Enric Casanovas

Casanovas, Enric

 
(1882-1948) Escultor español. Uno de los más destacados representantes del novecentismo.
Ejemplos ?
Desde esta escalera y en toda esta planta baja del patio se pueden ver numerosas esculturas que a lo largo de los años se han ido instalando: La Diosa, La Pujanza y Maternidad de Josep Clarà, Espíritu Mediterráneo de Frederic Marès, Los tres gitanitos de Joan Rebull, Mujer de Joan Miró, Mujer sentada de Manolo Hugué, Urano de Pablo Gargallo, Torso de mujer de Enric Casanovas, San Jorge de Josep Llimona, Barcelona Olímpica de Joan Mora, Rafael Casanova de Rossend Nobas y Materia y Forma de Josep Maria Subirachs.
Amigo de Aristide Maillol, Maurice Denis, Josep Clarà o Enric Casanovas, la figura de Claret resulta muy interesante de cara al análisis del arte moderno de raíz clásica.
Para decorar la plaza se organizó un concurso público en 1927, en el que se decidió la instalación de 28 esculturas, de autores como Josep Llimona, Enric Casanovas, Josep Clarà, Pablo Gargallo, Vicente Navarro, Josep Dunyach, Eusebi Arnau, Josep Viladomat, Antoni Parera, Jaume Otero, Joan Borrell, Enric Monjo, Miquel y Llucià Oslé, Josep Tenas y Jaume Duran, además de Frederic Marès, que junto a la obra Barcelona realizó otra titulada Emporion y una fuente llamada Niños cabalgando peces —trasladada en 1961 a la Gran Vía con rambla de Cataluña—.
La plaza destaca por su amplia colección de estatuaria pública, de importantes artistas como Josep Clarà, Pablo Gargallo, Josep Llimona, Enric Casanovas, Eusebi Arnau, Josep Viladomat, Frederic Marès, Enric Monjo, etc.
Participó en exposiciones como la de la Sala Parés en 1928 junto a Enric Casanovas, Joan Rebull, Josep Granyer, Pablo Gargallo, Manolo Hugué y Ángel Ferrant.
En los años 1930 se propuso, por parte de la Junta de Museos, la realización y colocación de un busto en honor al músico, compositor y pianista catalán; el Ayuntamiento dio su visto bueno y desde ese momento se conoce al Pabellón Real de Montjuic como Palacio Albéniz. Dicho busto fue esculpido por los escultores barceloneses Enric Casanovas y Mateu Fernández Soto.
En los jardines se colocaron multitud de esculturas, con obras de Josep Viladomat, Enric Casanovas, Josep Clarà, Pablo Gargallo, Antoni Alsina, Joan Rebull, Josep Dunyach, etc.
La fachada destaca por un gran frontón clásico decorado con pinturas al fresco de Francesc d'Assís Galí, que también pintó unos plafones para la galería de entrada junto a Josep Obiols y Manuel Humbert. A los lados se sitúan unos torreones con esculturas alegóricas de Enric Casanovas.
En su decoración –de estilo novecentista, contrariamente al clasicismo de la obra arquitectónica–, intervinieron diversos artistas, como los escultores Enric Casanovas, Josep Dunyach, Frederic Marès y Josep Llimona, y los pintores Francesc d'Assís Galí, Josep de Togores, Manuel Humbert, Josep Obiols, Joan Colom y Francesc Labarta.
En 1947 entró en el taller de Enric Casanovas, que pese a fallecer a los pocos meses influyó poderosamente en el joven escultor, al cual introdujo en el estilo novecentista de moda en aquel momento en la capital catalana.
La cerámica modernista se consolidó en la Exposición universal de 1888, y la colección acoge la obra de autores de renombre como Pablo Gargallo, Eusebio Arnau, Enric Casanovas, Venancio Vallmitjana, Xavier Nogués y Josep Pey.
Se colocaron entonces diversas esculturas para decorar el recinto, entre las que destacaba Isabel II presenta a su hijo, el futuro rey Alfonso XII, a Barcelona, obra de Agapito Vallmitjana de 1860; o un Desnudo femenino de rodillas, obra de Joan Borrell de 1916. En 1930 se colocó también un Desnudo, de Enric Casanovas.