Entre Ríos

Entre Ríos

 
Prov. del E de Argentina en la región del Litoral, fronteriza con Uruguay, entre los ríos Paraná (O) y Uruguay (E); 78 781 km2 y 1 005 885 h. Cap., Paraná.
Ejemplos ?
Los miembros de la Convención Constituyente, el Presidente de la Nación Argentina, los presidentes de las Cámaras Legislativas y el Presidente de la Corte Suprema de Justicia prestan juramento en un mismo acto el día 24 de agosto de 1994, en el Palacio San José, Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos.
Dicha manera de nacer – que tiene su tímido precedente – en la población vecina de Entre Ríos, había de imprimir al nativo de Uruguay algunos rasgos típicos inconfundibles y que se revelaron, en el tiempo, por su manera de obrar y conducirse y por su ideario sencillo y preciso en lo que respecta a la Patria, a la “Autoridad”, a la Justicia, al Derecho, etc.
La sociedad al Norte del Río Negro por su misma procedencia originaria o por obra de los contactos ulteriores más frecuentes, se asemeja en alto grado a las sociedades de Río Grande, Misiones, Corrientes y Entre Ríos, sin perjuicio de sentir además vivamente la influencia paraguaya en virtud de estar muy penetrada de troperos y trabajadores del campo originarios de aquel país.
Ahora bien; estos dos sucesos que suponen la extensión del influjo lícito e ineludible de la capital a todo el territorio (por el mismo hecho de designar sus jueces comisionados, sus párrocos, etcétera) habría propiciado correlaciones y acercamientos y enfilado hacia aquella en auspiciosa convergencia a las corrientes de intercambios que se dispersaban hacia el Rio Grande, hacia Entre Ríos y Santa Fe, hacia Buenos Aires.
El plan sostenido por Artigas en ese momento y aun desde tres años atrás, tenía una segunda parte que era la referente a que “los pueblos” del Occidente también se constituyesen en provincias, uniéndose entre ellos de acuerdo con la voluntad libremente expresada de sus respectivos diputados; vale decir, si todos los pueblos de Entre Ríos convenían en unirse harían una Provincia; si todos los pueblos que durante la época colonial dependieron de Santa Fe acordaban la unificación, formarían otra provincia y si había pueblos reacios, entonces realizarían sólo una alianza a los efectos de la defensa común de la libertad, pero una vez asegurada ésta, cada uno quedaría dueños absoluto de su destino.
Los segundos van a ofrecer a cambio de un apoyo indispensable a Santa Fe, a Entre Ríos, a Buenos Aires, a Córdoba, a Corrientes, la seguridad de una unión a los pueblos hermanos.
Las constituciones y las leyes en general, se dictaban exclusivamente en vista del interés y la seguridad locales, resultando de ahí contradicciones curiosísimas de fondo, como la siguiente, que parece bien típica. Entre Ríos consideraba ciudadanos en su Carta Fundamental – vigente hasta 1853 – a todos los hijos de América; mientras Corrientes, en la suya, sólo admitía en calidad de tales, a los nacidos en el territorio de la Provincia y Santa Fe, a los originarios de cualquier parte de la Nación.
Entre los orientales, unos los irreductibles, los que no admiten ni dan tregua al dominador, emigran a Buenos Aires o al Entre Ríos; otros, posibilistas, se adaptan en apariencia al afrentoso orden establecido y se someten y se humillan.
Siempre me quedé a pelearla de adentro, siempre la peleamos de adentro, Y de adentro, me acuerdo, sentada con tres compañeros más de Santa Cruz y uno más de Entre Ríos, rechazamos la primera flexibilización laboral, la de Erman González, la del año ’98.
Otro también oficial para guiarlo eventualmente en sus gestiones y convenios con Buenos Aires y, finalmente, un tercero de instrucciones de carácter general, particulares del Gobernador Candioti, amigo entrañable de Artigas desde la época anterior al 1800 en que el ahora ilustre Jefe suscitado por la Revolución, pasaba gran parte de su tiempo en este Entre Ríos de sus amores, donde Candioti según se sabe tenía inmensos y poblados latifundios.
Lo primero, cuando decretó la convocatoria de diputados indios en las provincias donde éstos existían organizados (Alto Perú); lo segundo, cuando autorizó a territorios a designar sus diputados (caso de Entre Ríos, donde no existía ninguna ciudad).
Estatuía igualmente en esta Sección la Constitución de Entre Ríos de 1822: “ Son ciudadanos y gozan de todos los derechos de tales activos y pasivos en la provincia, todos los hijos nativos de ella y demás americanos naturales de cualquier pueblo o provincia de los territorios que fueron españoles en ambas Américas, que residan en ella de presente y residiesen en adelante ”.