Enrique Jardiel Poncela

Jardiel Poncela, Enrique

 
(1901-52) Escritor humorístico español. Obras: Amor se escribe sin h (1929), Los ladrones somos gente honrada (1941) y Eloísa está debajo de un almendro (1943), entre otras.
Ejemplos ?
Posteriormente, vendrían Carlo Monte en Monte Carlo, de Enrique Jardiel Poncela (1996), Sí, pero no (1999), que se mantuvo dos temporadas en el Teatro La Latina, A media luz los tres (2001), de Miguel Mihura, con Esperanza Roy y sobre todo su interpretación de Don Mendo en la obra de Pedro Muñoz Seca La venganza de Don Mendo, que representó en 1998 en el Teatro Español y en 2003 en el Teatro La Latina.
La idea original de los impulsores del proyecto (junto a Fernán Gómez estaban Gerardo Diego, Camilo José Cela y Enrique Jardiel Poncela, entre otros) fue crear un premio que compitiera con el Premio Nadal en novela corta y diera a conocer a los componentes de la generación que se reunía en torno al que sería mítico café.
Fue el primero en defender la calidad literaria del teatro de Enrique Jardiel Poncela y en acuñar la expresión teatro del absurdo, pero defendió la primacía en el tiempo de Miguel Mihura y Jardiel frente a Ionesco, al que negó el pan y la sal.
En 1923 comenzó a colaborar con la revista Buen Humor, para la que escribían también, entre otros muchos, Ramón Gómez de la Serna, Manuel Abril, Enrique Jardiel Poncela, Juan Pérez Zúñiga y Eduardo Zamacois.
Allí también estrenó en una compañía infantil una especie de sainete y obtuvo un premio en un certamen de teatro en 1918. De nuevo en Madrid estudió Derecho y conoció a Enrique Jardiel Poncela, con quien escribió una obra no estrenada.
Antología de la literatura clásica india. Textos sánscritos, Miraguano, Madrid, 2000. Enrique Jardiel Poncela. La ajetreada vida de un maestro del humor, Espasa Calpe, Madrid, 2001.
En él dio cuenta de ella y explicó extensamente que la formaban él mismo, junto con sus amigos Tono, Edgar Neville, Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura: un grupo de humoristas que encontraron en el teatro, y algunos posteriormente en el cine, su medio de expresión y que, sin embargo, permanecieron eclipsados y casi olvidados por el prejuicio crítico de considerar el humor un género menor.
¡Por Dios, que no se entere nadie!, de Enrique Jardiel Poncela, (Ed.), Verbum, Madrid, 2014. El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, (Ed.), Bolchiro, Madrid, 2014.
La risa inteligente, Doce Robles, Zaragoza, 2014. El amor sólo dura 2.000 metros, de Enrique Jardiel Poncela, (Ed.), Espuela de Plata, Sevilla, 2015.
La generación de 1927 o de la amistad reunió a una pléyade de poetas irrepetible (Federico García Lorca, Rafael Alberti, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados...) cuya nómina no agota las individualidades de todos los ámbitos de la cultura que suele dejar fuera (la filósofo María Zambrano, el científico Severo Ochoa, el dramaturgo Alejandro Casona, su rival escénico José María Pemán, los fundadores del teatro del absurdo español, Miguel Mihura y Enrique Jardiel Poncela, y más poetas, como José Bergamín,Juan Larrea, Rosa Chacel, Carmen Conde, Miguel Hernández, el ingeniero Eduardo Torroja, los arquitectos de GATEPAC...).
También escribió piezas teatrales en colaboración con Enrique Jardiel Poncela y Edgar Neville, y ocasionalmente fue actor en El Mirlo Blanco.
Pedro Muñoz Seca y el astracán, RESAD-Fundamentos, Madrid, 2013. Poesía completa de Enrique Jardiel Poncela, (Ed.), Hiperión, Madrid, 2014.