Eneida


Búsquedas relacionadas con Eneida: Virgilio

Eneida

 
lit. Poema épico latino, en doce cantos, obra de Virgilio, que refiere las aventuras de Eneas desde su huida de Troya hasta la fundación de una nueva Ilión en tierra latina.
Traducciones

Eneida

SFAeneid
Ejemplos ?
Cualquiera que elijas de estos entregados a las delicias que mueven y llevan encima tantas cosas, los verás, (repetición de un verso de Virgilio en la Eneida referida un poco más arriba) Podrás estar seguro de haber conseguido la calma, cuando no te afectará ninguna gritería, cuando ningún grito te transmutará a ti mismo.
Su héroe favorito era maese François Villon, parisino, tan célebre en el arte de la poética como en el arte de la estafa y el robo; ¡seguramente habría dado la Ilíada junto con la Eneida y la novela no menos admirable de Huon de Bordeaux, por el poema de las Comilonas caseras, e induso por la Légende de maître Faifeu, que son las epopeyas rimadas de los truhanes!
(Desciende de su asiento, se coloca en medio del concurso, sosteniendo su siempre imparciat balanza; mientras que MERCURIO coloca en los platillos la ENEIDA y al QUIJOTE.
No en vano era, además de valiente, poeta, y más poeta épico de lo que él pensaba: sus recuerdos de la Iliada del Ramayana, de la Eneida, de Los Lusiadas, de la Araucana, del Bernardo, etcétera, etc., llenaron su fantasía para inspirarle un bell morir.
VENUS se asombra, pero calla. MERCURIO quita del platillo la ENEIDA, substituyéndola con la ILIADA. Una sonrisa se dibuja en los labios de JUNO, sonrisa que se disipa rápidamente cuando vé subir y bajar á los dos platillos donde el QUIJOTE y la ILIADA están.
En el poema de Claudiano, del rapto de Proserpina me parece que veo una descripción de los misterios de Ceres Eleusina, mucho mas bien que en el libro sexto de la Eneida.
Ovidio sabía que su talento no era menor que el de Virgilio, como percibimos muchos lectores habituales de ambos. ¿Cómo escribir una obra rayana en altura con Eneida ?
La Sagrada Escritura, la Ilíada, la Eneida, ¿cuál, en el mismo espacio de tiempo, ha sido más repetida y traducida que el Quijote?
Los antiguos decían, esto es, no me creas a mí, sino al mismo Virgilio: (Eneida, XI, 467) No hago esta búsqueda de ejemplos para mostrarte el tiempo que perdí con los gramáticos, sino porque entiendas cuantas palabras oxidadas hay en Enni y en Acci, pero también en Virgilio, ojeado cada día, encontramos algunas fuera de nuestra usanza.
–¿Y las obras de los grandes genios? La Divina Comedia, la Eneida, una tragedia de Shakespeare, un cuadro de Velázquez... –Todo eso es colectivo, mucho más colectivo de lo que se cree.
¿Acaso por semejantes costumbres experimentadas reiteradamente en Roma se atreverán, como suelen, a alegar en defensa de sus dioses aquella expresión de Virgilio en el libro 2 de la Eneida, donde dice «que todos los dioses que sustentaba en pie aquel Imperio se marcharon, desamparando sus templos y aras?» Si lo primero es así, no tienen que quejarse de la religión cristiana, pretendiendo que, ofendidos de ella sus dioses, los desampararon; pues sus antepasados muchos años antes, con sus costumbres, los espantaron como a moscas de los altares de Roma; pero, con todo, ¿adónde estaba esta numerosa turba de dioses cuando, mucho antes que se estragasen y corrompiesen las antiguas costumbres, los galos tomaron y quemaron a Roma?
Nos habla, sin femeniles escrúpulos, como mujer su- perior á su siglo, de los dioses y diosas del Olimpo y de Ho- mero y la Ilíada y de Virgilio y la Eneida nos dice maravillas; manosea con desenfado á los personajes bíblicos, y casi trata tú por tú, como quien ha vivido ea larga intimidad con ellos, á Horacio, Marcial, Lucrecio, Juvenal, Persio, Séneca y Ca lu- lo.