Neptuno que preside en el mar, Juno en el aire, Eolo en los vientos, Pluton, ó Vesta en la tierra, y Marte en los ejércitos.
La nave mas famosa, La mayor que fué vista, La primera que abrió en el mar camino, Por quien gente gloriosa La célebre conquista Acabó del dorado Vellocino; Tras sus triunfos vino Con fortuna á perderse, Por no saber á tiempo recogerse. Esto te baste solo: Huye la furia insana De los hijos de Eolo; Y con tan claro exemplo Cuelga tus velas y tu xarcia al Templo.